Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – PARA TÍ… PARA MÍ… PARA ÉL… 4

Devocional - PARA TÍ... PARA MÍ... PARA ÉL... 4

Pasaje Clave: Josué 18.

¿Con qué acontecimiento importante comienza este capítulo? (vs.1)
Josué traslada el tabernáculo de reunión desde Gilgal a Silo. Y allí permanecerá hasta la época de David. El tabernáculo de reunión era el lugar donde Dios se manifestaba y se comunicaba con su pueblo. Silo era una ciudad de Efraín ubicada a unos 56 km al norte de Jerusalén. Era un lugar estratégico para que todos (desde cualquier lugar de la tierra prometida)  tuvieran fácil acceso a las fiestas y cultos especiales de adoración.

¡¡MUUUUUYYY PEREZOSOS ESTOS MUCHACHOS!!
Todo muuuuy lindo, pero Josué se enoja con 7 tribus. ¿Por qué? (vs.2-3)
¡Claro! hay muchísimo trabajo, hay muchísima tierra que repartir, hay muchísimos enemigos que echar a patadas, y ellos están muy cómodos tomando mate, escuchando música y rascándose el pupo.
¿Conoces amigos perezosos y muuuuyyy vagos? Te presento algunos (ojo, algunos tienen una careta de “súper espiritualidad”):
El que se lleva 4 materias (o más) para rendir a fin de año. ¡Vagoooo!
El que pierde su trabajo por no cumplir con la producción exigida. ¡Vagoooo!
El que quiere tener novia pero no quiere trabajar. ¡Vagoooo!
El que sigue viviendo con los padres para que lo mantengan. ¡Vagoooo!
El que no estudia ni trabaja porque “se siente deprimido”. ¡Vagoooo!
El que no busca trabajo porque “ama servir a Dios”. ¡Vagoooo!
El que deja todo por la mitad porque Dios “le mostró” otra cosa. ¡Vagoooo!
El que es “taaannn espiritual” que solo ora y nunca trabaja. ¡Vagoooo!

Ante taaanta vagancia y falta de iniciativa, ¿qué les exige Josué? (vs.4-6)
¡Claro macho! Quieres tener novia y hacerte el súper comprometido con Dios, pero lo único que haces es rascar la guitarrita todo el día. ¡Trabaja! ¡Has algo productivo! ¡Toma la iniciativa! ¡Deja de dar lástima! ¡Esfuérzate!
Finalmente, ¿qué hacen ellos? (vs.8-10)

TERRITORIOS PARA LA TRIBU DE BENJAMÍN
¿Qué territorios les entregan a la tribu de Benjamín? (vs.11-28)
Ellos recibieron 26 ciudades, incluyendo a Jerusalén. Aunque el territorio era pequeño estaba estratégicamente ubicado, tanto desde el punto de vista militar como comercial. (Mira el Mapa de la Página 65).

ÉCHALOS A PATADAS 3
Sigamos pensando en algunos enemigos que tienes que echar a patadas definitivamente de tu vida:

El enemigo llamado HERIDAS EMOCIONALES.
¿Cuál o cuáles de las siguientes heridas has sufrido o experimentado?

  • Abuso sexual. n Violación. n Rechazo. n Divorcio de los padres.
  • Abuso físico (golpes, empujones, palizas, heridas, castigos, etc.).
  • Abuso emocional (descalificaciones, amenazas, desprecios, insultos, gritos, palabras violentas, actitudes controladoras, manipulación, etc.).
  • Abuso espiritual (pastores y líderes que usan la “autoridad” para someter, manipular, controlar y satisfacer sus propias necesidades físicas, sexuales o económicas a costa de los miembros de la iglesia).
  • Abandono.
  • Muerte de uno de los padres.
  • Exigencias desmedidas.
  • Bullying.
  • Burlas.
  • Falta de amor.
  • Indiferencia.
  • Sobreprotección.
  • Falta de reconocimiento, elogios, felicitaciones.
  • Límites muy rígidos.
  • Comparaciones (con tus hermanos, con tus padres, con otras personas).
  • Falta de límites (te dejaban hacer lo que se te daba la gana).

¿ Recuerdas algún hecho muy triste o doloroso de tu infancia?
¿ Sufriste abandono, rechazo, falta de afecto y amor o violencia?
¿ Tus padres deseaban un hijo del sexo opuesto?
¿ Quisieron abortarte? ¿Te violaron o abusaron de ti?

¿Qué consecuencias me trae vivir con heridas emocionales?
Miedo. Temor al fracaso. Indecisión. Perfeccionismo. Autocastigo. Búsqueda constante de amor y aceptación. Actitudes de superioridad. Sentimientos de inferioridad. Culpas mentirosas. Rencores. Odios.
Bajones depresivos. Aislamiento emocional. Vivir llamando la atención.
Ideas equivocadas acerca de Dios. Orgullo. Falsa humildad. Amargura.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA SANAR MIS HERIDAS?

  • Perdona. Ora y perdona a cada una de las personas que te han lastimado.
  • Renuncia específicamente a cada dolor, actitud, palabra y herida.
  • Habla con tus líderes para que ellos oren por ti cancelando y reprendiendo toda palabra o conducta negativa sobre tu vida.
  • Empieza a verte como Dios te ve y a valorarte como Él te valora.
  • Aprende nuevas actitudes y conductas sanas que te hagan crecer.

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Josué.

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Josué”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner