Bienvenido a Nuestro Blog

Estudios Bíblicos – ESTOY RESENTIDO

Estudios Bíblicos - ESTOY RESENTIDO

Guardar RESENTIMIENTOS en nuestro interior es no tener la disposición a perdonar. Es, sencillamente, no querer perdonar. Si hay resentimientos no hubo perdón. Pero si hay perdón no habrá resentimientos.

 ¿Alguna vez te sucedió algo así?

  • Alguien te hizo daño: fue grosero o áspero…
  • Fuiste despreciado o rechazado…
  • Te maltrataron, con golpes, con palabras o con indiferencias.
  • Alguien contó cosas íntimas de vos y te avergonzaste…
  • Sentís que te trataron injustamente…
  • Las actitudes de alguien que vos querés mucho te lastimaron…
  • Te disciplinaron (o castigaron) con mucha severidad…
  • Uno de tus profesores te humilló delante de todos tus compañeros mientras se reían de vos…
  • Te dijeron que no servías, que no hacías falta…
  • Se burlaron de tu cuerpo y de tu apariencia física…
  • Te echaron en cara cosas del pasado…

¿Cómo te sentiste interiormente? ¿Cómo reaccionaste? ¿Aún te dura lo que sentiste?

Sea lo que fuere que te hayan hecho, poco a poco, comienzas a acumular amargura dentro tuyo. Sólo escuchar el nombre de “esa” persona te revuelve la herida interior que te produjo. Recordás todo lo que te dijo o te hizo y (aunque lo disimules) te vas llenando poco a poco de resentimientos. Si elegís no perdonar, tarde o temprano, la amargura controlará tu corazón. Echará sus raíces y lo controlará todo en tu vida. Perjudicará tus pensamientos, lastimará tus emociones y destruirá tu vida espiritual.

Mirá lo que dice Hebreos 12:15. No querer perdonar generaresentimiento. El resentimientos produce amargura. La amargura, con el tiempo, se transforma en odio. Y el odio te lleva a la venganza. Si seguís este camino negativo vas a terminar mal, porque la venganza nunca soluciona nada, por el contrario, lo empeora todo. Necesitas otra solución.

La Solución de Dios.

¿Cuál es la solución que Jesús nos propone? Leé en Mateo 6:12,14-15.

¿Qué ejemplo nos da Jesús para imitar? Mirá Lucas 23:33-34 y Col.3:13.

¿Por qué PUEDO y DEBO perdonar?

1º. Según Romanos 6:6 y Gálatas 2:20 ¿qué ha sucedido en tu vida?

Esto significa que tenés la vida completa de Cristo, ¡sos alguien nuevo en Cristo! con la capacidad que él te da para perdonar todo lo que te pudieron haber hecho, hace años o ayer mismo. Si alguien te ofende o te lastima ya no necesitás reaccionar con violencia o con depresión, aun cuando sientas el dolor y la tristeza, porque vos estás muerto y Cristo vive en lugar tuyo. Podés perdonar.

2º. Filipenses 4:13 ¿incluye el perdón?

Mediante Jesucristo que vive en nosotros queremos y podemos perdonar, y al hacerlo nos libramos de toda amargura y resentimiento. ¡Y podemos aprender a practicar Mateo 5:44!

Conozco a una chica que llegó a padecer de anorexia a causa de la amargura y resentimientos que sentía contra su papá. Cuando ella pudo confesar su pecado y perdonar a su papá fue sanada interiormente y a los pocos meses su anorexia desapareció.

¿Cómo Perdono?

¿Qué enseña Jesús en Marcos 11:25? Perdonamos orando. Aquí te damos un ejemplo de oración que podés hacer:

“Padre, en éste momento, en el nombre y poder de Jesús, yo perdono a ……………………………… por lo que me ha hecho (nombrálo específicamente). Perdoná también mi pecado de amargura y resentimiento. En el nombre de Jesús. Gracias Papá. Ya he perdonado. Recibo también tu perdón y creo que tu amor me llena”.

Cuando perdonamos Dios nos sana interiormente y sana nuestras relaciones con los demás.

Extracto del libro “Verdades Que Sanan”

Por Edgardo Tosoni



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingresa tu email y recibe actualizaciones:

Enviado por FeedBurner