LISTAS DE CONTROL PARA COCINAR EN GRUPO

Aquí presentamos una excelente idea para los retiros en que los chicos cocinan su propia comida. Dividamos a los acam­pantes en pequeños grupos de cocina. Pueden separarse por habitaciones, por familias o según alguna otra categoría. A cada grupo se le asignará una comida, que deberá preparar y servir al resto del campamento. Para que el trabajo de cocinar, servir y lavar los platos resulte más liviano, podemos repartir con anticipación algu­nas listas de instrucciones detalladas «paso a paso» sobre cómo preparar y servir la comida. Para evitar problemas en la organización de los chicos, debemos lograr que cada uno tenga algo que hacer y debemos prevenir todos los errores que pudieran arruinar una comida. Los adolescentes lo apreciarán y también nosotros. (Rhonda C. Knight).

A continuación, incluimos algunos ejemplos que nos ayuda­rán a confeccionar las listas, de acuerdo con el menú que utilicemos:

CENA DEL DÍA VIERNES

  • Ordenar la comida que se trajo para el retiro y colocar en la heladera lo que corresponde.
  • Extender el mantel.
  • Preparar las milanesas con puré.
  • Preparar dos litros de jugo en polvo.
  • Colocar sobre la mesa servilletas, tenedores, cuchillos y platos hondos.
  • Servir el jugo en los vasos.
  • Servir las milanesas y el puré.
  • Lavar: cubiertos, vasos, platos, olla. Limpiar: mesa, pisos, cocina.
  • Preparar dos litros más de jugo para el almuerzo del sábado y colocarlo en la heladera.

BOCADILLOS DEL DÍA VIERNES

  • Calentar un poco de aceite dentro de una olla espe­cial para preparar palomitas de maíz.
  • Derretir cincuenta gramos de mantequilla, si se desea.
  • Calentar agua o leche para preparar chocolate caliente o té.
  • Preparar tan solo media taza de maíz por vez.
  • Esparcir los granos en el fondo de la olla y vigilar­los muy cuidadosamente. Sacar las palomitas del fuego y colocarlas en un recipiente apropiado en cuanto dejen de explotar (antes de que se quemen).
  • Colocar mantequilla y sal sobre las palomitas de maíz calientes.
  • Preparar tazas y servilletas.
  • Mezclar el chocolate en polvo con la leche caliente en una jarra o preparar con el agua caliente una jarra de té.
  • Servir las palomitas de maíz y la bebida.
  • Lavar: tazas, jarra, olla, y otros elementos. Limpiar: mesa, pisos, cocina.

DESAYUNO DEL DÍA SÁBADO

  • Preparar la mezcla para panqueques siguien­do las indicaciones del envase.
  • Colocar sobre la mesa un pan de manteca, un frasco de dulce, las servilletas, los cuchillos y tenedores.
  • Preparar café y leche para llevar a la mesa.
  • Preparar jugo, servir en los vasos y colocar sobre la mesa.
  • Preparar varios panqueques para cada persona.
  • Es preferible servir los panqueques en la cocina y llevar a la mesa un plato para cada uno con sus panqueques ya servidos.
  • Este grupo estará a cargo de un tiempo breve de oración matutina. Usar creatividad.
  • Lavar: tazas, vasos, platos, cubiertos, cualquier otro utensilio. Limpiar: mesa, pisos, cocina.

ALMUERZO DEL DÍA SÁBADO

  • Poner a calentar sobre el fuego una olla grande con agua. Cuando hierva, colocar las salchichas dentro.
  • Poner sobre la mesa el mantel, los panes, mostaza, ketchup, mayonesa, platos, cuchillos, tenedores y las servilletas.
  • Pelar una cebolla y picarla bien fina.
  • Servir las papas fritas en un bol y colocar sobre la mesa.
  • Servir el jugo que se encuentra ya preparado en la heladera en los vasos, y colocar­los sobre la mesa.
  • Este grupo estará a cargo de dar gracias en la mesa.
  • Postre: Servir en un plato las galletas.
  • Preparar dos litros más de jugo para la cena y colocarlos en la heladera.
  • Lavar: platos, cubiertos, olla, vasos. Limpiar: mesa, pisos, cocina.

CENA DEL DÍA SÁBADO

  • Lavar la lechuga y los tomates. Cortar los tomates en rodajas.
  • Colocar sobre la mesa la cebolla picada que sobró del almuerzo.
  • Cocinar las hamburguesas.
  • Colocar sobre la mesa los platos, con los tenedores, las servilletas, los panes y los ade­rezos.
  • Servir el jugo que se encuentra ya preparado en los vasos, y colocar sobre la mesa.
  • Este grupo estará a cargo de las oraciones en la mesa.
  • Lavar: platos, cubiertos, vasos. Limpiar: mesa, pisos, cocina.
  • Preparar dos litros más de jugo para el siguiente día y colocarlos en la heladera.

DESAYUNO DEL DÍA DOMINGO

  • Mezclar siete huevos y dos tazas de leche, para preparar torrijas.
  • Cortar rodajas de pan (catorce si el pan es grande, veintiocho si es pequeño).
  • Sumergir las rodajas de pan en la preparación. Freírlas en una sartén caliente con un poco de manteca. Darlas vuelta, para cocinarlas de ambos lados.
  • Sacarlas del fuego y colocarlas en un plato. Espolvorearlas con abundante azúcar cuan­do aún están calientes.
  • Preparar la mesa con siete platos, los tene­dores, los cuchillos, los vasos y las servilletas.
  • Colocar sobre la mesa una jarra de leche y el jugo que se encuentra ya preparado en la heladera.
  • Este grupo estará a cargo de las oraciones matutinas en la mesa.
  • Lavar: platos, cubiertos, vasos. Limpiar: mesa, pisos, cocina.

CHOCOLATE CALIENTE PARA CINCUENTA

Los chicos de cualquier retiro aman el chocolate caliente. Aquí presentamos una alternativa al que se prepara simplemente derritiendo barras de chocolate en leche caliente. Esta receta sirve para 50 vasos. (David Washburn). Podemos variar las cantidades, pero siempre respetando esta proporción:

  • 7 1 /2 litros de agua
  • Leche en polvo (la cantidad que correspon­da a 7 1/2 litros de agua)
  • 500 gramos de Nesquik de Nestlé
  • 500 gramos de azúcar impalpable
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada o 1 cucharada de canela en polvo.

COCINA ENLATADA AL AIRE LIBRE

A continuación, una manera especial de cocinar hamburgue­sas, huevos, o cualquier cosa que deseemos cocinar al aire libre. Los materiales que se necesitan son una lata grande y vacía (como las de salsa de tomates o conservas; una lata de litro y medio estará bien; puede conseguirla en algún restau­rante local, ya que ellos las tiran después de usarlas), algunas ramas secas, papel para encender el fuego, fósforos y, por supuesto, la comida. Tomemos la lata vacía con el extremo abierto hacia abajo. Perforemos un orificio a un costado de la lata, cerca del extre­mo opuesto, para que pueda salir el humo. Encendamos una pequeña fogata y coloquemos sobre ella la lata, con el extre­mo abierto hacia abajo. De esta manera podremos freír la comida sobre la superficie de la lata. ¡Da resultado! (Betty Horgen).

Extracto del libro Campamentos

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here