Aquí presentamos una actividad divertida, creativa y contemporánea para usar en conjunto con un estudio de la parábola de los talentos que se encuentra en el Nuevo Testamento. Ese relato, como recordaremos, involucraba a un hombre que les dio a tres personas una cantidad similar de dinero (talentos), diciéndoles que debían comerciar con ellos mientras él se encontraba de viaje. A su regreso, se enteró de que las tres personas habían manejado los talentos de diferentes maneras. La primera persona había multiplicado diez veces su cantidad original de talentos, la segunda había logrado incrementarla cinco veces. El tercer hombre, sin embargo, lo había guardado envuelto en un pañuelo. La historia completa está narrada en Lucas 19:11-27.

(Nota: A pesar de que es cierto que el talento en la historia se refiere a dinero, el énfasis de la historia no está en el dinero, sino con lo que se hace con ese regalo. No permitamos que el grupo se detenga en los diferentes significados de la palabra «talento»).

Llenemos bolsas de plástico o de papel con una variedad de clips, bolas de algodón, cinta adhesiva, bandas elásticas, paletas, palillos de dientes, pajillas (todo lo que encontremos a mano). Pongamos un poco de todo en cada bolsa. Entreguémosle a cada persona una bolsa con estas instrucciones: «Vean lo que pueden hacer con lo que está adentro». No digamos nada acerca de la razón de esta actividad, no mencionemos la parábola, no demos más detalles en este punto. Tengamos un poco de goma, papel, tijeras y otros artículos básicos disponibles por si fueran necesarios. Luego observemos lo que hacen los chicos.

Algunos se pondrán a trabajar de inmediato; otros se darán por vencidos en seguida. A propósito, indiquémosles a los jóvenes que está permitido prestarse o intercambiar artículos entre ellos. Después de más o menos 20 minutos, pidámosles a los chicos que muestren y expliquen sus creaciones. Luego leamos la parábola de los talentos y discutamos a partir de estas preguntas:

¿Qué palabras o frases recuerdas de la parábola que acabamos de leer?

Brevemente, cuenta la parábola en tus propias palabras (obtengamos los puntos de vista de diferentes personas).

¿Qué pensaste cuando les di una bolsa llena de chatarra? Sé honesto.

¿En qué se parece la actividad de la bolsa llena de chatarra a la parábola de los talentos?

¿Cómo te sientes cuando no das de ti lo mejor o no logras desarrollar todo tu potencial? ¿Cómo te sientes cuando haces lo mejor que puedes y optimizas tu potencial? (Robin Kreider).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here