LA GUERRA Y LA PAZ

Este juego aborda el tema de los conflictos, la cooperación, la confianza, y otros relacionados. Además, es emocionante y muy divertido. Para este juego no importa el tamaño del grupo. Si se trata de un grupo de más de 40 personas, dividámoslo en cuatro «continentes» de ocho personas cada uno. Luego separemos cada continente en cuatro países de dos personas. Cada continente jugará aparte. Pero si el grupo es pequeño, digamos de 12 personas, entonces separémoslo en cuatro continentes de tres personas cada uno. Hagamos lo que consideremos conveniente para formar cuatro grupos pequeños. El objetivo es que cada grupo pequeño, ya sea continente o país, mejore su situación económica. En otras palabras, que gane dinero. Esto se logra al declarar la guerra o la paz en 10 rondas sucesivas en el juego. Para empezar, entreguemos una copia de la planilla de juego a cada equipo (país o continente). La planilla de juego está formada por una table de 7 columnas y 11 renglones.

  • 1º Columna: Ronda. Y en cada renglón enumeras: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10.
  • 2º Columna Tiempo. Y en cada renglón escribes: 2 min., 1 min., 1 min., 2 min., 1 min., 2 min., 1 min., 2 min., 1 min., 2 min.
  • 3º Columna: Declaración de Guerra o Paz. Dejas los renglones en blanco.
  • 4º Columna: Ganas. Dejas los renglones en blanco.
  • 5º Columna: Pierdes. Dejas los renglones en blanco.
  • 6º Columna: Balance. Dejas los renglones en blanco.
  • 7º Columna: Bono. En los renglones 4, 6, 8 y 10, escribes respectivamente X2, X3, X5, X10.

Instrucciones: El juego consiste en 10 rondas en las que cada equipo declara si está en guerra o en paz. Ganan o pierden dinero de acuerdo a cómo hayan contestado los otros 3 países. Esta planilla nos ayudará a aplicar pagos en cada ronda.

Posibles Resultados:

  • Los 4 países declaran GUERRA. Todos pierden un millón de dólares.
  • Tres países declaran GUERRA. Ganan un millón de dólares cada uno.
  • Un país declara PAZ. Pierde tres millones de dólares.
  • Dos países declaran GUERRA. Ganan dos millones de dólares cada uno.
  • Dos países declaran PAZ. Pierden dos millones de dólares cada uno.
  • Un país declara GUERRA. Gana tres millones de dólares.
  • Tres países PAZ. Pierden un millón de dólares cada uno.
  • Los 4 países declaran PAZ. Ganan un millón de dólares cada uno.

Tienen que trabajar como un equipo para tomar las decisiones, una vez que estén escritas, no podrán ser modificadas. Las reglas de cómo usar la planilla se explican por sí mismas. Cada uno de los cuatro países simplemente declara estar en guerra o en paz con los demás. Al final de cada ronda utilizan el primer cuadro para determinar cuánto dinero gana o pierde cada equipo. Por ejemplo, en la primera ronda, si un país declara la guerra y los otros tres la paz, entonces el país que declaró la guerra gana 3 millones de dólares y los tres países que declararon la paz pierden un millón cada uno.

Asegurémonos de que todos entiendan cómo se juega antes de empezar. El líder hará de juez internacional, deberá llevar el tiempo y anunciar, ronda a ronda, cuánto dinero gana o pierde cada equipo. En las rondas 4, 6, 8 y 10, hay una serie de bonos que aumentarán considerablemente la cantidad de dinero que cada país gane o pierda. Por ejemplo, en la ronda 8 habrá que multiplicar las ganancias o pérdidas por cinco.

El cuadro indicará cuánto tiempo tiene cada país en cada ronda para decidir si declara la guerra o la paz. Una vez que lo han decidido, deberán escribirlo es sus hojas de control. Cuando todos estén listos, se leerán sus declaraciones. El juego comienza sin que ningún país tenga dinero.

Cuando estén jugando, aclaremos que la idea no es destruir económicamente a un país, sino mejorar la economía propia. En general, a la cuarta o quinta ronda los equipos ya desconfían entre sí, y tratan de despistar y confundir a los demás. Es muy divertido. Una vez terminado el juego, apliquemos algunos principios de la Biblia con respecto a la confianza y la cooperación, y a nuestra tendencia de velar solo por los intereses propios. Hablemos de por qué hacemos lo que está mal, aun sabiendo que otra manera de actuar puede beneficiar a los demás. Esta discusión puede ser útil para muchos otros temas. (Alex Rollins).

LEGALBALL

Este juego fue creado para ilustrar que no podemos complacer a Dios solamente viviendo de acuerdo a un grupo estricto de reglas: lo que debo y lo que no debo de hacer. Este juego es una variación del béisbol, y lo mejor es jugarlo con una pelota suave, o de goma espuma y con un bate muy liviano. Se puede jugar al aire libre o en un salón. Delimitemos el campo de juego (bases, límites, etc.) y dividamos al grupo en tres equipos. Antes de que empiece el juego leamos las siguientes reglas y aclaremos que seremos muy estrictos en seguirlas. Los jugadores que rompan estas reglas serán expulsados y su equipo penalizado con una carrera.

Las reglas:

  • A. Solo se podrá jugar con una mano y un ojo. Ejemplo: una persona zurda cubrirá su ojo izquierdo con su mano izquierda y usará solamente su ojo derecho y su mano derecha. Una persona diestra hará lo inverso.
  • B. ¡No se puede correr! En todo momento solo se podrá caminar.
  • C. No se puede lanzar la pelota. Solo se la puede entregar en la mano de la otra persona.
  • D. Solo es posible recibir un lanzamiento. Si no acierta en la primera, la persona está fuera.
  • E. Habrá que pedir permiso para caminar a las bases. Si se batea la pelota, hay que solicitar permiso al árbitro para caminar a la primera base. Si el árbitro dice que no, uno queda fuera.
  • F. Hay que disculparse con los compañeros cada vez que falles en un lanzamiento.
  • G. Una falta y uno está fuera.
  • H. Jamás se debe discutir con el árbitro, ni siquiera cuestionarlo.
  • I. Habrá que anotar cuatro carreras en cada entrada.
  • J. Para ganar será necesario anotar quince carreras en total.

Continuemos con el juego (hasta donde sea tolerable para los muchachos) y conversemos acerca de lo que significa vivir en el espíritu según Gálatas 5. Te aconsejamos usar Romanos 7 y 8 u otro pasaje bíblico para profundizar en el tema. Es posible que el juego se torne divertido y frustrante a la vez. La experiencia abrirá buen tiempo para discutir cómo el legalismo impide vivir una vida abundante. ¡Buena suerte y que el equipo más religioso gane! (Don Thomas).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here