Texto: NÚMEROS 31 (leer con Biblia a mano)

BATALLAS 5
¿Qué le pide Dios a Moisés? (vs.1-2)
Básicamente Dios le está diciendo: “Moisés, antes de que finalice tu liderazgo y mueras, tienes que cerrar los temas pendientes”.
Y uno de esos temas pendientes era exterminar a los madianitas.
¿Recuerdas lo que sucedió con las madianitas y moabitas en Números 25 (Día 21)?
Aquel gran pecado ocasionó que el juicio de Dios viniera sobre los hombres del pueblo de Israel que habían pecado con las mujeres moabitas y madianitas. Todos los príncipes del pueblo y 24000 hombres más murieron por haber participado de los rituales idolátricos y sexuales de Madián y Moab. La ira santa de Dios no tolera el pecado. Dios mismo hizo “limpieza profunda” en medio de su pueblo. Pero ahora, la venganza de Dios es contra Madían, contra los hombres y las mujeres que provocaron a Israel.
Si Dios lanzó juicio sobre su propio pueblo, cuánto más sobre aquellos pueblos perversos.
La guerra santa está por comenzar…

¿Qué orden muy clara reciben de Dios? (vs.3-6)
Fíjate un detalle importantísimo en el vs.3, ¿de quién es la venganza?
¡Exacto! No es el pueblo de Dios el que sale a “vengarse” de sus enemigos. No. Es Dios mismo quien se venga.
Nos parece muy raro pensar en Dios como alguien que se venga. Siempre escuchamos que Dios es amor, que Él ama incondicionalmente, que su amor no tiene fin… ¡y es verdad! Pero además de ser un Dios de amor también es un Dios de venganza. Pero la venganza de Dios no es como la venganza humana. La venganza humana está motivada por el odio, el enojo, la rabia, la bronca, la envidia o los celos en contra de aquellos que nos lastimaron, en cambio, la venganza de Dios está motivada por su santidad y su justicia. Dios no reacciona impulsivamente, a lo loco, enceguecido de furia y en un arrebato de salvajismo. ¡No! Así reaccionamos nosotros, no Dios. Él actúa justamente y en base a la medida de su santidad. Y por este motivo, Él tiene derecho a vengarse, pero nosotros no.

En esta historia, Dios ejecuta su venganza por medio de Israel.

¿Cuál es el resultado de la batalla? (vs.7-8)
¡Otra batalla ganada!
Recuerda: cada batalla ganada te motivará a ir por más. Un examen aprobado te motivará a seguir avanzando en la carrera. Un negocio exitoso te motivará a seguir invirtiendo y creciendo económicamente. Una relación sana o restaurada te motivará a cuidarla aún más y a esforzarte por hacerla crecer. Nuevos frutos en tu ministerio te motivarán a seguir sirviendo y creciendo en el llamado de Dios. Tentaciones vencidas y pruebas superadas te motivarán a seguir desarrollando tu carácter en Dios.

PATEANDO EN CONTRA DE LAS ÓRDENES DE DIOS
Hasta aquí, todo bien… sin embargo, ¿qué hacen (o no hacen) los capitanes y hombres de guerra? (vs.9-12)
¿Cómo reacciona Moisés y por qué motivo? (vs.13-16)
Por causa de ellos, los “calentones” muchachos de Israel habían provocado la ira de Dios y perjudicado a todo el pueblo. Sin embargo, los capitanes “patearon en contra” dejando con vida a todas las mujeres.
¿Habrán pensado en volver a repetir la “fiestita” que habían tenido unos meses atrás? Yyyyyyyy… tal vez…
La desobediencia de los capitanes despertó todo el enojo de Moisés. Sin pelos en la lengua les recordó que por consejo de Balaam (sí, “el menos espiritual que un asno”, que ahora estaba re-muerto) ellas los habían seducido y arrastrado hacia el sexo y los demonios. Y les recordó cómo Dios los había castigado severamente.

Entonces, ¿qué les ordena hacer? (vs.17-20)
Tienen que terminar el trabajo. Solo las chicas vírgenes se salvan y son incluidas en el pueblo.
Patear en contra de una orden recibida es lo mismo que desobedecer, rebelarse o ser terco.
¿Contra quién o quienes “pateas en contra”?
Ser terco u obstinado, ¿te beneficia en algo? ¿Te bendice?
¿No se te ocurrió probar con otras alternativas? Por ejemplo, ¿obedecer sin quejarte?, ¿hacerlo aunque no estés de acuerdo? o ¿dar tu opinión pero obedecer igualmente?
Lo peor de patear en contra es que terminas perjudicándote a ti mismo.

¿Qué hacen con el botín de guerra? ¿Cómo lo distribuyen? (vs.21-54)
Esto es “ganar-ganar”. La bendición es para todos.

Extracto de “Serie Desafios Números” por Edgardo Tosoni


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie: PATEANDO EN CONTRA 2 (click en el enlace)

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN (click en el enlace)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here