El dinero que usted regala y siembra en buena tierra, produce una cosecha inimaginable en la vida de otros. Sea generoso con el que atraviesa necesidad. Dé en los momentos más inesperados y a las personas que menos lo esperan. Dicen que la generosidad es la vacuna contra la avaricia. Y vaya si la avaricia no es mala. Aparte mensualmente un porcentaje de sus ingresos, sea cual sea este, para bendecir económicamente a su prójimo. Tal vez nunca sabrán su nombre o nunca lo volverán a ver, pero alrededor de la mesa en una casa y mientras cenan, alguien hablará de un ángel enviado por Dios, para sus vidas. Un ángel que producirá sonrisas en gente desconocida.

La satisfacción de dar es la mejor recompensa. Pero “Servir al pobre es hacerle un préstamo al Señor; Dios pagará esas buenas acciones” (Proverbios 19:17 NVI). Me asombra el apóstol Pablo quien trabajaba para ayudar al necesitado y quien preservó unas palabras de Jesús que no encontramos en ninguna otra parte de la Biblia sino aquí “Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir”»” (Hechos 20:35 NVI).

Siembre en el necesitado, pero cuidado con darle a aquel que sólo desea vivir a expensas de otros “Porque, incluso cuando estábamos con ustedes, les ordenamos: «El que no quiera trabajar, que tampoco coma». Nos hemos enterado de que entre ustedes hay algunos que andan de vagos, sin trabajar en nada, y que solo se meten en lo que no les importa. A tales personas les ordenamos y exhortamos en el Señor Jesucristo que tranquilamente se pongan a trabajar para ganarse la vida. Ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien” (2 Tesalonicenses 3:10-13 NVI).

Lección #20: Sea generoso con el necesitado. Ser generoso nunca será un gasto, siempre será una siembra con bendición doble. Bendición para el otro y bendición para usted. Gaste su dinero sabiamente. Siembre en el necesitado, no en el que sólo desea vivir a expensas de otros. Dé en los momentos más inesperados y a las personas que menos lo esperan.

Extracto del libro El Maestro del Dinero

Por Alex López

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here