Pasaje Clave: Ester 1:1-12.

¡¡Hola!! Bienvenidos/as a la apasionante historia de Ester. Pero antes de comenzar es importante explicar algunas cosas.
1. Primero, en el libro de Ester NO se menciona a Dios. “¡¡¿Whats?!! ¡¡¿Cómo que no se menciona a Dios?!!”. Tranquilo/a. No es algo terrible…
Ester es judía y como tal toda su vida está atravesada por la fe en Dios y la confianza en su poder, por lo tanto aunque Dios no sea mencionado, su Presencia es bien real a lo largo de todo el libro.

2. Segundo, la historia de Ester, cronológicamente hablando, se ubica entre los capítulos 2 y 7 del libro de Esdras, y comienza en el 483 A.C. durante el reinado de Jerjes I (también conocido como Asuero). La historia se desarrolla 54 años después de que Zorobabel regresara a Jerusalén con el primer grupo de cautivos y 25 años antes que Esdras guiara al segundo grupo de judíos a Jerusalén. Por lo tanto, Ester es contemporánea de Esdras y Nehemías y está perfectamente al tanto de la situación social y política de su pueblo. (Mira la Cronología de Reyes de las páginas 32 y 33 para entenderlo mejor). Lee más acerca del 1º y 2º regreso de los judíos en “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Esdras”.
Hechas estas importantes aclaraciones… ¡Empecemos!

EL PODERÍO DE UN REY 1
¿Quién es Asuero? (vs.1-2)
¡¡Woooowww!! Era un tipo poderoso, con un reino que abarcaba 127 provincias y que se extendía a lo largo de miles de kilómetros. ¡Imagínate el poderío militar que debería tener para proteger y controlar un territorio tan enorme! La capital de su vasto reino era Susa, que había sido reconstruida por su padre Darío I como una de las ciudades capitales. En esta ciudad capital se desarrollará toda la historia del libro de Ester.

¿De qué manera “impresiona” a todos con su gran poder? (vs.3-4)
¿¡180 días de fiesta!? ¡6 meses festejando! ¿En serio? ¿Nadie trabaja?
En realidad, la fiesta no duró tanto. Lo que sí se extendió durante estos largos meses fue la exhibición de sus riquezas y tesoros. Era como la exhibición de su colección privada para que todos “admiren/envidien” su “grandeza y poderío”. Esto sucede durante el 3º año se su reinado.

Claramente Asuero tenía una estima muy baja y necesitaba exhibir públicamente sus riquezas para sentirse importante y poderoso. Pero como esto le pareció “poco”, ¿qué más hace? (vs.5-8). Ahora sí comienza el banquete final. Sin embargo, bajo los efectos del alcohol, y luego de 7 días de estar bebiendo con sus amigotes, ¿qué pésima decisión toma? (vs.10-11)

LA DIGNIDAD DE UNA REINA
¿Cómo actúa Vasti ante la orden de Asuero? (vs.12)
Algunos comentaristas bíblicos súper reconocidos dicen que la actitud de Vasti es de “falta de respeto”, “falta de sujeción”, que “estuvo mal”, “que no era propio de una reina desobedecer a su esposo”, bla, bla, bla, bla… Yo pienso diferente. Tengo otra mirada. Y aquí te la explico.
Vasti antepone la dignidad a la obediencia “ciega”. Esto es importantísimo: No estoy diciendo que “desobedecer a la autoridad” esté bien ni que sea correcto, las autoridades están para ser obedecidas y respetadas… PERO cuando la autoridad (padre, madre, docente, pastor, líder, político o quién sea) utiliza ese poder para su propio beneficio personal (sea económico o sexual) obligándote, presionándote o manipulándote para que hagas algo que va en contra de tu dignidad como persona, entonces tienes que desobedecer. ¡Sí, tienes que desobedecer! NO es NO.
Exactamente eso es lo que hace la reina Vasti: ella desobedece y desafía la autoridad del rey porque no está dispuesta a prestarse como un “juguete” sexual para ser exhibido delante de los demás hombres (vs.11). Ella protege su dignidad como persona y como mujer. No es un objeto sexual, no es una cosa, no es una “modelo” que se pasea ante las miradas lujuriosas de hombres y mujeres, es un ser humano y hace valer su dignidad. Y lo hace en una época y en una cultura en donde la mujer era considerada un objeto para el “uso” del hombre. La mujer no tenía derechos, solo obediencia ciega a los caprichos, las exigencias y las demandas del hombre. Por supuesto que ese sometimiento no está bien, así como tampoco está bien el “moderno” extremo feminazi en donde las mujeres no respetan nada de nada ni a nadie, ni siquiera la vida del niño por nacer. Ambos extremos son violentos, perversos, humillantes y le quitan dignidad a las personas.

¿Cómo reacciona Asuero ante la negativa de Vasti? (vs.12)
Indudablemente esto fue lo más chocante para Asuero, una patada a su machismo controlador. Él, que gobernaba sobre 127 provincias, no podía gobernar sobre su propia esposa. ¡Imagínate su humillación y su enojo!

Extracto del libro «Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester»

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS Serie Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Ester. AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here