Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – CUANDO DIOS INTERVIENE 1

Devocional - CUANDO DIOS INTERVIENE 1

Pasaje Clave: Génesis 20.

LOT: DEL TODO A LA NADA
Te comparto un solo pensamiento que me quedó pendiente de ayer. Después de la destrucción de Sodoma y Gomorra y de que Dios lo librara en respuesta a la oración de Abraham, Lot nunca más vuelve a ser mencionado en relación con Abraham. Simplemente “desaparece” de la historia bíblica.
Lot caminó al lado de un hombre súper bendecido como Abraham, y la bendición de Dios sobre Abraham también lo alcanzó a él y a todo lo que tenía, pero no supo cuidarla y tomó una decisión equivocada (13:10-13).
Su mirada fue seducida, eligió por sus ojos, le gustó lo que veía y quiso tenerlo. ¡Y lo tuvo! ¡Y le fue bien!… Sí, le fue bien hasta el día en el que le empezó a ir mal… Y lo perdió todo. Perdió sus “bellas” tierras, perdió a su esposa, perdió el respeto de sus hijas, perdió su lugar en la historia e incluso, sin buscarlo ni quererlo, fue abuelo de Moab y Amón, naciones crueles y enemigas del pueblo de Dios.

Piénsalo fríamente. Más allá de tu mirada (real o distorsionada) está la mirada de Dios y llega mucho más lejos que la tuya. Él mira lo que tu no ves, entiende lo que tu no comprendes, conoce el final de la historia y sabe cuáles serán las consecuencias positivas o negativas. No te apresures a decidir. No escojas tan rápidamente. No te dejes llevar solo por tu mirada, por lo que hoy estás viendo o sintiendo. Habla con Dios. Ten paciencia. Pídele que te abra los ojos para que puedas ver como Él ve y elige de acuerdo a Su corazón.

Ahora sí, metámonos en el capítulo de hoy.
Hay una intervención muy directa (y absolutamente necesaria) de Dios en este capítulo. Y no será la única, mañana veremos su 2º intervención.

VERDADES A MEDIAS
Desde el valle de Manre (18:1), y a causa de la destrucción masiva de Sodoma y Gomorra, ¿hacia dónde se dirigen Abraham y Sara? (vs.1)
Gerar se encontraba en la ruta de las caravanas, al norte de Shur, en el camino hacia Gaza.
Y viviendo allí, en las tierras del rey Abimelec, ¿qué error vuelve a cometer Abraham por 2º vez y qué consecuencias se desencadenan? (vs.2)
¡Exacto! ¡Vuelve a mentir! ¿Recuerdas la primera vez que lo hizo? (12:13)

¿Cómo explica Abraham su mentira? (vs.13)
En Mesopotamia (12:11-13) Abraham y Sara habían hecho un pacto entre ellos, pero ese pacto estaba basado en una “media verdad” ¡lo cual es una mentira! Le dirían a todos que eran hermanos (eso es cierto, vs.12), pero la parte que ocultan, que no dicen y sobre la cual se construye y sostiene la mentira, es que ellos ¡también son esposos, marido y mujer! Por lo tanto cualquier tipo que se acostara con Sara estaría adulterando, pecando contra Dios, haciéndola pecar a Sara y arruinando para siempre el propósito de Dios en sus vidas. ¿Entiendes la gravedad de la mentira de Abraham y Sara?
¡No era una “mentirita piadosa” para zafar! (que también es mentira), ¡era una tremenda mentira! ¡Y Dios tiene que intervenir! ¡Dios tiene que meterse para que ellos no arruinen el propósito para el cual habían sido escogidos!

¿De qué manera interviene Dios? (vs.3-7)
¡Claro, el tipo era inocente! Le dijeron que era la hermana y el calentón se la llevó a su harén. Y si no llegó a tocarla fue porque Dios se metió y lo frenó.
¿Cómo reacciona Abimelec? (vs.8-10)
Lo encara a Abraham y le pide una explicación.
La respuesta de Abraham es muy egoísta. ¿Qué le responde? (vs.11)
¡Él está pensando sólo en sí mismo!
Sí, él es el hombre del llamado, el escogido, el súper obediente y lleno de fe, pero todavía no le cayó la ficha para darse cuenta de que Sara también es parte del propósito de Dios, ¡y que sin ella en su vida el propósito de Dios jamás podría cumplirse! Ella es la mujer del propósito.

GRACIA Y FE
Abraham necesita tanto a Sara como Sara lo necesita a él. La promesa de Dios se cumplirá en Sara, no en Agar ni en ninguna otra mujer. Y su hijo vendrá de Abraham, no de Abimelec, ni de ningún otro tipo. Y ésta era la parte que Abraham todavía no entendía, porque si él la hubiera entendido, habría protegido y cuidado a Sara y no sólo a sí mismo.
Abraham es el hombre de la fe, pero sobre Sara es derramada la gracia de Dios. Fe y gracia. Ambas son necesarias para disfrutar de la promesa.
Fe y gracia para todo lo que Dios te ha prometido.
Fe y gracia para el cumplimiento de la Palabra que Dios te ha dado.
La gracia de Dios y tu determinación para creerle (fe) abrirán las puertas que hoy permanecen cerradas. #SerieDesafios
¿Cómo termina la historia? (vs.14-18)

Extracto del libro “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis Edición Extendida”

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos PJA: Génesis Edición Extendida”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner