¿De Qué se Trata?: Tu grupo juvenil aprenderá por qué Jesús quiere que seamos sus seguidores.

Pasaje Clave: Juan 10:1-18, 27-30.

PREPARACIÓN PREVIA.

Antes de que lleguen los jóvenes ten preparado el salón con diferentes tipos de obstáculos. En un extremo del salón escribe: “Corral”.

INTRODUCCIÓN.

Una vez que lleguen, pide un voluntario para que actúe de “pastor”, el resto del grupo serán las “ovejas” y todas tendrán que vendarse los ojos.

Las ovejas se agruparán en un extremo del salón y tendrán que ir caminando, siempre con los ojos vendados, hacia el otro extremo del salón, teniendo cuidado con los diferentes obstáculos que encontrarán en el camino.
Luego diles: Nuestro voluntario servirá como su “pastor”. Él los ayudará dándoles indicaciones para que vayan en la dirección correcta. El juego finalizará cuando todos ustedes estén juntos en el “corral”.
Mientras se desarrolla el juego, haz las cosas más difíciles para las “ovejas” empujándolas hacia el camino equivocado, cambiando el rumbo que llevan, etc.

Si tienes más de 20 personas, podrías intentar usar 2 o más pastores y corrales, y hacer que las ovejas se identifiquen con cada rebaño haciendo balidos diferentes.

DESARROLLO.

Cuando el juego haya terminado, pregúntales:

¿Cómo te sentiste siendo una oveja? (Por ejemplo: Me sentí indefenso; confundido; molesto; fue divertido.)
¿Cómo te sentiste siendo un pastor? (Por ejemplo: Tenía el poder; fui necesario; estaba ocupado.)
¿Cómo se sintieron las ovejas en relación al pastor? (Por ejemplo: Dependientes; agradecidos; desagradecidos.)
¿Cómo reaccionaste cuando te diste cuenta que alguien te estaba llevando por el camino equivocado? (Por ejemplo: Me enojé; me confundí.)
¿En qué se parece ser cristiano a ser una oveja? (Por ejemplo: Dependemos de Jesús; los cristianos vagarían sin la dirección de Dios.)
¿Qué nos enseña esta actividad sobre nuestra relación con Dios? (Por ejemplo: Dependemos de Jesús; podemos descarriarnos si queremos; Jesús es bondadoso; hay obstáculos; otras personas o cosas interfieren.)
¿Qué cosas específicas podemos hacer para ser mejores “ovejas”? (Por ejemplo: Escuchar más a Dios; seguir las indicaciones de Dios; permanecer cerca del resto del rebaño de Jesús.)
¿En qué se parece ser guiados hacia el camino equivocado con ser alejados de nuestra fe en Dios? (Por ejemplo: La gente trata de hacer que hagamos cosas malas; a veces no miramos hacia dónde estamos yendo y terminamos haciendo algo malo.)
Luego de intercambiar opiniones, forma cinco grupos y asígnale a cada grupo el pasaje clave de Juan 10:1-18, 27-30. Cada grupo deberá buscar las cualidades o conductas que describen a una oveja cristiana y anotarán sus conclusiones.

Cuando hayan terminado leerán o explicarán sus conclusiones.
Concluye enfatizando qué significa ser una oveja en relación a Jesús: amarlo, hacer su voluntad, oír su voz y seguirle.

CONCLUSIÓN.
¿Resulta siempre fácil ser una oveja? Ser una oveja no siempre es fácil. Tampoco es fácil tomar siempre las decisiones correctas y seguir a Jesús, pero porque Jesús quiere que seamos sus ovejas, Él te dará el poder para seguirlo y amarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí