TIEMPO DE LECTURA: 10 MIN.

Edificar un ministerio juvenil en crecimiento no es lo mismo que mantener un grupo de amigos jóvenes cristianos. Mantener un grupo y construir un ministerio están en las puntas opuestas de la recta ministerial. Me acuerdo de cuando por pri­mera vez corregí el lenguaje en nuestra congregación y empecé a pedirles a los líde­res del equipo no llamar más a nuestro grupo así: “grupo”. Esa es una palabra cerra­da, les expliqué. Piensen en la joven que viene por primera vez y escucha hablar del grupo de jóvenes de la iglesia. Ella no es parte. Si usamos la palabra ministerio, aun­que de primera impresión no la entienda, sabe que esto es para ella. Dejar de llamar al grupo “grupo,” nos ayudó a tener una mayor mentalidad de misión y darnos cuen­ta de que Dios no nos llamaba a tener un grupo sino un ministerio a la juventud.

Pero más allá del lenguaje, la ausencia de las seis claves es el gran síntoma para diferenciar iglesias orientadas a mantener un grupo de jóvenes e iglesias orientadas a construir un ministerio a la nueva generación. Como dijimos al principio de este libro, no es que los elementos no estén presentes sino que su presencia y conexión es difu­sa para la mayoría de los participantes. La siguiente tabla marca algunas de las dife­rencias entre mantener un grupo de jóvenes y edificar un ministerio juvenil efectivo:

Manteniendo un grupo de jóvenes Construyendo un ministerio juvenil
• Motivados por la actividad • Motivados por propósitos
• Ocupados en solo un área • Ministerio integral
• Líderes que se autoabastecen • Se satisfacen las necesidades esencia­les de los adolescentes
• Foco introvertido – contentos con una elite • Foco extrovertido – compasivos con los perdidos
• Crecimiento mínimo o cíclico

• Canciones y juegos sin propósito

• Crecimiento consistente

• Adoración y actividades divertidas y atractivas con un fin.

• Mantener las tradiciones • Se pregunta ¿por qué? y ¿está trabajando?
• Ocupado en la propia agenda • Enfocado en el trabajo del reino

 

Todos los elementos de este contraste están discutidos en alguna parte de este libro. Pero a veces es más fácil definir lo que debemos ser por lo que no debemos ser. En este caso, al construir un ministerio juvenil las iglesias locales dejan de ser:

  • Un freezer: no debemos pensar que nuestra tarea es meramente “mantener” a los jóvenes para que no se echen a perder. Nuestra tarea es equipar a una gene­ración para ser sal y luz de la tierra (Mateo 5:13-14).
  • Un circo: no estamos para entretenerlos sanamente. La diversión es un exce­lente medio pero al hablar de la actualización de los métodos y la programación atractiva no quiero decir que debemos trabajar para que los chicos estén contentos y crean que sus líderes son muy populares. La iglesia debe equipar a líderes efec­tivos que trabajan en la transformación de esta generación a la imagen de Cristo.
  • Un convento: donde construyamos una realidad tan alternativa que nuestros chicos no sepan dialogar misericordiosamente con sus pares no cristianos y no sepan dar respuestas entendibles acerca de su fe. Las iglesias locales deben ser estaciones de servicio donde los líderes nutren a sus jóvenes con los valores del evangelio para ir a dialogar con su cultura y mostrarle el camino de Dios.
  • Una escuela: no estamos para simplemente llenarlos de información bíblica. Nuestra tarea no es tanto informativa como formativa. Recuerda los jóvenes no son vasos que se llenan sino fuegos que se encienden.

(EL ARTICULO CONTINÚA UN POCO MÁS. DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS.)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here