“-No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor-le dijo el án­gel-. Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús”. (Lucas 1:30-31).

Ya se escribieron miles de páginas sobre María. Ella es el ejemplo preciso de una joven común, elegida por Dios para una misión fuera de lo común. La Biblia no dice absolutamente nada sobre su vida, hasta que aparece en el relato. Ya estando comprometida para casarse con José, es saludada por un ángel, quien le anuncia la tarea que el Cielo le está encomendando.

Ella no estaba en el Templo. La Biblia no dice que ella viviera aislada de la sociedad; por el contrario, una de las primeras cosas que hace es visitar a su pariente -Elisabeth- y contarle (aunque no precisó hacerlo) las novedades.

Todo nos hace pensar que Marta era una joven común, normal; como tú y como yo. Tu normalidad no es impedimento para que Dios te use. Que te parezcas «a todos los demás” no significa que Dios no tenga planes extraordi­narios para ti.

La clave del éxito en este aspecto de tu vida es estar atento a la voz de Dios (a veces habla a través de ángeles, a veces de profesores, pastores, padres y amigos), y tener un corazón dispuesto a obedecer. María, a pesar del miedo, aceptó el desafío. ¿Cómo lo hizo? Creo que hubo algunos factores. Veamos:

María, a pesar del miedo, se puso en las manos de Dios para ser su instrumento, El miedo es naturalmente humano, pero no debe ser un obstáculo tan grande que no te permita obedecer las órdenes de Dios.

María sintió más seguridad para enfrentar el desafío cuando escuchó: «El Señor está contigo». Saber que estás acompañado por Cristo debe ser suficiente para animarte a realizar cualquier tarea que se te pida; por el contrario, saberte sin la compañía de Cristo debe ser suficiente para que no des ni un paso más en esa dirección

María tuvo dudas con respecto a la orden divina, no por falta de fe en Dios sino porque -desde el punto de vista humano- no era “normal”. El gran secreto está en que, a pesar de las dudas, aceptó el desafío confiando en la compañía del Señor. Haz tú lo mismo.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here