Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – 10 RAZONES PARA PERMANECER EN EL MINISTERIO JUVENIL

Para Líderes - 10 RAZONES PARA PERMANECER EN EL MINISTERIO JUVENIL

¿De Qué se Trata?: Diez poderosas razones para que no abandones el llamado que Dios te ha dado.

 

1. Para responder al llamado de Dios. Moisés estuvo de pie ante un arbusto ardiente. Abraham se disponía a partir con un destino indeterminado. Jacob luchó con Dios. Y tú lidias con un grupo rebelde de adolescentes. Cuando Dios agarra tu corazón no puedes liberarte del apretón, aunque quieras. El proceso de selección de Dios proporciona pocas vías de fuga, si no me crees pregúntale a Jonás. Ser llamado por Dios no significa que nosotros alguna vez no queramos abandonar la misión. Sin embargo, aunque lo deseemos nos resultaría casi imposible hacerlo. Esto demuestra que, profundamente, sabemos que hacemos exactamente lo que Dios desea que hagamos. Y ese es el motivo principal para seguir.
2. Para conducir a los adolescentes hacia una fe madura. Hacia el final de Hebreos 4, el escritor exhorta a los creyentes que no se esfuerzan en crecer espiritualmente. El Padre quiere que sus niños maduren y se conviertan en caminantes adultos, no que gateen como niños toda la vida. Cuando los adolescentes entran en la universidad o consiguen su primer trabajo, si tienen una fe inmadura ésta se derrumbará bajo las presiones de la vida. Si enseñas a los adolescentes a desarrollar una fe firme en Dios por medio del estudio de Biblia, la oración, y el compañerismo cristiano, antes de que ellos dejen el grupo, sabrán cómo mantener su fidelidad durante toda su vida.

3. Para fortalecer las relaciones familiares. ¿Alguien sabe actualmente lo que es un núcleo familiar? Un enorme porcentaje de adolescentes y jóvenes tienen sustitutos: padrastros, madrastras, hermanastros hermanastras. Son pocos los chicos que tienen el privilegio de crecer hasta llegar a adultos al lado de sus padres originales. El divorcio y la muerte son las causas principales para la ruptura familiar. Pero cualquiera sea la estructura familiar de los jóvenes del grupo, nuestro objetivo debe ser reforzar las relaciones existentes, para la gloria de Dios. Conéctate con cada familia y proporciónales educación, estímulo, y apoyo, independientemente de cómo sea su base familiar.

4. Para conducir a los adolescentes hacia Cristo. EL ministerio juvenil es básicamente una tarea pastoral. Podemos tener muchas o pocas ovejas con nosotros. Pero lo cierto es que son muchas más las ovejas que vagan perdidas en las colinas, que aquellas que están a salvo en el refugio de los brazos de Dios. La permanencia en el ministerio asegura que más ovejas se acercarán para conocer al verdadero Pastor. Los líderes juveniles son como un oasis en medio del desierto, a la que los adolescentes pueden llevar a sus amigos sedientos para que tengan dirección espiritual y sean saciados de la bendición de Dios. Cuando tus jóvenes saben que tú siempre estás allí para guiarlos, tienen menos miedo de compartir a Cristo, porque saben que no llevan el peso ellos solos.

5. Para equipar a los adolescentes para la vida. Efesios 4:12-13 declara que Dios escoge a sus ministros “a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta, conforme a la plena estatura de Cristo”. Equipa lugares, y provee las herramientas necesarias para que tus adolescentes se preparen para la vida como hombres de Dios.
¿Qué herramientas necesita tu grupo para hacer que Efesios 4:12-13 sea una realidad?

6. Para reforzar el futuro de la Iglesia. Sabemos que los adolescentes son la iglesia de hoy, no de mañana. Sin embargo raramente un adolescente es invitado a las reuniones ministeriales, y definitivamente no tienen opinión en las reuniones de negocio de la iglesia. Su presencia puede ser bienvenida, pero ¿qué pasa con su voz y su voto?
Usa los años de la adolescencia para entrenar a los chicos a jugar un papel activo en el desarrollo de la iglesia, fortaleciéndola y edificándola con su participación e ideas. Forma equipos de liderazgo y enséñales cómo tomar buenas decisiones y mantener una actitud que eleve la voluntad de Dios por sobre la tradición, o la opinión personal.

7. Para mostrar a los adolescentes que la gente se preocupa por ellos. A los adolescentes se les hace difícil de creer que uno realmente se preocupa por ellos, a pesar de sus espinillas, los estirones, la carencia de coordinación y otras congojas adolescentes. Manifiéstales cómo te preocupas, diciéndolo y demostrándolo. Comunícales verbalmente que te preocupas por ellos. No dejes que pase ni una clase sin declararlo en voz alta. Demuéstrales que te preocupan, estando allí cuando ellos necesitan un amigo.

8. Para usar tus dones. Dios no te dio un don para que lo pongas bajo la tierra, ¡entonces, deja que tu don brille!
¿Qué don (regalo) te ha dado Dios?
Tú conoces el dicho “úsalo o lo pierdes”. ¿No hay una parábola acerca de eso?

9. Para recibir la recompensa de ver las vidas cambiadas. “Nunca pensé que Susana se acercaría al Señor con la vida que llevaba”. El Dios que hace semejante milagro por la vida de alguien del grupo, merece quedarse en el ministerio para siempre. Cuando Dios comienza a obrar en tu ministerio en forma real, no para. Al contrario, comenzarás a ver más y más milagros en la vida de tus jóvenes. Eso no tiene precio para un líder. Es probable que tengas reuniones de adolescentes dinámicas y divertidas cada día. Pero una vida que cambia, es inolvidable.

10. Para recibir un pago por algo que te gusta hacer. Relee los números uno al nueve. Recibir el pago por tu trabajo es muy importante. Pero recibir un pago para hacer lo que te gusta hacer, ¡es mejor! Tanto si tu paga proviene de una jornada completa como de media jornada, es una bendición. Si tú eres solamente un voluntario, y sabes de qué hablo, te doy especiales gracias por hacer lo que Dios quiere, sin recibir ninguna retribución. Ora a Dios para que puedas dedicarte a tiempo completo sirviendo a los jóvenes.

Extracto del libro: Ideas, Estrategias y Técnicas Para Potenciar Tu Ministerio Juvenil

Por varios autores



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner