Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – IDENTIDAD SIN COMPARACIONES

Devocional - IDENTIDAD SIN COMPARACIONES

Pasaje Clave: Marcos 8:22-38

SANIDAD CREATIVA

Sí, nuevamente Jesús rompe con todos los moldes y ¡hace algo nuevo! ¿De qué manera sana al ciego de Betsaida? (vs.22-25).

Jesús no se repite, él ni siquiera se copia a sí mismo. Podría haberlo sanado simplemente con la palabra: “Sé sano”, o “ábranse tus ojos”, o “sé libre de tu ceguera”, pero no, no lo hizo de esa manera. Optó por tocarlo dos veces, previa escupida en los ojos (tranquilo, no es la primera vez que Jesús escupe, y por más seguidor de Jesús que seas, no vayas por la vida escupiendo).

No le digas a Jesús cómo hacer las cosas, simplemente pídeselo y cree que él lo hará… como él quiera hacerlo. Déjalo ser creativo.

UNA IDENTIDAD CLARA Y BIEN DEFINIDA

¿Qué les pregunta Jesús a sus discípulos? ¿Qué era lo que él quería saber? (vs.27).

La pregunta de Jesús es una pregunta sobre su propia identidad. “¿Qué dicen las personas acerca de quién soy?”

¿Acaso Jesús no sabía quién era? ¿Tenía dudas acerca de su identidad?

¡Por supuesto que sabía quién era! No lo preguntaba porque él tuviera dudas sino para comprobar qué pensaban de él sus propios discípulos.

Mira sus respuestas en el vs.28. Lo comparaban con Juan el Bautista de quien Jesús dijo que no había otro profeta como él. Con Elías que se opuso al rey Acab y a su perversa esposa y a todos los sacerdotes satánicos de su época. Con otros profetas del Antiguo Testamento, hombres de Dios llenos del Espíritu Santo y de revelación. ¡Increíble!

Es como si a ti te compararan con algún súper pastor moderno, o con un evangelista de multitudes, o con unos de los líderes juveniles más grosos de nuestro tiempo, esos que llenan todas las convenciones y a quienes todos aman. ¡Sería increíble!… ¡Sería fantástico!… ¿O no? ¿Lo sería realmente?

Incorpora este principio a tu vida: Nunca te compares con nada ni con nadie ni compares a otros. Mientras más te compares con los demás menos descubrirás y disfrutarás lo que tú eres y tienes.

Aprende a ser tú mismo porque así te hizo el Señor. Podrás estar o no de acuerdo con él, podrás resistirte a quién eres porque a ti te gustaría ser tal o cual persona, pero cuanto más te enojes con el Señor por “cómo me hizo”, o “lo que no me dio”, y más te compares con otros, mayores serán tus frustraciones, perderás tiempo y dejarás morir el potencial enorme que Dios puso en ti, las características, cualidades, habilidades y talentos que te hacen único y equipado para que Él pueda cumplir el propósito que diseño para ti.

¡Eres único! No hay otro como tú! No rechaces ni desprecies quién eres ni lo que tienes porque así te diseñó Dios, y Él sabe perfectamente bien por qué y para qué lo hizo.

Jesús los escucha pero no se deja afectar por sus comparaciones. Él no es Juan, ni Elías, ni un profeta más, ni un súper pastor. No es un iluminado, ni un mano santa, no es un reencarnado, ni un ser superior, entonces sigue preguntando.

Mira el vs.29. ¿Qué le responde Pedro? ¡Ese sí es Jesús! ¡Él es el Cristo! ¡Él es Dios hecho carne! ¡El enviado del cielo para reconciliarnos con Dios!

NO SE TRATA DE BUENAS INTENCIONES

Se trata de tener o no tener revelación. ¿Recuerdas lo que es revelación? Es ver las cosas tal como Dios las ve. Pensar como él piensa, hablar como él habla. Pero no es esto lo que hace Pedro cuando Jesús les habla de su muerte y resurrección (vs.31).

¿Qué intenta hacer Pedro? (vs.32).

Te lo explico. “Pedro comenzó a reconvenirle” significa que con muy buenas intenciones pero sin revelación espiritual trató de convencer a Jesús de que no se deje atrapar y matar por sus enemigos. En otras palabras: “Jesús no vayas a la cruz, no mueras”. Pero su “buena intención” era contraria al propósito de Dios.

No se trata de tener buenas intenciones, se trata de entender lo que Dios quiere, de hacer lo que él quiere.

¿Cómo le responde Jesús? (vs.33).

Jesús NO le saca ningún demonio a Pedro pero sí reprende al diablo que le estaba metiendo fichas a Pedro para que hable pavadas.

Finalmente Jesús lanza un poderoso desafío a toda la multitud. ¿Qué les dice? (vs.34-38).

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Marcos”

Por Edgardo Tosoni

Descárgatelo GRATIS haciendo CLICK AQUÍ.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner