EMOCIONALES
Del amor al odio en un instante.
Los preadolescentes luchan con un desequilibrio emocional constante. Pasan con intensidad de una emoción a otra: a la mañana viven con pasión y optimismo, a la tarde con preocupación y miedo; se enfurecen, se mueren de risa, están ansiosos, se divierten, se aburren.
Cambian de ánimo bruscamente: de la alegría a la tristeza.
Su aspecto físico y los cambios que experimentan los hacen sentirse inseguros, torpes o feos. Tienen miedos provenientes de su propia revolución física. Son más sensibles. Sienten pudor y vergüenza frente a las opiniones de los demás.
Les provocan:Vivir centrados en sí mismos y en lo que están sintiendo. Ser negativos. Aislarse para no sufrir. No comprender porque están deprimidos y súper felices el mismo día. Preguntarse: ¿es posible confiar en mis sentimientos? ¿Son normales las emociones que siento?

DIFICULTADES
• Afectividad cambiante.
• Inseguridad.
• Rupturas sentimentales.
• Depresión.
• Tensiones con los adultos.

DESAFÍOS
• Mostrarles amor permanente.
• Confiar ellos y ser de confianza.
• Elogiarlos por lo que son y por sus potencialidades.
• Ayudarlos con las emociones nuevas y las nuevas expresiones de las ya existentes.
• Guiarlos a tener pasión por Jesús.
• Valorar su nueva manera de percibir a Dios.

Temas para trabajar: ¿QUIÉN ME QUIERE?, ¿POR QUÉ TENGO SENTIMIENTOS CAMBIANTES?, MI AMOR POR DIOS. DECISIONES EMOCIONALES O RACIONALES.

SOCIALES
Relaciones interpersonales fuertes con el grupo de pertenencia
Los preadolescentes se desarrollan socialmente a partir del grupo, priorizan el tiempo con sus amigos.
Disfrutan de mandarse mensajes de texto, chatear y llamarse por teléfono.
Realizan salidas y paseos en grupos pequeños. Las chicas seleccionan su pequeño grupo de amigas íntimas. Los chicos prefieren el grupo grande, el equipo.
Se relacionan de manera utilitaria, para descubrirse a sí mismos y probar el relativo poder de ser más grandes.
Comienza la necesidad de acercarse al sexo opuesto. Hay enamoramientos variables, generalmente dentro del mismo grupo de compañeros.
Cambia la relación con sus padres: ya no son sus ídolos ni sus héroes, sino personas comunes llenas de errores.
Presentan resistencia y oposición a la autoridad: la rebeldía, similar al proceso de autonomía de los tres años.
Les provocan: la búsqueda permanente de la aceptación del grupo, presión del grupo para ser o hacer: desafíos constantes. Cuestionamientos hacia los límites y las normas de convivencia.
Vivencias que van de la hostilidad paterna a la permisividad total

DIFICULTADES
• Rechazo del grupo de pares.
• Soledad y aislamiento.
• Vulnerabilidad.
• Presión social hacia las adicciones: alcohol, cigarrillo, droga.
• Rebeldía.
• Violencia y delincuencia.
• Consumismo.
• Insatisfacción.
• Distanciamiento de los hijos hacia los padres y al revés.

DESAFÍOS
• Formar un grupo de amigos.
• Sentir pertenencia.
• Plantear reglas claras.
• Mantener constante el afecto, el apoyo y la comprensión.
• Guiarlos en las decisiones que toman y sus consecuencias.
• Tener firmeza en el control: fundamentar el porqué, el cómo y el cuando.
• Definir los límites en las nuevas oportunidades y libertades.
• Orientar y supervisar.
• Ayudar a comunicarse con eficacia en la relación hijos- padres.

Temas para trabajar: LA AMISTAD, CUANDO SE CAMBIAN A LAS PERSONAS POR… (TV, Internet, video juegos, etc.), LA COMUNICACIÓN CON SUS PADRES, NUEVAS OPORTUNIDADES Y LIBERTADES, LA RELACIÓN CON EL SEXO OPUESTO.

ESPIRITUALES
De la fe heredada a la fe propia.
Dios empieza a ser percibido como persona, en el cual se puede confiar pero también es necesario respetar (temer).
Aparecen las primeras dudas religiosas.
Elegirá pertenecer a aquellos grupos que satisfagan su necesidad de inclusión, reconocimiento y autorrealización. Su fe muchas veces depende de la integración al conjunto.
Necesitan ser desafiados a la acción: internalizar experiencias que consoliden sus creencias transformándolas en convicciones.
Les provocan: Ganas de ir a la iglesia por el grupo, cuestionamientos espirituales a sus líderes o referentes de confianza, querer participar en el servicio.

DIFICULTADES
• Dudar de su fe.
• Cuestionar a Dios, a la iglesia.

DESAFÍOS
• Evaluar su relación con Dios.
• Renovar su compromiso con Jesús.
• Incorporar la fe como propia.
• Reconocer sus talentos y dones en el servicio concreto.
• Ayudar en diferentes actividades.

Temas para trabajar: VIVENCIANDO LA FE, ¿POR QUÉ SER CRISTIANO?, SIENDO UN DISCÍPULO. SIRVIENDO A LOS DEMÁS.

Por Elisabeth González de Salcedo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here