6. PARADOJAS DE LA BIBLIA

Esta idea puede ser usada para involucrar un gran número de estudiantes con la Escritura. Planeemos un debate o una serie de debates usando las paradojas que se encuentran en la Biblia. Los temas pueden incluir: «Seguir la ley o tomarnos ciertas libertades», «¿La misericordia de Dios y la justicia divina están contrapuestas?», «Perdón o juicio», «Fuerza o debilidad», «Ser atrevidos o ser amables», «Viejo Pacto o Nuevo Pacto», etc. Es bueno que antes de los debates se realice una amplia investigación y luego los debates se conduzcan usando los formatos pertinentes. Esta es una manera emocionante de que los jóvenes desarrollen sus destrezas de comunicación y afinen sus habilidades de razonamiento. (Robert Crosby).

7. EQUIPOS DE DEBATE

En la escuela los muchachos participan a menudo de debates estructurados. ¿Por qué no organizar uno en el grupo de jóvenes? Formemos los equipos de debate y asignémosle a cada uno un tema y un programa de estudio. Démosles un par de semanas para hacer su investigación y desarrollar sus argumentos. Luego invitemos a que dos grupos discutan un tema específico (¿Es ético el aborto?, por ejemplo). Si queremos podemos usar el formato de un debate normal. Podríamos invitar, si lo deseamos, al profesor del colegio que organiza los debates para que arbitre. Escojamos temas que sean muy controversiales. (Stan Lindstadt). Estos son algunos ejemplos:

  • Aborto.
  • La bebida.
  • La infalibilidad de la Biblia.
  • Música rock.
  • Seguridad eterna (del creyente).
  • Asistencia a la iglesia.
  • Películas para mayores de edad
  • Divorcio.
  • La segunda venida de Cristo.
  • La fe contra las buenas obras.
  • Sexo prematrimonial.
  • El cigarrillo.
  • El baile.
  • Amigos que se comportan como novios, pero sin compromiso.

8. LA CÁPSULA DEL TIEMPO

Contémosle al grupo que tendrán que dejar una «misión» a sus hijos o a los hijos de sus hijos por medio de una auténtica cápsula del tiempo. Los muchachos primero tienen que decidir qué tan grande quieren que sea y cuándo desean que sea abierta (en su propia vida o en otra generación). Démosle una semana para que consideren qué tipo de objetos quieren incluir y por qué.

Para hacer la cápsula compremos un tubo plástico de PVC (de unos 50 cm de largo por 10 cm de ancho) y dos tapas para los extremos. Peguemos una de las tapas con adhesivo especial para PVC. Vamos a necesitar sobres pequeños para los objetos, un marcador indeleble negro, y un pequeño paquete de gel de silicona para evitar que se humedezca el contenido con el paso del tiempo (la silicona se puede conseguir en tiendas de manualidades o en una ferretería). Debemos incluir una cantidad de objetos que representen la fe del grupo y también algunos que reflejen los aspectos significativos de la vida cotidiana. Los muchachos van a tener que limitar sus opciones a la cantidad de cosas que entren en la cápsula que hemos preparado. Aquí van algunas sugerencias:

  • Un video de la comunidad, con vistas de la iglesia, gente, calles, tiendas, paisajes de alrededor.
  • Una foto instantánea del grupo que hizo la cápsula, con una lista de sus nombres, edades y direcciones.
  • Una pequeña y reciente traducción de la Biblia (NVI, por ejemplo).
  • Un sermón del pastor actual.
  • La historia de la iglesia local.
  • Un periódico local.
  • Una revista de noticias actual.
  • Un directorio telefónico local y actual.
  • Un reloj digital barato.
  • Una edición actual de la guía de TV.
  • Una lata de Coca Cola
  • Cualquier ítem pequeño y común de uso diario: un lápiz, un abridor de latas, una bombilla, etc.
  • Pensamientos breves escritos por los miembros del grupo sobre los problemas actuales y cómo ellos predicen que estos problemas van a ser resueltos en el futuro.

Si planeamos enterrar la cápsula en algún lugar, asegurémonos de que esté bien rotulada con tinta o pintura permanente y que queden registros de su existencia y paradero en otros lugares. Que no contenga líquidos, a no ser que la cápsula quede enterrada bien profundo (como en debajo del sótano de la iglesia) donde la temperatura del suelo sea constante y fría. Las cosas que se puedan derramar (lapiceras de tinta) deben ser puestas en sobres separados. Escribamos en un extremo del tubo la indicación: «base» y pongamos los objetos más livianos sobre los más pesados.

Después que hayamos colocado todas las cosas adentro, sellemos la tapa superior con adhesivo especial para PVC y marquemos afuera por dónde debe ser cortada para abrirla. Rotulemos todo claramente, junto con la fecha en la que esperamos que sea abierta, y pongámosla en el lugar en el que se va a quedar mientras el grupo está observando. Podríamos orar por las personas que la van a abrir, pidiéndole a Dios que bendiga su «misión» para el futuro. (David S. Parke).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here