Las tarjetas de crédito pueden ser una bendición o una maldición. No son ni buenas, ni malas, son sólo un medio. ¿Por qué las tarjetas de crédito pueden ser una bendición? En mi país Guatemala, usted consigue tarjetas de crédito de bancos en donde nunca paga la membresía anual y a la vez gana puntos. Estos puntos los puede cambiar ya sea por los productos que le ofrecen en su catálogo o por dinero. Yo siempre los utilizo para abonar el total al saldo de mi tarjeta de crédito. En realidad, me he ahorrado mucho dinero en pagos. Pero sólo gasto lo que tengo y no cargo nada más en ella que no pueda pagar.

¿Por qué las tarjetas de crédito pueden ser una maldición? Los bancos son los amigos del que tiene y los enemigos del que debe. Atrásese un día en el pago de su tarjeta de crédito y verá. Atrásese unos cuatro meses y me cuenta. Comenzarán a llamarlo a usted y a todas las referencias personales que tenga. Y es que no es que ellos sean malos, usted firmó un contrato, compró al crédito y ahora debe pagar. El trabajo de ellos es cobrar y reducir la morosidad al mínimo. Además, si se atrasa en sus pagos, sus puntos ya no cuentan hasta que esté al día y dependiendo del contrato hasta le pueden descontar de los mismos. No sólo comenzarán a llamarlo a usted. También le cobrarán los intereses más altos del mercado superando un interés anual del 60%, súmele a esto, distintos cargos por gastos administrativos y usted va a estar con ganas de morirse. Su deuda comienza a crecer y a crecer y en medio de la tristeza e impulsividad de sus gastos, en su mayoría, innecesarios, seguramente seguirá cavando el hoyo de su tumba.

La mayoría de tarjetas de crédito le cargan un seguro en automático por si alguien hace uso de sus tarjetas de crédito sin autorización. Si la suya no lo incluye, solicítelo inmediatamente. ¿Qué son las tarjetas para usted? Si gasta lo que debe de acuerdo a su presupuesto y paga lo que debe mes a mes, las tarjetas de crédito serán una bendición y además ganará puntos. Pero esto sólo si paga su tarjeta en la fecha indicada. Si usted gasta más de lo que gana, no sólo no tendrá ahorros, sino que sentirá que una maldición se apoderó de su vida, pero no será la culpa de nadie más, sino de su irresponsabilidad en el manejo de la misma. Si usted es organizado y lleva al día su control de gastos, use las tarjetas de crédito, si no, mejor pague todo con efectivo. Y viva en paz.

Tenga cuidado de no tener más de dos tarjetas de crédito, que si con una cuesta llevar el control, mientras más agregue más difícil será llevar el control de los gastos en las mismas, las fechas de pago y más. Tampoco pague mes a mes sólo el mínimo, sino el saldo total de su tarjeta de crédito. Si sólo tiene para pagar el mínimo, usted no debe tener una tarjeta de crédito. Y, por último, no utilice los extra financiamientos que le ofrecen, siempre conseguirá una tasa más baja en cualquier banco. Y si no lo consigue, es porque no tiene la capacidad de pago, por lo que tampoco debe tener una tarjeta de crédito. Y a lo mejor, debe ahorrar primero, para comprar lo que quiere al contado. Aunque esto le lleve más tiempo. A veces no se ganan puntos, pero se gana paz.

Lección #19: Use las tarjetas de crédito, sólo si usted es organizado, si no, mejor pague todo con efectivo y viva en paz. Pague mes a mes el saldo total de la tarjeta, no utilice los extra financiamientos y no tenga más de dos tarjetas de crédito. A veces no se ganan puntos, pero se gana paz.

Extracto del libro El Maestro del Dinero

Por Alex López

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here