Ilustraciones: No hay nada como una buena historia para comunicar una verdad. Jesús lo dejó claro al hacer uso de las parábolas. Él tomaba personajes y situacio­nes de la vida cotidiana para hacer evidente un principio o una verdad. Las historias son más fáciles de recordar y también sirven para que los oyentes se identifiquen más fácilmente con los principios que queremos ilustrar. Estas Ilustraciones pueden venir de tus experiencias personales (casi siempre son las más poderosas), de la historia de personajes conocidos, cuentos para niños o historias inventadas. Respecto a esto último, no hay nada de malo en inventar una historia, lo malo sería contarla como que fue verdad. Eso se arregla simplemente diciendo: «Hay una his­toria de… «o algo por el estilo. Libros de autores como Tony Campolo y Max Lucado o clásicos como C.S. Lewis suelen ser una excelente fuente. También ahora hay algunos libros de ilustraciones que pueden ser una valiosa ayuda.

Objetos: Esta es una herramienta que saben usar los maestros de niños pero que nos olvidamos cuán efectiva es también para los adultos y en especial para la juven­tud posmoderna. Hace poco hablaba con una joven que me contó cómo había impactado su vida aquélla vez que en un campamento yo había hablado con una vasija de barro arriba del pulpito y la rompí de un golpe al final del mensaje. Nunca me voy a olvidar del jarro de agua que nunca se vaciaba que trajo aquel misionero o de la vez que mi líder se puso un guante para hablar del Espíritu en nuestras vidas. El uso de objetos puede ser una herramienta muy poderosa para graficar una ver­dad. Un filtro solar puede servir para hablar de la santidad, un espejo deformante para hablar de la autoestima, un jabón para hablar de la confesión, ropa interior para hablar de quienes somos en lo oculto y puedes pensar en otros ejemplos. Especialidades Juveniles muy pronto tendrá un libro acerca de Lecciones con Objetos listas para usar.

Tecnología: En medio de esta sociedad tan tecnológica, cualquier aparato que podamos usar a nuestro favor traerá su beneficio. Cada vez será más común ver presentaciones en Powerpoint en eventos grandes y aunque nos parezca muy futu­rista, en algún momento eso va a llegar a las iglesias. Hoy existen programas como el Media Shout que es un software especialmente preparado para presentaciones y la adoración en las iglesias.45 Pero se puede empezar por algo menos moderno y costoso. Una voz en off, alguien con una cámara haciendo una entrevista callejera o notas en un retroproyector pueden ayudar a darle más producción al mensaje.

Referencias a los medios: ¿De qué se está hablando últimamente? Recortes de diario, entrevistas de televisión y escenas de películas pueden ilustrar magníficamen­te el punto del mensaje a la vez que conectar con el mundo de los oyentes. ¿Qué tal traer a Leonardo Di Caprio, Britney Spears, Imagine Dragons y Messi a tus reuniones? Con simple­mente traer un recorte de algo que dijeron ya los puedes usar para tu mensaje.

Entrevistas: Esta es la versión actualizada de los viejos testimonios. En vez de dejar pasar a alguien que no sabe bien qué va a contar o que en vez de dar testi­monio se pone a predicar y no sabemos cómo cortarlo, hacer entrevistas es una excelente herramienta. En general los testimonios se dan como parte previa de un sermón pero pueden perfectamente ser parte de la ilustración de una de las verda­des fundamentales del mensaje y ocurrir en medio del mismo. Recomiendo el uso de entrevistas por distintas razones: Por un lado puede ser mucho más interesante ver a dos personas interactuando que a una sola hablando. Otra razón es que con buenas preguntas puedes lograr que la persona dando el testimonio no se pierda y diga lo central de lo que quieres comunicar, además de que puedes terminarla más fácilmente diciendo: «Última pregunta… muchas gracias».

Teatro: Este es otro recurso que mayormente se usa como algo aparte del men­saje pero puede ser incluido perfectamente como un componente del mismo. En nuestros ministerios juveniles ha sido muy común que algún equipo tuviera que hacer algún sketch para ilustrar algún punto de mis mensajes. De esta manera el mensaje se convierte en interactivo, aumenta la participación y es más fácil que los oyentes puedan ver ciertos puntos de lo que quieres comunicar.

Hojas de actividades: Con el uso de hojas o bosquejos que los oyentes van siguiendo acrecientas la participación, queda claro que les estás ofreciendo algo y los oyentes pueden revisar lo que dijiste. Es muy común usar este sistema en con­ferencias y congresos pero no es muy usual que se use en las iglesias hispanas y menos en los grupos juveniles. Quizá te parezca que este es un gasto grande de fotocopias y la verdad es que sí puede serlo, pero también puedes ahorrar papel haciendo notas que sean bien pequeñas y puedas fotocopiar varias en una sola hoja y luego recortarlas. También hay materiales que ya vienen con hojas fotocopiables como las Lecciones Bíblicas Creativas en Romanos que pueden ayudarte a desarro­llar una dinámica antes, durante y después de tu mensaje.

Extracto del libro “El Ministerio Juvenil Efectivo”

Por Lucas Leys


MAS INFO

Lee el siguiente devocional de la serie: TIPS PARA ARMAR UNA PRÉDICA (PARTE 1)

Síguenos en Instagram para las mejores imágenes y memes cristianos: @desafio.joven

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here