La adolescencia es tiempo de hacer relaciones basadas en el amor, tiempo para crecer y madurar, tiempo para fortalecer y construir el carácter. No se puede pensar en dar un paso tan im­portante como el noviazgo, que prepa­ra para el casamiento, sin antes dar pasos concretos hacia la madurez como persona.

¿Qué significa madurar?

Significa tomar decisiones basadas en la voluntad de Dios. Significa pensar en forma responsable y actuar sobre la base de tus propias convicciones, y no ceder a la presión del grupo que te rodea.

¿En qué áreas debes madurar?

  1. En lo físico

Tus hormonas se encargan de ello. De todos modos, será necesario que cuides tu cuerpo. Dios quiere que lo cuides, pues es templo del Espíritu Santo, 1a Corintios 3:16.

¿Cómo cuidar el cuerpo? Descansando las horas necesarias, haciendo gimnasia (caminar o correr dos veces por semana sería suficiente), co­miendo vahado y saludable. No intoxiques tu cuerpo con alcohol o tabaco. No mantengas relaciones sexuales para estar en “onda”.

  1. En lo emocional

La adolescencia suele ser crítica en las emociones. Posiblemente tengas cambios de humor que te desconcierten a ti y también a los que te rodean. Quizás haya cosas que te irriten con facilidad o incluso te depriman. Le rebeldía suele ser parte normal en los cambios emocionales. Los jóvenes de tu edad sienten rebeldía contra las reglas impuestas por los padres, e colegio y la sociedad. Madurar significa encontrar equilibrio en tus emociones.

  1. En lo espiritual

Es sumamente importante que te mantengas integrado a un grupo juvenil en una iglesia Cristina cerca de tu casa. Participa de las actividades con otros adolescentes. Cultiva el compañerismo y comparte tus experiencias con otros que no conocen a Cristo. Cultiva el hábito de leer la Biblia y orar a Dios diariamente. Ten tu Biblia bien a mano y un libro devocional que te sirva de guía para tus encuentros con Dios.

NOTA: Una persona es madura en la medida en que es genuina y sincera y actúa con responsabilidad; que cumple sus promesas y admite sus errores: que tiene paciencia y con­trola su temperamento en toda circunstancia y es confiable para los que están cerca.

PARA TRABAJAR

  1. Coloca sí al lado de las situaciones que creas que son acciones de un joven responsable y maduro, y coloca no en su defecto:
  • Si mis amigos me presionaran a tomar whisky, yo tomaría, aunque creo que no está bien.
  • Natalia realiza sus tareas domésticas porque se lo prometió a su mamá.
  • Fernando trasnocha tres veces a la semana.
  • Santiago nunca quiere ayudar a su madre en las tareas del hogar.
  • Roberto suele arreglar sus problemas con los demás a gritos y trompadas.
  • Estela comenzó sus estudios pensando que en el futuro podrá servir a Dios con su carrera.
  • Miriam ha llamado por teléfono a su compañera de colegio pidien­do disculpas por haberle fallado en la cita.
  • Silvia fue presionada por su novio a tener sexo y ella dijo no.
  • Roxana piensa en cómo se sentiría a la mañana siguiente de haber hecho el amor, antes de tomar una decisión.
  • Cada mañana Gustavo se levanta media hora antes de ir al cole­gio, para orar.

2. Reflexiona con tus compañeros acerca de esta afirmación: ¿Un joven- cito puede ser lo suficientemente “maduro” como para dejar embaraza­da a una chica, sin ser todavía “maduro» como para ser un padre res­ponsable? ¿Qué crees?

Extracto del libro “Cuidado! Llegaron los adolescentes”

Por los sexólogos cristianos José y Silvia Cinalli.


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie, haz click: CUANDO LLEGA ALGUIEN ESPECIAL

Síguenos en Instagram para las mejores imágenes y memes cristianos: @desafio.joven

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here