#24. «TENER UNA CARRERA FUERA DEL HOGAR ES MÁS VALIOSO Y GRATIFICANTE QUE SER UNA SIMPLE ESPOSA Y MADRE”.

  • “En mi opinión, le dan demasiada importancia a esa idea de la familia”.
  • “Lo más importante ya no es una familia y tener hijos”.
  • “También las mujeres deben tener una carrera”.
  • “Ya pasó de moda eso de querer un esposo y casarse”.

Por desgracia, la mayoría de las mujeres no tienen la menor idea de lo que Dios dice acerca de estos temas. Durante más de cincuenta años, toda nuestra cultura ha sufrido un lavado cerebral con una concepción de la femineidad que es contraria a la Palabra de Dios. (Y puesto que es Él quien creó a hombres y mujeres, Él decide cómo debemos funcionar). Tu generación no ha tenido muchos modelos ejemplares de mujeres que vivan conforme al diseño divino. Como resultado, a muchas mujeres les ofende la idea de que haya alguna diferencia entre hombres y mujeres (salvo las fisiológicas que son evidentes). Conceptos como femineidad, sumisión, o respeto a los hombres les resultan completamente extraños. Muchas mujeres incluso odian a los hombres (algunas como reacción al trato que han recibido de hombres, y que es contrario a la masculinidad según Dios).

Echemos un vistazo a lo que Dios dice. Para determinar nuestro propósito como mujeres cristianas, debemos primero preguntarnos: a fin de cuentas, ¿por qué creó Dios a las mujeres?

En Génesis 2:18 encontramos la declaración más evidente de por qué Dios creó a la mujer: «Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”.

Ahí lo tienes: Dios creó a la mujer para que fuera una ayuda para el hombre, para completarlo, para suplir sus necesidades. (Quizá digas: “un momento, ahora sí que no me gusta nada”. No te detengas aquí). La mujer fue hecha del hombre, para el hombre, y dada al hombre como un regalo de Dios. Su relación con su esposo constituía la esfera principal y prioritaria de su vida y servicio para la que fue creada. Aunque Dios aparta a algunas mujeres para servirle en soltería, esa es una excepción. La norma divina es que las mujeres le sirvan completando a sus esposos. Si ese es su llamado para ti, no hay un papel más significativo y satisfactorio que puedas tener.

Hay otra buena razón por la cual Dios nos creó como mujeres. Él quiere que los esposos y las esposas cumplan lo que Él les ordenó en Génesis 1:28. El primer mandato de Dios para ellos fue: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla”. Dios creó a la mujer para ser madre. El hombre y su esposa, juntos, debían llenar la tierra con hijos que a su vez tuvieran los suyos. La mujer fue diseñada y dotada especialmente para dar y sustentar la vida. De hecho, el significado del nombre Eva es “vida”.

¡Alimenta tu anhelo!

Estas son algunas ideas para que alimentes tu anhelo de ser madre y esposa. Ensaya una hoy mismo.

  • Realiza un acto sorpresa de amabilidad cuidando los niños de alguien. No creerás la grata sorpresa que será para esa joven madre y lo agradecida que estará cuando llegues con todo tu equipo para cuidar niños y demostrarles tu amor.
  • Deja como regalo anónimo unas galletas recién horneadas. Piensa en alguien que está desanimado, quizás un vecino o una familia conocida.
  • Escribe una carta para Dios. Cuéntale acerca de tus temores con respecto a la maternidad o el matrimonio.
  • Escribe tus esperanzas y sueños. ¡Él quiere oír todo lo que tienes que decirle!
  • Como tarea escolar, realiza un proyecto en defensa del matrimonio o la maternidad. ¿Tienes que presentar una exposición o un trabajo escrito en breve? ¿Por qué no investigas acerca del designio divino para las mujeres?

Desgraciadamente, estos dos papeles de esposa y madre sufren cada vez más el ataque de nuestra sociedad. El resultado es que ni siquiera la iglesia está comprometida a protegerlos… Hoy día muchas jóvenes temen casarse (quizá porque no han visto muchos ejemplos buenos). Y cada vez más las jóvenes casadas eligen no tener hijos o postergar la maternidad hasta que han tenido la oportunidad de hacer todo lo que esperan de la vida.

¿Quién protegerá estos papeles tan vitales? Espero que tú lo hagas, y que comprendas la importancia de hacerlo. Ahora bien, somos conscientes de que puedes sentirte un poco incómoda en este momento por la forma como hemos sido programadas por el mundo, cuando la verdad de Dios es tan opuesta. Intentemos pues verla de un modo más amable al observarla desde una perspectiva muy particular…

Si existiera un movimiento masculino que buscara absolver a los hombres de su derecho a ser esposos y padres maravillosos, no tardarían en suprimirlo. Ninguna mujer desearía casarse con un hombre que dijera: “Oye, eres genial y todo, pero yo no voy con ese asunto de la familia. Lo más importante en mi vida será mi carrera. Si quieres andar conmigo mientras busco el éxito, pues bien”. ¡De ninguna manera! Nosotras queremos a alguien que caiga totalmente rendido a nuestros pies por amor, y cuyo anhelo sea hacer de nuestra relación el amor terrenal más importante al que jamás aspire.

“El mundo les dice a las chicas que ni siquiera tienen la libertad de elegir si han de ser esposas y madres”.

¡Nosotras te decimos que sí la tienes! Tú eres libre para escoger vivir según el papel que Dios diseñó para ti, y disfrutar la aventura, el romance, el amor y las bendiciones que la acompañan.

No solo tienes la libertad de abrazar a plenitud el designio divino para ti como mujer — que es además un privilegio increíble —, sino que como hija de Dios tienes la responsabilidad de llevar a cabo su llamado y su propósito para tu vida como mujer. Y para la mayoría de las mujeres eso significa aceptar el matrimonio y la maternidad como su principal misión y llamado asignados por Dios.

¿Todavía te sientes un poco molesta por todo esto? ¡Tranquila!

Queremos que entiendas que no estamos diciendo que no harás otras cosas maravillosas. El modelo de mujer de Proverbios 31 muestra primero a una mujer que es una excelente esposa y madre. Sin embargo, también es fabricante, importadora, gerente, agente inmobiliaria, agricultora, costurera, tapicera y comerciante. Es fuerte y exitosa en muchas áreas de su vida. Con todo, su vida gira en torno a su relación con Dios y a su llamado como esposa y madre. Su realización personal y su valor no provienen de sus logros, por impresionantes que sean, sino de someterse al plan de Dios para su vida. Su reverencia a Dios le abre paso a una gran aventura.

¿Quieres una gran aventura? Nosotras la hemos descubierto al abrazar el plan de Dios para la mujer. Creemos que tú también. Tú eres lo que has hecho y lo que haces de ti cada día.

VERDADES PARA EXTINGUIR MENTIRAS

La mentira: Tener una carrera fuera del hogar es más valiosa y gratificante que sor una “simple» esposa y madre.

La verdad:

  • En la mayoría de los casos el llamado principal de una mujer es ser compañera y ayuda de su esposo (Gn.2:18).
  • Su segunda responsabilidad es ser madre y ocuparse de su casa (Gn.1:28, Tito 2:3-4).
  • También puedes ser muchas otras cosas, mientras tu prioridad se mantenga en ser esposa y madre, si ese es el llamado de Dios para ti (Prov.31:10-31).

Extracto del libro “Mentiras Que Las Jóvenes Creen”

Por Nancy Leigh DeMoss y Dannah Gresh

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here