Aquí van algunos tips para que tengas en cuenta a la hora de organizar la recreación para tu campamento:

A. Actividades competitivas que no impliquen habilidades especiales: Un programa de recreación eficaz se logra a través de una mezcla de actividades competitivas que demanden destrezas especiales y otras que no. Las competencias que requieran habilidad, tales como el voleibol, el básquetbol y el fútbol, deberán jugarse volun­tariamente durante el tiempo libre. Las competencias por equipos en los momentos de recreación organizada no deben requerir des­trezas especiales. Por ejemplo: voleibol con globos, fútbol-tenis, y otras semejantes. Esas actividades resultan divertidas de ver y jugar y nunca dependen de un entrenamiento previo.

También son apropiados para los campamentos juegos como las escondidas, las guerras de agua, las búsquedas del tesoro, y similares.

B. Equipos: En los campamentos que duren más de un fin de semana, resulta aconsejable dividir al grupo en equipos. Los equipos pueden beneficiar el programa del campamento o perjudicarlo, según sea la actitud que tengamos hacia las com­petencias. Si cada actividad en el campamento se basa en la competencia entre equipos, entonces los acampantes se polari­zarán; el éxito o el fracaso del campamento lo determinará el que su equipo gane o pierda la competencia. Podemos evitar eso de las siguientes formas:

  • Limitemos las actividades competitivas a una o dos por día.
  • Procuremos que el equipo con más puntaje compita pri­mero en todas las actividades. Casi siempre, los equipos siguien­tes aprenden de los errores anteriores.
  • Anunciemos los resultados de las competencias tan solo una vez al día.

Los nombres de los equipos pueden ser de cualquier tipo, serios o ridículos. Los equipos pueden escoger sus propios capi­tanes, sus porristas y mascotas; escribir sus cantos y diseñar sus banderas. Los nombres ridículos que los equipos escojan pue­den basarse en cualquier cosa, desde dibujos animados y perso­najes de películas, hasta nombres inventados por ellos mismos.

Por ejemplo, un grupo de líderes designó a sus equipos con nombre serios: Fe, Amor, Esperanza y Caridad. Luego entrega­ron a cada equipo una cámara de video y les indicaron que debían producir un video de tres minutos (serio o humorístico) que comunicara el nombre de su equipo.

C. Puntos: Otorgar puntos es gratis, así que ¿por qué dar a un equipo tres puntos cuando podemos darle trescientos o tres mil? Cuando los participantes reciben tres mil puntos, sienten que en verdad han ganado algo.

Podemos conceder puntos por casi cualquier cosa. Recordemos que lo importante no es ganar sino pasar un tiempo agradable. Así que no nos excedamos. Si un equipo le lleva mucha ventaja al resto con su puntuación, siempre pode­mos emparejar las cosas distribuyendo puntos de castigo (puntos en contra) y puntos extras. Cuidemos que los puntos premien toda una diversidad de intereses y habilidades, y no tan solo destrezas físicas. Intentemos presentar competencias variadas, para que todos los adolescentes tengan la oportuni­dad de sentirse «buenos» en algo.

El equipo que al finalizar la semana resulte ganador puede recibir un premio especial, un helado para cada integrante, por ejemplo; pero generalmente el hecho de ganar es suficiente.

Extracto del libro Campamentos

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here