En la región de Uz había un hombre recto e intachable, que temía a Dios y vivía apartado del mal. Este hombre se llamaba Job. (Job 1:1).

Tú ya sabes que Dios no causa los problemas de tu vida, él -a veces- solo los permite. Y cuando lo hace, hay alguna razón que nosotros podemos desconocer, y -en algún momento- nos mostrará que fue para bien.

Job hacía todo bien. Era un hombre recto e intachable. Realmente conozco a pocos que podría catalogar así. De hecho, creo que nadie me cata­logaría de esa manera. Y a pesar de su temor de Dios, de vivir apartado del mal y de orar cada día, perdió todo. Las bendiciones de Dios tienen alcance eterno, aunque en algún instante de tu vida puedas no sentirlas.

La historia de este hombre de Uz nos deja muchas enseñanzas, que van desde la amistad hasta tu concepto de Dios, pasando por la familia, las rique­zas, la entrega y el mundo supraterreno, para el que somos espectáculo. De todas estas temáticas, y muchas otras que el relato bíblico presenta, quiero, detenerme en dos.

¿Cuál es tu idea de Dios? ¿Qué es lo que tú piensas de Dios cuando estás solo en lo oscuro de tu dormitorio? ¿Qué significa Dios para ti cuando se cierra la puerta de tu cuarto? ¿Cómo te relacionas con Dios cuando estás afuera del templo? ¿Quién es Dios para ti, cuando tu respuesta puede ser silenciosa, personal y secreta?

No conocemos a Dios. Como dice Job en el capítulo 42, versículo 5: «De oídas había oído hablar de ti, pero ahora te veo con mis propios ojos». Nos conformamos con lo que los otros nos dicen sobre Cristo, sobre el cielo, sobre Dios.

Creemos que es suficiente repetir mecánicamente una oración que no dice nada importante. Pensamos que con ¡o que papá y mamá y la maestra de Es­cuela Sabática infantil nos enseñaron, y los videos que vimos, es suficiente para conocer al Rey de reyes y Señor de señores. ¡Qué lamentable! ¡Qué vergonzoso! Consentir en limitar nuestro entendimiento de Dios a los comentarios que otros “por mejor intencionados que sean”, hicieron alguna vez.

Creo que el Cielo está cansado de cristianos que “de oídas oyeron hablar» de un Salvador que dio la vida por ellos. Creo que es el momento de hacer como Job: verlo con tus propios ojos.

Extracto del libro 365 Vidas

Por Milton Bentancor

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here