LOS HIJOS SON INTÉRPRETES

La Biblia tiene mucho que decir acerca de la manera en que pensamos porque es una parte tan importante de lo que somos como criaturas hechas a la imagen de Dios. Permítanme proponer algo que quizá les sacuda: todos los hijos piensan. Algunos lo demuestran más que otros, pero todos nuestros hijos piensan, y los pensamientos de sus corazones dan forma a la manera en la que viven sus vidas. Por esa razón, la Biblia subraya la importancia de lo que estamos pensando. La Biblia habla acerca de la verdad y la falsedad, acerca de la sabiduría y la necedad, acerca de la fe y la incredulidad, acerca de la revelación y la tradición humana, acerca de la luz y las tinieblas, y acerca del bien y el mal. Dios dice que hay una manera correcta y otra incorrecta de pensar acerca de la vida, y lo que sea que pienses acerca de la vida forja la manera en la que actúas.

¿Qué se quiere decir cuando decimos que los hijos piensan? Significa que los hijos buscarán encontrar sentido a la vida. Tratarán de organizar, interpretar, y explicar las cosas que giran a su alrededor y en su interior. Los hijos son intérpretes incesantes, y responden a la vida no con base en los hechos, sino con base en el significado que les han dado a esos hechos.

Recientemente, mi hija adolescente gritó desde la puerta de su habitación, «Alguien robo mi bolsa de libros”, Ahora, lo primero que necesitas saber es que esta no es una declaración de los hechos, sino una interpretación de los hechos. En este caso se trataba de una interpretación de los hechos maravillosamente ventajosa para ella. Fue más fácil para ella creer que había alguna conspiración para robar bolsas en nuestras casas que enfrentar la posibilidad de que ella era responsable de la desaparición. Le ayudé a entender que estaba interpretando y le expliqué cómo esa interpretación estaba a su servicio. Luego encontramos la bolsa como a tres pies de donde estaba parada, debajo de ropa tirada por siglos.

La Biblia no sólo dice que los seres humanos son intérpretes, sino que para interpretar la vida correctamente, necesitamos la revelación de Dios, Su verdad. Fue por eso que nos dio Su Palabra. Inmediatamente después de crear a Adán y a Eva, lo primero que Dios hizo fue hablar con ellos, explicarles el significado y el propósito de sus vidas. ¿Por qué hizo esto Dios? Porque, aunque sabía que eran personas perfectas viviendo en un mundo perfecto en una perfecta relación con él, ellos no podrían entender la vida por ellos mismos. Adán y Eva necesitaban las palabras de Dios para comprender su mundo. Lo mismo pasa con nuestros hijos.

En Génesis 3 otro intérprete aparece en la escena, la serpiente. Es importante entender lo que está pasando allí. Lo que la serpiente hizo fue tomar el mismo conjunto de hechos de los que Dios habló a Adán y a Eva, y les dio una interpretación muy diferente. Si Adán y Eva decidieran creer la interpretación de la Serpiente, serían muy tontos de continuar obedeciendo a Dios. Ellos sí la escucharon, sí le creyeron, y el resultado fue la caída del mundo en pecado. Como sus primeros padres, los hijos están interpretando incesantemente. El entendimiento que están teniendo de la vida siempre es importante. Está basado en la verdad o la falsedad, y dará forma a todo lo que hagan.

Los padres que entienden que sus hijos son intérpretes hacen todo lo que pueden para lograr que ellos piensen en voz alta y establecen en ellos una perspectiva de la vida distintivamente bíblica. Se darán cuenta que esto usualmente no se hace en los tiempos formales de instrucción como los devocionales familiares, sino espontáneamente a medida que los asuntos surjan en el curso de la vida familiar. No logras esto teniendo devocionales familiares a diario. Aunque esto es muy importante, no es suficiente. Es vital que, al vivir los momentos cotidianos de la vida con nuestros hijos, les enseñamos a ver la vida desde la perspectiva de Dios.

Los padres que entienden que sus hijos no están reaccionando simplemente a los hechos, sino que están interpretando los hechos de tal manera que les dan una forma y significado particular, harán buenas preguntas y serán buenos escuchando. Para ellos, la conversación en familia tomará totalmente un nuevo significado y propósito.

Extracto del libro Edad de Oportunidad

Por Paul D. Tripp

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here