Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – PAN, VINO Y TRAICIÓN

Devocional - PAN, VINO Y TRAICIÓN

Pasaje Clave: Lucas 22:1-38.

A partir de ahora, y hasta el final del evangelio, Lucas comienza a narrar los últimos días de la vida de Jesús en la tierra.
¿Qué fiesta estaba por celebrarse? (vs.1).
¿Quiénes buscaban la muerte de Jesús? (vs.2).
¿Qué sucede con Judas y qué decide hacer? (vs.3-6).
¡Mamita! Parece una película de terror. Satanás se apodera totalmente de Judas. Entra en su cuerpo, se apodera de su espíritu y de su mente, y siembra en él pensamientos de codicia, de traición y de muerte.
Pero, ¿cómo? Estuvo 3 años con Jesús, ¡con Jesús mismo! Escuchó su palabra, vio su poder extraordinario haciendo maravillas increíbles, lo observó en la intimidad, riendo, comiendo, durmiendo. ¿Y nunca cambió su corazón? ¿Nunca se convirtió en un verdadero discípulo de Jesús? ¿Nunca le entregó su vida a él?
No. Nunca lo hizo. Piensa en esto seriamente, es importante que lo hagas.

FIESTAS CONMEMORATIVAS 2
Era la época de celebrar la Pascua. ¿Qué les pide Jesús a sus discípulos? (vs.7-9).
¿Y qué instrucciones muy precisas les da? (vs.10-12).
Y todo fue tal como Jesús les dijo (vs.13). Tranquilo. Cuando el Señor te da una palabra, si la crees y actúas tal como él te dice, esa palabra se cumplirá perfectamente.
Uno vez reunidos en el aposento alto Jesús y sus discípulos celebraron la Pascua (vs.14-16). Comieron el cordero (¡sí cordero!, es un gran error del catolicismo enseñar que no se puede comer carne), hierbas amargas y panes sin levadura recordando la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud egipcia. Esa era la verdadera Pascua. Naaaaaada que ver con lo que se celebra hoy en día.
Pero cuando finalizaron de comer la Pascua, Jesús hizo algo nuevo: celebró la Santa Cena.
Tomó un pedazo de pan, dio gracias, lo repartió entre sus discípulos y les dijo que lo comieran. Después les explicó su significado. El pan es un símbolo de su cuerpo que iba a ser muerto en la cruz por nuestros pecados (vs.19).
Después tomó una copa con vino, dio gracias y la repartió entre sus discípulos y les dijo que bebieran de ella. Entonces les explicó su significado: El vino en la copa simboliza la sangre que derramaría en la cruz para limpiar nuestros pecados (vs.20).
El pan y el vino son símbolos del cuerpo y de la sangre de Jesús.

El catolicismo enseña erróneamente (una vez más) que el pan se convierte en carne cuando uno lo come y que el vino se vuelve sangre cuando uno bebe la copa. ¡Si fuera verdad sería un asco! Sin embargo, un simple análisis químico demuestra que en tu estómago, en el mío, y en el estómago del Papa, el pan sigue siendo pan y el vino sigue siendo vino. Así de simple.
Quiero que me entiendas. Esto no tiene nada que ver con ser evangélicos o ser católicos, no es un tema religioso. Esto tiene que ver con una evidencia científica, independientemente de las creencias de cada uno. El pan es pan y el vino es vino. Punto.
Y de última, lo realmente importante, no es lo que pase en nuestros estómagos, sino el profundo significado espiritual que tienen estos símbolos: Cristo entregándose a la muerte de la cruz, cargando nuestros pecados y dando su vida hasta la última gota de su sangre para que todo aquel que en él cree no se pierda sino que tenga vida eterna.
Si crees tienes vida eterna y tus pecados son perdonados.
Lee más sobre estas fiestas en “Desafíos Para Jóvenes y Adolecentes: Marcos” Día 26.

NOTICIAS DOLOROSAS
Cuando finalizan de celebrar la Santa Cena Jesús anuncia que sería traicionado y entregado por uno de ellos (vs.21-23).
Y también les revela que Pedro lo negaría (vs.31-34).
Y como si todo lo anterior no fuera grave, ¿acerca de qué comienzan a discutir los discípulos? (vs.24).
Jesús les estaba hablando de sí mismo, les estaba abriendo su corazón contándoles que lo iban a traicionar, lo iban a negar, lo iban a matar de la manera más espantosa ¡y a ellos sólo les importaba saber quién sería el más importante!
¿Qué les responde (y les enseña) Jesús? (vs.25-30).
“Habrá tronos de gloria para ustedes porque se la jugaron conmigo, pero ahora sigan mi ejemplo y sírvanse por amor unos a otros”.
¿Lo harás? ¿Seguirás su ejemplo? ¿Lo servirás por amor?

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Lucas”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner