12. MINISTRAR EN BASURALES.

En los basureros de muchas ciudades viven niños, padres y abuelos reciclando en medio de muchísima suciedad. Algunos de ellos hasta se alimentan de la basura que hemos tirado. Son personas que no tienen otras opciones, muchas veces indocumentados, sin educación formal y nosotros podemos darles una esperanza. Un servicio importante para estas familias es llevarles comida saludable, agua limpia, lavarles el cabello y ayudarlos a eliminar los piojos. Es también un momento para darles a los niños atención, amor, diversión y un espacio de aceptación, momentos de alegría y juegos. Podemos darles una esperanza.

Preparación:

  • Preparar a nuestros hijos emocionalmente para que se encuentren con la gente más necesitada del planeta, los más rechazados. Tienen que estar preparados para enfrentar las realidades de un basurero, donde hay un olor vomitivo. Tienen que estar preparados para no menospreciar a las personas que trabajan allí por su condición; más bien deben ver a las personas más allá de sus circunstancias.
  • Coordinar con el municipio (algunos piden permisos) para planificar cómo llegar, qué programa hacer y cómo hacer el discipulado después.

Recomendaciones:

  • Idear un programa que primero llame la atención de la gente que vive allí para explicarles lo que vamos a hacer.
  • Esta gente está acostumbrada a lo usado así que valora muchísimo lo nuevo.
  • Algunos basurales son zonas peligrosas así que hay que permanecer en familia. Nosotros sugerimos hacer esto con dos o tres familias más.
  • Cuidado con las “selfies” con la gente en los basureros. No queremos exponer a los pobres usando las fotos con ellos para mostrar a otros “lo bueno que soy”.

Beneficios:

  • La pobreza no es una foto sino una experiencia real y muchos de nuestros hijos y familias nunca la han experimentado. Esta es una oportunidad para que valoren más lo que tienen.
  • Esta experiencia puede humanizar a los pobres: los pobres dejan de ser gente mala en otro lado y pasa a ser gente con necesidades que debo ayudar.
  • Transformamos nuestra forma de pensar acerca de las personas que son diferentes. Los vemos como personas que tienen la misma capacidad de conocer a Dios que nosotros.
  • Los alimentamos con comida física y también les mostramos que hay una esperanza.

Después de varios meses de hacer programas con los jóvenes del basurero, empezamos a jugar fútbol con ellos. Luego de jugar unos partidos formábamos grupos de dos, les entregábamos comida y teníamos un estudio bíblico. Un día fue muy emotivo y realmente me tocó cuando Moisés, un adolescente de catorce años de edad, dijo: “Quiero orar por la comida”. Él estaba recién convertido y oró así: “Padre nuestro, gracias por proveer comida para mí hoy, pero te pido por los más necesitados, que proveas para ellos también y, si quieres, yo puedo compartir lo que tengo”. Me quedé en silencio, mientras las lágrimas bajaban por mi rostro y caían sobre la basura. La riqueza de gratitud que mostró este niño fue un ejemplo para mí y para toda mi familia.

13. CONSTRUIR UNA CASA DE HÁBITAT PARA LA HUMANIDAD (habitat.org)

Esta es una oportunidad para construir el futuro y dar esperanza a una familia. Nos gusta esta idea porque nos conecta con otras familias en necesidad. Construir una casa para otra familia no tiene comparación.

Preparación:

  • Buscar en la página web de Hábitat para la Humanidad para ver si puedes servir como voluntario en tu país.
  • Si no la tienes, igual puedes cumplir con esta idea.
  • Encontrar gente de bajos recursos que no tiene casa o su casa está por derrumbarse.
  • Hacer el presupuesto de cuánto costaría construir la casa (incluyendo permisos legales, etc.).
  • Ahorrar el dinero como familia por varios meses, o varios años.

Recomendaciones:

  • Es importante saber quiénes son los que tienen mayor necesidad. Muchas veces pensamos que una familia es la más necesitada cuando realmente son los más ricos. Hay que hacer buenas investigaciones para decidir quiénes tienen mayores necesidades.
  • Es importante no construir una casa que sea mucho mejor que el resto de las casas del barrio. Si todos tienen esteras entonces deberíamos construir una buena casa de esteras. Si no lo hacemos así, podríamos crear celos y hasta violencia por tratarlos en forma diferente.
  • Buscar expertos y maestros en la construcción para que sea una buena construcción.
  • Hacerlo con varias familias, o un grupo de la iglesia.

Beneficios:

  • Trabajar con nuestras manos es algo importante para las nuevas generaciones.
  • Salir de sus estudios y servir es un buen ejercicio para los universitarios.

Nosotros construimos una casa para un pastor indígena en la selva. Él se había jubilado, pero como muchos pastores de esa edad, pensaba que Cristo iba a regresar antes de que tuviera que jubilarse. Así que buscamos otras familias y le construimos una casa para él y su familia. ¡Estaban muy agradecidos!

14. SERVIR A LOS REFUGIADOS.

En nuestros países de América Latina estamos viendo un aumento de los refugiados o inmigrantes. Tenemos el privilegio de poder servir a estos refugiados como familias cristianas. Hay muchas formas de servirlos y aquí veremos algunas opciones.

Opciones para servir a los refugiados:

  • Tener un cuarto y presupuesto listo para que se hospeden en nuestra casa.
  • Servirles comida, proveerles ropa, mantas, frazadas y otras cosas que necesitarán.
  • Ayudarlos a buscar trabajo.
  • Ayudarlos con sus papeles legales.
  • Llevarlos a una iglesia.

Recomendaciones:

  • Mirémoslos como si fuéramos nosotros los que estamos pasando esta situación tan difícil.
  • Muchos les echarán la culpa de todos los robos y la violencia. Es importante no ser racistas ni echarles la culpa de todas nuestras dificultades.

Beneficios:

  • Mostraremos el amor de Cristo a personas que si se hubieran quedado en su país quizá no hubieran conocido de ese amor.
  • Mostramos a nuestros hijos la importancia de servir a Jesús “disfrazado”.

Anotar tres ideas que podrían funcionar: ¿Cuáles son algunos obstáculos que tendrían que vencer como familia para servir con estas tres ideas? ¿Cómo se podrían vencer esos obstáculos? ¿Qué fecha podrían anotar para hacer estas tres ideas para servir?

Extracto del libro “Trabajemos en Familia”.

Por Rich y Elisa Brown

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here