En cierta ocasión los sirios, que salían a merodear, capturaron a una mu­chacha israelita y la hicieron criada de la esposa de Naamán (2º Reyes 5:2).

Antes de llorar por la escasa suerte o porque todo sale mal, piensa en la historia de esta muchacha esclava. La Biblia no cuenta su historia con lujo de detalles, apenas le dedica un par de versículos.

Esta niña no formaba parte de un ejército ni nada de eso. Solo estaba en el lugar y en el momento equivocados: justo allí donde un grupo de sirios merodeadores salieron de recorrido. Ella era ¡nocente. No tenía ninguna culpa. No había hecho nada malo. Y ahora era esclava. Lo cierto es que la muchacha termina siendo esclava en la casa de uno de los jefes militares del ejército enemigo de su pueblo. Ella tenía sobrados motivos para quejarse, para estar amargada, para protestar por su injusto encierro… Tenía motivos para odiar a Naamán y a su pueblo.

¿No sería esa tu reacción natural? Creo que sí sería la mía. Yo no merezco esa situación; reacciono de tal manera que todo el mundo (y Dios también) sepa que fue injusto. Frente a la injusticia, no estoy sonriendo; frente a la injusticia, no estoy buscando la manera de ayudar a aquel que fue injusto conmigo. Pero la muchacha es bondadosa con Naamán y le ofrece la solución a su problema.

En nuestra vida espiritual estamos en la misma situación. Somos minoría, en un mundo en el que quedamos desacomodados. Somos presionados por tuerzas enemigas que buscan destruirnos. Somos atacados -física, psicológica y espiritualmente- todos los días, por todos los flancos.

Nosotros tenemos que decidir qué posición vamos a tomar. Podemos elegir cerrarnos, quejarnos, protestar y pedir por la destrucción de nuestros enemigos; o como esta muchacha esclava, podemos mostrar que tenemos algo diferente para ofrecer.

La muchacha, en la peor situación, cuando vio el problema que atormentaba a sus amos, no disfrutó de la circunstancia ni se alegró porque la lepra fuese una especie de «dulce venganza». No. Ella le mostró una solución. Mejor dicho, le mostró la mejor solución; le mostró a su amo pagano al verdadero Dios.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here