¿CÓMO COMPRO MI PRIMER AUTO?

Solo unas palabras aclaratorias antes de comenzar. Aunque estos consejos fueron pensados para aplicarse principalmente en los Estados Unidos, donde tener un auto desde muy temprana edad es casi indispensable, y donde, además, los precios son más accesibles que en otros países, te sugiero que resistas la tentación de saltearte este capítulo. Sé que en muchos países de Latinoamérica las cosas funcionan diferente, y comprendo que la necesidad (e incluso la posibilidad) de comprarte un auto se encuentre muy lejana todavía. Pero insisto en que de todos modos aproveches este capítulo por tres razones:

  • Puede que lo que leas aquí te sirva para aconsejar a tus padres o a otros amigos o familiares en la compra de sus propios autos.
  • Muchos de los principios aquí descriptos pueden aplicarse también a otras compras (como la de una motocicleta, por ejemplo).
  • Algún día llegará el momento de comprar tu primer auto, y lo que aprendas hoy te será de utilidad en el futuro. (Tal vez sea muy temprano en tu vida para poder aplicar muchos de estos consejos, ¡pero mejor conocerlos temprano que tarde!)

Como la compra de un auto es probablemente una de las compras más importantes que hacemos en nuestras vidas, quería asegurarme de darte en este libro algunos secretos importantes para cuando llegue ese momento. Básicamente, veremos tres aspectos:

  • Los pasos correctos para realizar la compra.
  • Qué hacer durante el proceso de compra.
  • Cómo cerrar el trato.

LAS COMPRAS MÁS GRANDES FUNCIONAN DE IGUAL MANERA

Cuando compres tu casa deberás seguir los mismos pasos que para comprar auto. Por eso te voy a explicar cómo comprar tu primer auto y, una vez que aprendas el proceso y tengas el dinero para tu casita o para un pequeño apartamento, ya sabrás qué hacer y cómo hacerlo. Básicamente debes ver cuánto dinero tienes para pagar las cuotas y para mantener el auto, confirmar que tienes buen crédito, conseguir el préstamo más conveniente, hacer una lista de las necesidades y deseos, y salir a buscar el auto que quieres comprar.

Atención: Lo último que tienes que hacer es pensar en el modelo de auto que quieres. Olvídate de elegir el tipo de auto a estas alturas. No pienses en ello. Sigue mis pasos y ya llegaremos al punto de decidir qué auto te conviene comprar.

UNA MALA INVERSIÓN

Hay una diferencia importante, sin embargo, que debemos conocer: comprar un auto es probablemente una de las peores inversiones que uno hace en la vida. La razón por la cual comprar un auto es una mala inversión es que (al revés de lo que ocurre con las propiedades) todos los autos sufren una fuerte pérdida de valor a medida que pasa el tiempo. Los bienes inmuebles (como las casas o los departamentos) nos proveen un servicio y, a la vez, aumentan de precio con el tiempo. Los bienes muebles (como el auto, los muebles de la casa, o los electrodomésticos) pierden rápidamente su valor luego de adquiridos. Por supuesto, uno no compra un auto para hacer una inversión, sino porque es una necesidad. Pero ya que estamos perdiendo plata… ¡tratemos de perder la menos posible!

En el Instituto para la Cultura Financiera siempre recomendamos que compres un auto con, por lo menos, 3 años de uso y bajo kilometraje (o millaje). Ese es el momento en que el consumidor anterior yo ha perdido la mayor cantidad de dinero en la transacción. Después de los 3 años, la depreciación es mucho más lenta. ¿Te das cuenta de cómo puedes comprar inteligentemente? Ahora, vendes el auto que tienes, tomas algo de lo que ahorraste, y te compras el siguiente auto ¡al contado!

El resto del dinero lo colocas en una cuenta de inversión para tu edad madura. ¡Eso se llama manejar sabiamente tus recursos! Ya verás la gran diferencia a través de los años cuando compares con el dinero que tus amigos hayan acumulado después de vivir «la vida loca» que les ofrece la sociedad de consumo.

PASOS PARA COMPRAR TU AUTO INTELIGENTEMENTE

Muy bien. Ahora estamos listos para comenzar. Presta atención porque aquí están los pasos que te guiarán para comprar un auto inteligentemente:

  • Averiguar cuánto dinero tengo.
  • Descubrir qué tan bueno es mi crédito.
  • Asegurar un préstamo antes de salir a comprar.
  • Definir el tipo de vehículo.
  • Negociar inteligentemente… ¡y comprar!

1. ¿CUÁNTO DINERO TENGO?

Lo que tienes que decidir es qué parte de este dinero puedes gastar en el rubro «Automóvil»… Tal vez estés dispuesto a sacrificar una parte del dinero que tenías asignado a «Salidas y entretenimiento», o a «Vestimenta», o a otros gustos que actualmente te estás dando. O tal vez decidas conseguirte un trabajo extra para generar más dinero. Todo depende de ti. Tú debes fijarte tus prioridades y definir cuánto dinero disponible destinarás cada mes a este asunto de tener tu propio vehículo.

Cuando sepas cuánto dinero asignarás al rubro «Automóvil» en tu nuevo presupuesto, deberás calcular los gastos mensuales que tendrás para mantenerlo y hacerlo funcionar. Supongamos que decidiste que dispones de $200 mensuales para este rubro. Ahora tienes que restarle el total de gastos mensuales relacionados. Supongamos: $20 de combustible, $10 de impuestos, $10 de aparcamiento, $30 de seguro, y $20 (en promedio) de mantenimiento y reparaciones. Esto nos da un total de $90 de gastos relacionados con tener el automóvil. Esto significa que te quedan $110 mensuales para pagar las cuotas. Debes buscar el mejor préstamo posible sabiendo que necesitas cuotas de $110 mensuales. (Por supuesto que, si puedes esperar un poco, tal vez te convenga ahorrar lo más posible durante un tiempo y así tener que pedir un préstamo más chico. Recuerda que por cada dólar que te presten tendrás que pagar un cierto interés…).

Por ejemplo, con $110 por mes, y pagando un ocho por ciento de interés anual, probablemente puedas acceder a un préstamo de $3.500, si lo pides por treinta y seis meses (3 años), y a un préstamo de $5.000 si lo pides a sesenta meses (5 años). No te engañes a ti mismo ni te dejes engañar. Acepta tu realidad económica y busca alternativas creativas dentro de tus posibilidades financieras.

Alternativas Creativas. En lugar de comprar primero y pagar después, ahorra primero y compra después. Aquí tienes algunas ideas creativas que pueden servirte:

  • Ahorra suficiente dinero para el «enganche», y de esa manera no tendrás que pedir un préstamo demasiado grande.
  • Compra un auto más antiguo ahora y ahorra para comprar uno más nuevo después.
  • Múdate cerca de tu trabajo y usa el transporte público.
  • Arregla con algún amigo para que te pasen a buscar y te dejen en tu casa a la vuelta del trabajo.
  • Habla con la gente del club al que perteneces. Deja saber en tu comunidad de fe, iglesia o sinagoga la necesidad que tienes.
  • Algunas veces uno puede comprar un auto a un precio muy reducido de algún amigo… y ¡hasta puedes recibir el financiamiento!

Si tienes un buen auto y no necesitas uno mejor por ahora, abre una cuenta de ahorro y comienza a pagarte una cuota mensual. Cuando el auto necesite ser remplazado, tendrás algo de dinero guardado en la cuenta de ahorro para cambiarlo y pagar el siguiente auto al contado.

Extracto del libro Finanzas Inteligentes Para Una Nueva Generación

Por Andrés Panasiuk

Lee la continuación de este tema AQUÍ.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here