Una manera divertida de mostrarle a los chicos cómo a menudo juzgamos apresuradamente, es usando el examen siguiente:

Coloca los signos de puntuación correspondientes (punto, coma) en este párrafo, para que quede dividido en oraciones, y reemplaza las minúsculas por mayúsculas donde así lo requiera. Una vez que hayas comenzado con la corrección no retrocedas.

“Él es un hombre joven pero con experiencia en vicios y maldades nunca se le ha hallado oponiéndose a los trabajos de iniquidad se deleita en la caída de sus vecinos él nunca se regocija en la prosperidad de sus conciudadanos él está siempre listo para ayudar en destruir la paz de la sociedad no encuentra placer en servir al señor él es excepcionalmente diligente en sembrar discordia entre sus amigos y conocidos no se enorgullece en trabajar para promover la causa del cristianismo no ha sido negligente en procurar derribar la iglesia no se esfuerza en dominar sus malvadas pasiones él se esfuerza mucho para construir el reino de Satanás no presta ayuda para apoyar el evangelio entre los paganos él contribuye enormemente con el diablo él nunca irá al cielo debe ir donde recibirá su justa recompensa”.

Repartamos copias de este examen e indiquemos que cada persona haga las correcciones como se pide en el párrafo inicial. La mayoría lo echarán a perder. Cuando hayan terminado, continuemos con una discusión sobre Mateo 7:1-6.

Aquí está la forma en que el párrafo debería verse al ser corregido:

«Él es un hombre joven, pero con experiencia. En vicios y maldades, nunca se le ha hallado. Oponiéndose a los trabajos de iniquidad, se deleita. En la caída de sus vecinos, él nunca se regocija. En la prosperidad de sus conciudadanos, él está siempre listo para ayudar. En destruir la paz de la sociedad, no encuentra placer. En servir al Señor, él es excepcionalmente diligente. En sembrar discordia entre sus amigos y conocidos, no se enorgullece. En trabajar para promover la causa del cristianismo, no ha sido negligente. En procurar derribar la iglesia, no se esfuerza. En dominar sus malvadas pasiones, él se esfuerza mucho. Para construir el reino de Satanás, no presta ayuda. Para apoyar el evangelio entre los paganos, él contribuye enormemente. Con el diablo él nunca irá. Al cielo debe ir, donde recibirá su justa recompensa». (Ron Malin).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here