Esta es una actividad que provoca que tanto chicos como líderes reflexionen sobre sus vidas y ayuda a que nos identifiquemos con las cartas de Pablo a las iglesias.

Hagamos que los chicos se escriban una carta de parte del apóstol Pablo dirigida a ellos mismos, elogiándose y amonestándose acerca de su estilo de vida (es importante elogiar tanto como amonestar). Démosles unos veinte minutos, luego separémoslos en pequeños grupos en donde tendrán que leer sus cartas.

Otra adaptación es usar un pasaje específico (Efesios 6:10-24 por ejemplo) y reescribirlo dirigiéndolo cada uno a sí mismo. También podemos solicitarles que pequeños grupos redacten una carta para todo el grupo juvenil, evaluando lo que el grupo está haciendo o no. (Kris Yotter).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here