TIEMPO DE LECTURA: 7 MIN.

El ministerio juvenil es un desafío grande y muchos bajan los brazos demasiado rápido. Algunos lo hacen porque tie­nen expectativas equivocadas. Creen que ser ministro a la juventud se trata de ser popular, quedar bien con el pastor o escalar ministerialmente, y cuando se encuen­tran con adolescentes que responden con monosílabos y se meten en problemas reales, o no encuentran demasiado apoyo de otros adultos, se desesperan.

Tu futuro es sólido si descansa en el carácter de Dios. Si llegaste hasta acá es porque ya tienes una buena idea de los elementos variables y las claves a poner en práctica para un ministerio efectivo. Ahora déjame decirte algo de nuevo: «siempre hace falta un proceso» y para poder llevar ese proceso a buen término hace falta paciencia y templanza.

Michael Jordán dijo cierta vez ante las cámaras: «He tirado afuera más de 9000 tiros. He perdido más de 300 partidos y en 26 oportunidades el equipo me dio la pelota para hacer la última anotación y la perdí. Pero a pesar de todo eso he seguido intentando y es por eso que soy exitoso.»

Nada importante se hace de repente y peor que muchos fracasos son pocos intentos. Inevitablemente vas a pasar por dificultades y conflictos, pero la misión se merece el sacrificio. Elige bien tus batallas. No pelees por cosas intrascendentes aunque sí confronta los desafíos con entereza. Un pastor muy sabio me dijo una vez: «Lucas, si quieres ser verdaderamente efectivo tienes que elegir con quién vas a fracasar. Si siempre tratas de agradar a todo el mundo, nunca vas a hacer nada excelente». Siempre es mejor fracasar ante los hombres que no cumplir con la misión para la que nos contrató Dios.

Evalúa con detenimiento el diagrama que estuvimos analizando y empieza a poner los elementos en su lugar.

  • Pon a los jóvenes en el núcleo sabiendo que eso tiene el precio de que lo que hagas tiene que ser certeramente para ellos y no para agradar ni quedar bien con otras personas ni tradiciones.
  • Clarifica los propósitos. Si no tienen una declaración de misión o eslogan de propósito empieza a trabajar uno. Suma a otros a la aventura: recuerda que los líderes efectivos trabajan en equipo. El ministerio juvenil es un trabajo del cuer­po y no el de una celebridad.
  • Deja volar a tu imaginación y espera el tiempo para hacer los cambios nece­sarios al programa.
  • Pasa más tiempo junto a tus jóvenes. Enséñales a relacionarse. Ordena activa­mente cómo integrar a nuevos miembros o a esos que ya están ahí pero toda­vía no se sienten parte. Acércate a los que quieres conquistar y dales testimo­nio de cómo es para ti caminar con Jesús.
  • No te compares con nadie que no seas tú mismo. Hay diversos estilos de lide- razgo y tu desafío es perfeccionar el tuyo a la vez que aprendes a usar otros según las circunstancias. Revisa las características de los líderes sobresalientes y traza un plan de acción para seguir añadiendo esas características a tu vida.
  • No pierdas de vista la localización estratégica donde te puso Dios. Conecta todo lo que vayas a decir y hacer a lo que es relevante en este tiempo en tu contexto.

En los cielos hay gran expectativa con respecto a lo que vas a hacer con tu minis­terio. Los ángeles casi se caen de las nubes por ver qué va a hacer la iglesia del nuevo milenio. Jesús de Nazaret, gobernante absoluto del universo, está en el trono atento a cómo la iglesia va a afectar a las nuevas generaciones. Otros pensaran que lo verdaderamente importante ocurre lejos de donde tú estás. Pero el cielo sabe que tu decisión de tener un ministerio juvenil efectivo es vital.

Que el Dios de gracia, gozo y sabiduría te inunde con creatividad, confianza y valentía.

Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir… ¡A él sea la gloria en la Iglesia… por todas las generaciones! (Efesios 3:20-21)

HOJA DE TRABAJO

  1. ¿A dónde te gustaría que lleguen tus jóvenes?
  2. ¿Cuál es la inversión de tu congregación respecto al ministerio juvenil en términos materiales, físicos y espirituales?
  3. ¿Cómo se puede ayudar a una congregación a ganar conciencia con respecto al potencial del ministerio juvenil?
  4. ¿Cuánto afecta la vida espiritual de los líderes en el genuino crecimiento del ministerio?
  5. ¿Cuál es la diferencia entre mantener y construir? ¿En qué modo se encuentra tu ministerio?
  6. ¿Cómo accionar un proceso inteligente de cambio? Elabora una lista de pasos a tomar.

Extracto del libro “El Ministerio Juvenil Efectivo”

Por Lucas Leys


MAS INFO

Lee el siguiente devocional de la serie: TEOLOGÍA Y MINISTERIO JUVENIL

Síguenos en Instagram para las mejores imágenes y memes cristianos: @desafio.joven

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here