Bienvenido a Nuestro Blog

De Novios – LOS MITOS DE LOS “SOLOS Y SOLAS” 1

De Novios - LOS MITOS DE LOS "SOLOS Y SOLAS" 1

Todos los seres humanos tenemos creencias, ideas acerca de cómo deben ser las cosas. Una creencia se transforma en mito cuando la persona cree en ella como si se tratara de una verdad que no puede ser modificada, algo de lo cual no se puede dudar. A veces nuestros padres nos trasmiten conceptos y creencias que debemos obedecer “sí o sí”, y esas ideas gobiernan nuestra vida aunque no nos demos cuenta. Los mitos adquieren poder sobre nosotros porque creemos en ellos y regimos nuestra vida por ellos, sin cuestionarlos.

Hay mitos personales, culturales, familia y espirituales. Cuando en algún momento alguien cuestiona y rechaza alguno de esos mitos, la gente se enoja. Esto ocurre porque los mitos tienen enorme arraigo afectivo y a nadie le gusta que sacudan el piso que creía firme. Todos tenemos creencias arraigadas que consideramos verdaderas, y funcionamos con ellas; cuando esas ideas son erróneas, nos traen problemas. Por ejemplo “cuando me case con él, lo cambiaré”. Esta es una idea errónea que provoca mucho mal.

A continuación nombraremos algunos mitos que hacen daño a las personas sin pareja.

1. Dios tiene un hombre elegido para mí.

Este mito es uno de los peores que se han enseñado en las iglesias. Les decimos a las jóvenes que deben “pedir a Dios el hombre que ya está elegido por él”. En una oportunidad, estaba dando una conferencia y una joven me preguntó: ¿Tiene Dios un solo hombre para mí?

Cuando le dije que no, que Dios no tenía un solo hombre elegido para su vida, se puso a llorar. Asom­brado, le pregunté qué le sucedía. La joven contó a todo el grupo que había conocido a un joven profesional, se habían enamorado y andaban a las mil maravillas; ella sentía que era el compañero de su vida, pero un accidente de automóvil le quitó la vida al joven, y desde entonces ella sufría porque pensaba que, si Dios había elegido ese único joven para ella, como le habían enseñado, ya no tenía nada que esperar.

Algunos cristianos se equivocan respecto a la manera de encontrar la voluntad de Dios. Conocen a alguien y piden señales del cielo para saber si “es este o ha de esperar a otro”. La voluntad de Dios es que conozcas a alguien que te ame, y a quien ames, y que juntos amen a Dios. Como padre, yo no le diría a mi hija: “Hija, mi volun­tad es que te cases con ese joven”. Mi consejo será que busque a alguien que la ame y a quien ella ame y que juntos tengan un perfecto amor hacia Dios. Para eso está el noviazgo, para ver si ese proyecto de amor se da o no.

2. Te prometo que cambiaré.

Si conociste a alguien que es mujeriego, juega, se droga, y te promete “cambiar”… no le creas. “Con mi amor” (piensan algunas mujeres al mejor estilo “la bella y la bestia”), un día le daré un beso y él será distinto; dejará de pegarme, de celarme, de emborracharse”.

3. Cuando tenga pareja dejaré de estar solo.

Hay tres tipos de soledad: cuando estamos físicamente solos, cuando nos sentimos solos, y cuando queremos estar solos. La soledad en sí misma no es mala, más bien es algo saludable. Necesitamos estar solos. Esta es una soledad creativa, que nos da espacio para reflexionar, para encontrarnos con nosotros mismos y para tener comunión con Dios. Es una soledad que nos sirve para revisar, para evaluar cómo está nuestra vida.

Sin embargo, cuando esta soledad se extiende en tiempo y profundidad, comienza a ser negativa. Hablamos de la soledad nega­tiva cuando la persona comienza a analizar obsesivamente su vida, a sentirse con baja estima, a sentir que nadie la quiere. La soledad es negativa cuando la persona comienza a tener dificultad para relacionarse con los demás y eso la lleva al aislamiento, a quedarse callado, a estar en una reunión pero no participar. Esta es la soledad negativa, que debe ser resuelta.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Solos y Solas”

Por Bernardo Stamateas

Lee Los Mitos de los “Solos y Solas” 2

Lee Los Mitos de los “Solos y Solas” 3 



2 Comentarios para De Novios – LOS MITOS DE LOS “SOLOS Y SOLAS” 1

  1. yudiths15

    Hola Dlb! entonces m puede explikar el pasaje de Isaac y Rebeca?

    “Era Abraham ya viejo, muy entrado en años, y Yavé le había bendecido en todo. Dijo, pues, Abraham al más antiguo de los siervos de su casa, el que administraba cuanto tenía: “Pon, te ruego, tu mano bajo mi muslo. Yo te hago jurar por Yavé, Dios de los cielos y de la tierra, que no tomarás mujer para mi hijo de entre las hijas de los cananeos, en medio de los cuales habito, sino que irás a mi tierra, a mi parentela, a buscar mujer para mi hijo Isaac” (Génesis, 24, 1-4).

    El siervo, lógicamente, le presenta una serie de objeciones porque no le parece tarea fácil ésa:

    “Y si la mujer no quiere venir conmigo a esta tierra, ¿habré de llevar allá a tu hijo, a la tierra de donde saliste?” Díjole Abraham: “Guárdate muy bien de llevar allá a mi hijo. Yavé, Dios de los cielos, que me sacó de la casa de mi padre y de la tierra de mi nacimiento, que me ha hablado, y me juró, diciendo: A tu descendencia daré yo esta tierra, enviará a su ángel ante ti y traerás de allí mujer para mi hijo. Si la mujer cono quisiera venir contigo, quedarás libre de este juramento, pero de ninguna manera volverás allá a mi hijo”. (Génesis, 24, 5-8).

    El pobre siervo, desorientado, parte para la tierra de su señor y allí hace lo que él considera más lógico: le pide una señal a Dios:

    “Tomó el siervo diez de los camellos de su señor, y se puso en camino, llevando consigo de cuanto bueno tenía su señor, y se dirigió a Aram Naharaím, a la ciudad de Najor. Hizo que los camellos doblaran sus rodillas fuera de la ciudad, junto a un pozo de aguas, ya de tarde, a la hora de salir las que van a tomar agua, y dijo: “Yavé, Dios de mi amo Abraham, salme al encuentro hoy, y muéstrate benigno con mi señor Abraham. Voy a ponerme junto al pozo de agua mientras las mujeres de la ciudad vienen a buscar agua: la joven a quien yo dijere: Inclina tu cántaro, te ruego, para que yo beba; y ella me respondiere: Bebe tú y daré también de beber a tus camellos, sea la que destinas a tu siervo Isaac, y conozca yo así que te muestras propicio a mi señor” (Génesis, 24, 10-14).

    Donde si se le pide una Señal a Dios?

    • Edgardo

      Hola Judiths15. ¡¡Bienvenida!! Sinceramente, no entiendo cuál es concretamente tu pregunta aceca de ese pasaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner