Entre estación de salida y estación de llegada hay varias estaciones intermedias. Cada una nos acerca a la meta. Muchos viven como si lo que hacen hoy no tuviera importancia para el futuro; olvidan que el éxito es la suma de pequeños esfuerzos que se repiten día tras día.

Nada grande se crea de repente. Estás estudiando y te preguntas ¿qué tiene que ver esto con mi futuro? Te voy a dar la respuesta: todo.

Esa materia difícil o esa actividad aburrida no será la última vez que tengas que tratar con algo que no es de tu agrado. Tienes que sobreponerte y actuar con responsabilidad. Más allá del título de la materia o de la cara del monstruo que te tomará examen, hay un desafío que debes superar. Se trata del conocido juego: ‘¡Siempre tenemos que hacer algo que no nos agrada!’

Las personas que viven escapando y se quedan en la queja… Tilt Tilt, pierden.

Las personas que cumplen con la voluntad de Dios son aquellas que ven cada situación como una oportunidad para aumentar su conocimiento y su capacidad para enfrentar situaciones difíciles.

Aquello que te toca vivir hoy, es un paso para alcanzar la meta y debes planear cómo darlo. Cuando tenemos proyectos lejanos es bueno hacer una lista de los pasos necesarios para llegar a ese destino.

El mandamiento número dos tenía que ver con la visión a largo plazo. El número tres tiene que ver con el corto plazo, empezando por hoy. ¿Cuánta gimnasia haré por semana? ¿Qué quiero lograr este año? ¿Cuántos amigos nuevos quiero hacer? ¿Cuántas cartas voy a escribir cada mes? ¿Qué malos hábitos voy a vencer este año? ¿Qué nuevo deporte voy a probar? ¿Cómo voy a crecer en mi relación con Dios? ¿Qué libros voy a leer?

Nadie planea fracasar, pero muchos fracasan por no planear. La mejor arma no tan secreta para ayudarnos es un calendario. ¿Te pones plazos para terminar algo? La presión que implica un límite nos ayuda a llegar a lo que nos proponemos.

Volvamos al sueño grande. ¿Conoces personas que han llegado adonde te gustaría llegar?

Investiga sus vidas. Si no conoces una en vivo y en directo, hay muchas biografías interesantes. ¿Qué necesitaron para llegar adonde llegaron?

¿Estudiar? ¿Relacionarse con otras personas interesadas en lo mismo? ¿Cultivar disciplina? ¿Desarrollar la fe? ¿Orar? ¿Superar pruebas?

Muy bien, el mandamiento tres te dice que debes establecer planes y estrategias.

Cuando alguien quiere participar en una maratón tiene que correr con regularidad desde mucho tiempo antes. Si quieres casarte algún día, tendrás que pensar en elegir tu pareja y luego trazar un proyecto juntos. Para llegar a trabajar con provecho, tienes que aprender un oficio o una profesión. Si quieres ir a la universidad debes terminar la secundaria. Si necesitas un doctorado, antes debes terminar la universidad.

Cuanto más lejana la meta, más etapas intermedias necesitas establecer. Etapas breves y realistas, planeadas con inteligencia, te ayudarán a ganar experiencia, perseverancia o lo que sea necesario para llegar a tu proyecto futuro.

Haz una lista de pasos a seguir para llegar a tu meta.

Extracto de “Cumplir tus Sueños”

Por Lucas Leys


MAS INFO

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here