Bienvenido a Nuestro Blog

Devocional – COMIENZA UNA NUEVA HISTORIA 2

Devocional - COMIENZA UNA NUEVA HISTORIA 2

Pasaje Clave: Rut 2:8-12

UN HOMBRE QUE MIRA Y PROTEGE
Booz se acerco, la miró… ¿y sabes qué le dijo? “Solo tengo ojos para ti”.
Bueno… no le dijo eso exactamente, ¡pero seguro que lo pensó! Jajajaja
Algo despertó el interés de Booz por acercarse y conocer a Rut, tal vez fueron las palabras de sus hombres que la vieron trabajar a full todo el día sin descanso y hablaron muy bien de ella (vs.6-7). No lo sabemos, pero Booz se acerca a Rut y una nueva historia (para ambos) está a punto de comenzar.

¿Cómo rompe el hielo Booz? ¿Qué le dice? (vs.8-9)
¡Todo un caballero este hombre! Las actitudes y palabras de Booz nos muestran cómo es su corazón (es la única manera en que podemos conocer el corazón de alguien, observando sus conductas y reacciones a lo largo del tiempo). Veamos las actitudes de Booz con Rut:

La trata con ternura y respeto. Le dice “hija mía” (vs.8).
Retierno el tipo. Seguramente había una importante diferencia de edades entre Booz y Rut, algo muy común en esos tiempos. ¿Qué esperabas que le dijera? ¿Pichoncita? ¿Bomboncito? ¿Caramelito de miel? Nooooooo… Apenas se están conociendo. Los piropos vendrán después…

La distingue del resto. Y lo hace pidiéndole que se quede a trabajar en su campo junto a sus criadas (vs.8).
¿Era Rut la única extranjera recogiendo espigas? ¿Era la única viuda en ese campo? ¿Era la única mujer allí? Noooooooo… Pero Booz se fijó solo en ella.
Para Booz, Rut no es “una más”. Ella es única, exclusiva, especial, y de esa manera la trata. ¡Qué lindoooooooooo! ¿Eres tratada así?
Si ese chico que dice “amarte” no te trata como única y especial entonces te equivocaste de chico. Piénsalo.

La cuida sin sobreprotegerla. Es un hombre protector (vs.9, 15-16).
Una cosa es cuidar, otra muy distinta es sobreproteger. El que sobreprotege ahoga, asfixia, lo tienes encima todo el tiempo controlándote en todo, no te permite ser independiente, ni valerte por ti misma/o. ¡Eso no es sano! y tampoco es amor. Booz en cambio la cuida dándole indicaciones precisas sobre el trabajo, advirtiéndoles a sus hombres que no la molesten y dándole libertad para usar sus recursos cuando ella los necesite.

¿Cómo reacciona Rut ante tantas muestras de amabilidad? (vs.10)
Mira como lo dicen las diferentes versiones de la Biblia:
“¿Cómo es que le he caído tan bien, hasta el punto de fijarse en mí…?” (NVI)
“¿Por qué he hallado gracia en tus ojos para que me reconozcas…?” (RV60)
“¿Qué he hecho para merecer tanta bondad?” (NTV).
Hay una mezcla de sensaciones en el corazón de Rut. Se siente valorada, reconocida, mirada… (una mirada que la valida, la protege y la hace sentir especial), pero por otra lado ¡está sorprendida! y no sabe muy bien qué pensar y cómo reaccionar ante tanta amabilidad.

UN HOMBRE QUE MIRA Y HONRA
¿Qué le responde Booz? (vs.11-12)
¡Genioooo! ¡Capoooo! ¡Grosoooo! ¡Así se habla macho! ¡Muy bien! El tipo no es solo un empresario súper famoso en toda la región, no es solo “una cara bonita con muchos billetes”, también tiene recursos espirituales y emocionales y los expresa en palabras de reconocimiento y bendición.

La valida. “Me han contado todo lo que has hecho por tu suegra desde que murió tu esposo” (vs.11).

Elogia su permanencia y determinación a pesar de haberlo perdido todo. “Dejaste a tu padre y a tu madre, y a tu tierra natal, para vivir aquí entre gente totalmente desconocida” (vs.11).

La bendice con una palabra espiritual y motivadora. “Que el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas viniste a refugiarte, te recompense abundantemente por lo que hiciste” (vs.12).

¡Párate y aplaude! ¡Párate y aplaude! ¡Es un groso total!
Dice @BerStamateas: “Si no encontramos algo para elogiar en alguien, es porque no lo estamos observando bien”.
Bueno… Booz la reobservó, jajajaja. Y de eso se trata: mirar para descubrir lo mejor de las personas en lugar de enfocarnos en sus defectos y errores. Muchachos, acaban de aprender cómo se trata a una chica. Descubre algo para elogiarla y escríbeselo o díselo. Deja de mirarle la cola, los pechos, las piernas y la boca… y empieza a mirar más profundamente. Mírala para descubrir su potencial, sus capacidades. Valora su esfuerzo, su amor por Dios, su compromiso. Destaca sus actitudes, palabras y simpatía. Esfuérzate por conocerla más allá de su apariencia y elógiala para honrarla.

Extracto del libro Desafíos para Jóvenes y Adolescentes: Rut.

Por Edgardo Tosoni

DESCARGA GRATIS “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Rut”. Haz CLICK AQUÍ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner