Bienvenido a Nuestro Blog

Para Líderes – DESEO TRABAJAR CON JÓVENES, PERO…

Para Líderes - DESEO TRABAJAR CON JÓVENES, PERO...

¿De Qué se Trata?: Deseo trabajar con jóvenes y sé que Dios desea usarme en este ministerio, pero mis líderes (pastor/es) no me apoyan. ¿Cómo puedo hacer algunos cambios?
Esta no es una situación muy fácil, pero sí es común en muchas iglesias. Los jóvenes están deseosos de hacer cosas para nuestro Dios, pero los líderes de la iglesia no los quieren apoyar.
Es excelente que desees hacer cambios en tu iglesia. Los cambios son buenos, pero pueden ser peligrosos. Todo cambio necesita de personas que los lleven a cabo y los de tu iglesia definitivamente necesitan el apoyo de tus líderes. Para contestar esta pregunta sería necesario hacer otras preguntas. La primera es esta:

¿Qué has hecho para construir una buena relación con los líderes de tu iglesia?

¿Qué has hecho para venderles la visión a tus líderes y hacer que lleguen al punto de creer que realmente deben hacer este cambio?

¿Sabes que lo más importante no son los cambios sino las relaciones alrededor de los cambios?

Seguramente los líderes apoyarán un cambio que vean nacer.

¿Cuándo fue la última vez que invitaste a uno de estos líderes a comer en tu casa o a tomar un café y así aprovechar la oportunidad para venderles la visión?

¿Cuándo fue la última vez que apoyaste algún cambio que ellos deseaban realizar (si es que han hecho algún cambio)?

En otras palabras, tener buenas relaciones es lo que se sugiere antes de realizar un cambio.

 

Ahora bien, si ya trataste de desarrollar buenas relaciones con tus líderes y aún parece imposible romper la pared de la frialdad o la indiferencia, entonces tengo otra sugerencia. Permíteme aclarar que esta sugerencia es muy personal y al mismo tiempo es una sugerencia fuerte.

¿A quién nos llama Dios a serle fiel? Únicamente a Él. Esto quiere decir que si en tu iglesia no te apoyan para hacer algo que tú sabes es la voluntad de Dios, tal vez tengas que considerar seriamente salir de esta iglesia y buscar un ministerio que crea y esté dispuesto a invertir en los jóvenes.

Jeffrey D. De Leon



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner