Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – SANSÓN 4

Devocional - SANSÓN 4

Palabra Clave: Jueces 16:23-31

LAS PRESIONES DE UNA AMISTAD ÍNTIMA 2
En las series, “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida. Día 33, 34, 39 y 46”, “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Rut”, “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 1º Samuel. Día 16”, “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 1º Reyes. Día 15”, “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 1º Crónicas. Día 14” y  “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: 2º Crónicas. Días 7 y 17”, te expliqué un montón de cosas con respecto al noviazgo y a las relaciones entre chicos y chicas. Y dado que venimos hablando de las “musculosas” metidas de pata de Sansón, permíteme explicarte algunas cosas más.
Aquí te dejo algunos tips bien claros y concretos para darte cuenta si ese/a chico/a que tanto te gusta realmente vale la pena.

Ese chico o esa chica que te gusta, vale la pena si:
. Ama a Dios. Está comprometido con Él y te alienta a amarlo y a seguirlo.
. Procura que mejores cada día como persona.
. Respeta tu autonomía y libertad personal.
. Se alegra con tus éxitos y avances como si fueran suyos.
. No te compara con nada ni con nadie. Te respeta tal como eres.
. Se esfuerza por hacerte sentir bien.
. Respeta tus opiniones, aunque piense diferente o no las comparta.
. Te tiene en cuenta en sus proyectos.
. Procura llegar a acuerdos frecuentemente.
. Te valora. Confía en ti.
. Te escucha cuando tienes problemas o estás triste.
. No te presiona a hacer lo que no quieres hacer. No te tienta a lo malo.
. Le gusta compartir tiempo contigo.
. Respeta lo que no le gusta de ti y no te hace sentir culpable por eso.
. Valora tu derecho a tener amistades y actividades propias.
. Acepta tu forma de vestir, aunque no siempre le tenga que gustar.
. Te respeta y cuida sexualmente. Tiene claro que vale la pena esperar.
. Comparte gastos y decisiones económicas contigo.
. Trata de resolver los conflictos dialogando y negociando.
. Respeta las diferencias de ideas y opiniones.
. Apoya tus proyectos y decisiones, aunque no esté de acuerdo.
. Cree en la igualdad de derechos y deberes entre chicas y chicos.
Mira las páginas 63 y 64: ¡¡Puntos que no puedes negociar con nadie!!

Presta atención a las siguientes señales de manipulación, control y violencia para no terminar enredado/a en una relación enferma… como Sansón:

. Busca controlarte. Necesita saber en cada momento qué haces, dónde estás, con quién estás, qué planes tienes. Te llama mil veces.
. Busca dominarte. Te trata como si fueras de su propiedad. Piensa que tienes que obedecerle en todo lo que te exija. Si no lo haces, reacciona mal.
. Busca aislarte. Tenerte disponible sólo para su atención, no compartirte con nadie, aunque para eso tengas que dejar tus amistades, familiares, estudios, actividades y hasta tu propio tiempo libre.
. Te mandonea continuamente para que satisfagas sus caprichos, deseos o necesidades.
. Te manipula o presiona para que renuncies a tu fe, a tus valores, a tus convicciones o a tus proyectos y deseos personales.
. Te maltrata emocionalmente (celos, indiferencias, rechazos, reproches, exigencias desmedidas, comparaciones, te ignora, se borra, desaparece y te deja sola/o cuando más lo/la necesitas).
. Te maltrata verbalmente (insultos, descalificaciones, amenazas, críticas, burlas, habla mal de ti con sus amigos/as, te desacredita delante de los demás).
. Te maltrata físicamente (empujones, bofetadas, puñetazos, golpes, heridas con objetos).
. Te maltrata sexualmente (abusos, manoseos, violaciones, presiones sexuales, acosos).
. Te maltrata espiritualmente (mete culpas, condena, te asusta con el castigo de Dios, te habla mal de Dios, de la iglesia, de la Biblia, de los pastores y líderes, se ríe de tu fe, te presiona para que no congregues).
Si sufres algunas de estas situaciones, aléjate de ese chico o chica y pide ayuda. No permitas ningún tipo de maltrato en tu vida, ¡de nadie!.

JUGUEMOS CON EL SÚPER MACHO
¿Qué hacen los filisteos con Sansón? (vs.23-25)
¿Y cómo termina esta tristísima historia? (vs.26-31)
El súper hombre de Dios ahora es el juguete de los demonios y el hazme reír de los incrédulos. El escogido de Dios es ahora el más despreciado. Perdió su identidad, su rumbo y su propósito. El que nació teniéndolo todo, muere sin nada. Sus problemas de carácter lo echaron todo a perder.
¿Cuál es tu nivel de obediencia?
¿A quién buscas agradar con las decisiones que tomas?
¿Para qué haces lo que haces?

Extracto del Libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes Jueces.

Por Edgardo Tosoni.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner