Los Salmos pueden ser usados efectivamente para enseñar los conceptos de la oración y petición, alabanza y acción de gracias. También son útiles para comunicarle a un grupo la lucha que tienen los individuos en la comunidad de los fieles con las emociones de dolor, desesperación, pena, amor, odio, gozo y excitación. Más abajo se encuentran resúmenes de lecciones sobre dos tipos de salmos.

I. SALMOS DE RECLAMACIÓN O PETICIÓN.

A. Información

1. La intención de las quejas: pedirle a Dios que cambie una situación o que traiga alivio.

2. Ejemplos de los dos tipos: Individual: Salmo 5, 6, 13, 22, 28, 38, 43, 54, 61. Comunidad: Salmo 44, 74, 80, 83, 94.

3. Situación histórica de la queja: 1 Samuel 7, Jeremías 14:1-9,17-22.

4. Situación en la que se encuentran los que se quejan: enfermedad, derrota, persecución, opresión, desánimo, necesidades físicas (dar a luz, lluvia, comida, etc.), pecado.

5. Componentes de las quejas: (a) Invocación, (b) queja, (c) oración por un cambio. En algunos salmos hay dos partes adicionales: (d) motivación a Dios para que intervenga y (e) certeza de que Dios escucha.

6. Un ejemplo: Salmo 22.

A. Invocación (Dios mío, Dios mío). vs.1a

B. Queja (clamo. y no me respondes). vs.1b-2

C. Motivación (En ti confiaron nuestros padres). vs.3-5

D. Queja (la gente se burla de mí). vs.6-8

E. Motivación (.mi Dios eres tú). vs.9-10

F. Suplica (No te alejes de mí). vs.11

G. Queja (Muchos toros me rodean). vs.12-18

H. Suplica (Señor, no te alejes). vs.19-21

I. Certeza de que Dios escucha, y alabanza (lo escucha cuando a él clama). vs.22-31

B. Actividad de grupo.

1. Pidámosle al grupo que repase las partes de un salmo de reclamación o petición; luego haz que lo dividan en invocación, queja y súplica (y motivación y certeza de escucha si se aplica).

2. Hagamos que los chicos identifiquen las diferentes emociones y actitudes (desesperación, ira, pena, miedo, temor, disgusto, etc.) y por qué el autor tenía razón al sentirse así. Solicitemos que examinen lo que el escritor quería que Dios hiciera con respecto a su situación.

3. Invitemos a que el grupo, como un todo o en pequeños equipos, comparta experiencias en las que tuvieron sentimientos y actitudes similares. Preguntémosles cómo respondieron ante esa situación, por ejemplo, orando, pidiendo consejo de amigos, autocompasión, etc.

4. Pidámosle a cada persona del grupo que se tome de diez a quince minutos para escribir un salmo propio, y luego leamos algunos de ellos con todo el grupo. Puede ser una queja de la comunidad que afecte a todo el grupo o a todos los cristianos, o una queja individual.

II. SALMOS DE ALABANZA.
A. Información

1. La intención de un himno de alabanza: alabar a Dios por quien él es y lo que ha hecho; y llamar a otros a alabarle.

2. Ejemplos: Salmo19:1-6, 29, 30, 33, 47, 48, 65, 66, 92, 93, 95, 96, 97, 98, 100; 111, 113, 145-150.

B. Actividad de grupo:

1. Solicitemos que el grupo identifique los diferentes estados de ánimo del salmo: gozo, alabanza, alivio, agradecimiento, etc., y las razones que tiene el autor para sentirse así.

2. Hagamos que el grupo, como un todo o en pequeños equipos, relaten momentos en los que sintieron gratitud o quisieron agradecer a Dios. Pidámosle que cuenten qué hicieron al respecto, por ejemplo, gritar, orar, decírselo a un amigo, etc.

3. Invitemos a cada integrante a escribir su propio salmo de alabanza, y luego leamos algunos de ellos a todo el grupo.

Recordémosle al grupo que la idea de un salmo de reclamación o alabanza no es que sea una maravillosa poesía, sino que esté dirigida a Dios desde el corazón y que no sea artificial. Los resultados son bastante gratificantes, y el grupo puede llegar a algunas conclusiones acerca de los salmos por sí mismo. (K.C. Hanson).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here