Involucrar a los padres en el ministerio

En nuestra humilde y sincera opinión, vale la pena involucrar en todo lo que sea posible a los padres en la pastoral juvenil. Son una fuerza activa que no debemos de menospreciar, ni dejar de lado.

A continuación sugerimos algunas maneras prácticas en las que esto puede hacerse posible:

Apoyo en oración.

En la medida en que consideres importante la oración, podrás valorar este tipo de participación de parte de los padres. Existen iglesias locales en las que un grupo de progenitores ha tomado la iniciativa de formar grupos de oración para apoyar la pastoral juvenil. En contacto continuo con los líderes, intercambian información y están al tanto de las necesidades y pedidos de oración que se producen en el ministerio. También convocan a otros padres para orar e interceder por los jóvenes de la iglesia, por las familias, por los líderes, por todas las actividades programadas, por las personas no cristianas relacionadas con el grupo y por muchas cosas más.

Otra forma en la que los padres pueden participar por medio de la oración es adoptando jóvenes y tomando el compromiso de orar por ellos de forma regular y sistemática. Conocemos iglesias que han patrocinado este tipo de iniciativas, asegurándose de que todos y cada uno de los muchachos y muchachas de la congregación estén sostenidos en oración por familias o miembros de la iglesia. Eso no solo provee una cobertura de oración para todos los jóvenes, sino que, en muchas ocasiones, también ayuda a desarrollar relaciones armoniosas entre los jóvenes y los adultos de la iglesia.

Apoyo logístico.

Muchos padres no pueden, o tal vez no quieren, participar de las actividades del grupo de jóvenes que tengan relación con la enseñanza, la oración o la adoración. Sin embargo, tal vez encuentres un buen grupo que esté dispuesto a colaborar en lo que haga falta. Su colaboración puede plasmarse en transportar jóvenes de un lado a otro de la ciudad, ayudar con la comida, ofrecer sus casas para reuniones de grupos pequeños, realizar montajes técnicos para reuniones y muchas otras posibilidades. No despreciemos estas oportunidades, y seamos creativos a la hora de pedir a los padres que nos ayuden con los detalles logísticos que, en ocasiones, nos roban un tiempo increíble, y en otras carecemos de la habilidad o capacidad para llevarlos a cabo.

Extracto del libro “Raíces”.

Por Félix Ortiz.

Lee Para Líderes – El Liderazgo y sus Retos

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here