ALIANZAS PREVENTIVAS 1: TEN EN CUENTA A LOS GRUPOS JUVENILES

Nadie está más cerca de otros jóvenes que los mismos jóvenes. Es por eso que el evangelismo entre amigos es mejor que el que se hace por un externo; es un asunto de proximidad. Es también por eso que movilizar a los jóvenes para crear una comunidad preventiva tiene mucho más sentido.

Los jóvenes abordan a sus compañeros aún más que los maestros, y en una profundidad potencialmente mayor y a lo largo de una más amplia variedad de problemas de la vida que cualquier otro adulto. Decimos potencialmente mayor porque es posible mantener las cosas al nivel de los juegos de video y de los chismes de la cultura pop. Muchos jóvenes hacen solamente eso, que es justamente lo que el ministerio juvenil efectivo trata de superar.

La edad en la que el entretenimiento era la herramienta primaria para el ministerio juvenil, ya quedó atrás. El compromiso es el rey pero, ¿compromiso en qué? Nuestra respuesta es: compromiso en la integridad (incluyendo un poco de diversión, ya que lo mencionas).

Para ponerlo en términos más o menos bíblicos; los líderes juveniles están a cargo de hacer discípulos, y hacer discípulos es algo en comunidad por naturaleza. Este no es el lugar para hablar acerca de cómo hacer discípulos integralmente; traemos el tema a colación solo para contextualizar la prioridad de comprometer a los jóvenes en una comunidad; porque la comunidad es donde la prevención de crisis sucede. No creemos que la prevención más efectiva entre amigos ocurra entre dos jóvenes. Creemos que pasan en comunidades de ministerios juveniles saludables. Así que, sin llegar a sugerir que la prevención es el objetivo de la comunidad (ya que ciertamente no lo es), aquí presentamos 4 maneras en que ministerios juveniles saludables pueden lograr la prevención de crisis:

AMBIENTES ABIERTOS.

Puedes decir que un grupo de jóvenes es abierto cuando cada uno es diferente. Eso no es fácil. Los grupos de jóvenes tienden a parecerse mucho a los vecindarios donde ellos viven, y la mayoría de los vecindarios no son multiculturales. Eso tomará tanto tiempo como sea necesario. Mientras tanto, vale la pena recordar que solamente porque cada uno de los que conocemos desciende de abuelos que vienen la misma parte de África o Asia o Europa o América Central, no significa que todos sean iguales. Aquí está la propuesta: si no estás cerca, realmente cerca, de alguien que está en fuerte desacuerdo con tus políticas, que detesta tu música, y que no puede apreciar tu gusto por la ficción, algo anda mal. No estamos bromeando; está en la Biblia. Y hay algo malo con cualquier grupo de jóvenes que no es lo suficientemente abierto para invitar a personas de una amplia gama de gustos y perspectivas de la vida. Esto también está en la Biblia.

Jim Hancock : Cuando nuestra hija Kate estaba en 2º año de la secundaria, la llevamos a un grupo de jóvenes que definitivamente no era muy fraternal. En aquel entonces, Kate lucía la moda punk: ropa negra, botas negras y pelo muy negro. Cuando llegaba a la iglesia, los demás jóvenes parecían ser lo suficientemente amables, pero mantenían su distancia en la escuela. No importaba que Kate amara a Jesús; nadie sabía eso porque, para ellos, ella parecía como alguien que no lo amaba. Los únicos jóvenes que se le acercaban en la escuela eran aquellos que pensaban que ella se veía como alguien que iría a una fiesta con ellos. Esto nos desanimaba. No fue hasta el proyecto misionero de Semana Santa que los adultos se vieron obligados a pasar suficiente tiempo con Kate para averiguar el tesoro que ella realmente era. Si ella hubiese decidido no construir relaciones con otros cristianos, el marcador final hubiera sido: Fiesteros: uno, Grupo de Jóvenes: cero.

Observa alrededor de tu grupo de jóvenes. Deberías ver a alguien que parece ser un genio acercarse a alguien que tal vez es torpe. Deberías ver al que le gusta la música pesada sentado junto a alguien que es más tranquilo. Deberías ver a alguien que duda más de lo que realmente cree darle un abrazo a alguien cuya fe es más grande que la tuya. Deberían estar allí el rockero, la fresa, el amante de ópera, el chistoso, el serio que se lleva bastante bien con todos a menos que la conversación sea sobre música. Si tú eres el líder y no ves esto cuando observas tu grupo de jóvenes, es tu responsabilidad trabajar en eso. Si no eres el líder, es tu responsabilidad trabajar al respecto; solo que tendrás que hacerlo de una manera diferente.

Extracto del libro Cómo Ayudar a Jóvenes en Crisis.

Por Jim Hancock y Rich Van Pelt

Lee la continuación de este tema AQUÍ.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here