#10. “ESTÁ BIEN SALIR CON UN CHICO QUE NO SEA CRISTIANO”.

Esta fue una cuestión difícil. Todas las chicas con quienes hablamos estuvieron de acuerdo en que no deben casarse con un hombre que no es cristiano. Pero recuerda que una cosa es conocer la verdad, y otra creer la verdad hasta el punto de permitirle obrar en tu vida. Al examinar más a fondo este asunto, esto fue lo que encontramos:

«De verdad quiero casarme con un cristiano. Lo que sucede es que en este momento no busco casarme, así que en realidad eso no me preocupa».

«En realidad, no me parece importante que los chicos con quienes salgo sean cristianos o no. Apenas estamos en secundaria. No creo que la religión sea importante en este momento».

Este parece uno de esos temas en los que muchas conocen la respuesta correcta, pero inventan excusas tontas para no tener que vivir de acuerdo con la verdad en este momento. Algunas excusas son:

  • A veces es divertido salir y pasarla bien, flirtear y ese tipo de cosas, y no tomarlo tan en serio.
  • Es posible influir para bien al chico, traerlo al grupo juvenil y a la iglesia.
  • Si siembras una semilla puede convertirse en una bella flor. Es como esparcir la Palabra de Dios, sin importar si funciona o no. Piénsalo: si llegas a ser flexible, puedes tocar la vida de un inconverso.

La pregunta es: ¿con esto siembras semillas de pureza y fe, o semillas de conformidad al mundo? En esto vamos a ser muy sinceras contigo. Este es un asunto muy serio que trae posibles consecuencias mucho más graves y permanentes de lo que puedas imaginar.

Dios no quiere que nos “unamos” con inconversos. Su Palabra dice con toda claridad que no debemos entrar en yugo desigual con los incrédulos (2º Co.6:14-18). El matrimonio es la unión suprema entre personas. Dios no quiere que te unas en matrimonio con un incrédulo, y el poder para vivir con esa convicción empieza ahora. Si en este momento transiges en esto, será mucho más probable hacerlo cuando estés lista para casarte.

No te digas a ti misma: “Es solo una relación informal. Nunca me casaría con este chico”. Tal vez no, pero si tú inviertes tiempo, esfuerzo, interés, y ocupas tu mente en un chico, tarde o temprano se creará un lazo emocional. Y cuando esto ocurre, es muy probable que termines tomando decisiones determinantes para tu vida que nunca habrías soñado tomar.

Dios no solo quiere que te cases con un cristiano, sino con un hombre que sea tu líder espiritual. Su deseo es que todas tus relaciones te acerquen a Él y te permitan servirle con mayor eficacia. En realidad, las Escrituras utilizan la palabra “yugo” para describir la unión en una relación con otra persona (2º Co.6:14).

Imagina a dos bueyes unidos por un yugo a un arnés para llevar una carga. Si uno es débil, ¿cuánto más peso deberá sobrellevar el fuerte? ¿Cuánto frenará el débil el avance del fuerte?

Este es un tema que no da lugar a concesiones. Satanás busca robarte un futuro lleno de gozo, paz, y la oportunidad de glorificar a Dios con tu vida. No vale la pena que cambies todo eso por una relación con un chico que no tiene un corazón para Dios, y tener a cambio un futuro lleno de sufrimiento y dolor. En absoluto.

Durante años, muchas mujeres han abierto su corazón para contarnos sus profundos pesares por las decisiones que tomaron en cuanto a citas amorosas, noviazgo y matrimonio. Darían lo que fuera por poder retroceder en el tiempo y revivir esa parte de sus vidas. Por desdicha, eso es imposible. Cuando yo (Nancy) escucho a estas mujeres contar sus pesares, pienso «como desearía que todas las jovencitas pudieran oír esta historia antes de que sea demasiado tarde”.

Queremos ahorrarte el sufrimiento que otras han experimentado.

Queremos que disfrutes las mejores bendiciones de Dios por el resto de tu vida. Así que te lanzamos un desafío.

Queremos exhortarte a que hagas un compromiso muy serio. (Tal vez te consideres demasiado joven para pensar siquiera en citas amorosas, y mucho menos en matrimonio. Con todo, este es el momento para desarrollar convicciones sabias y piadosas).

Este es el reto: Compromiso sentimental de quienes van es pos de la verdad: “Me propongo no involucrarme nunca en una relación con un chico que no sea un verdadero seguidor de Jesucristo y cuyo carácter y estilo de vida no correspondan a la clase de hombre que Dios creó y deseo para mí como futuro esposo”.

Puedes pensar que esta norma parece demasiado elevada para “relaciones casuales”. Piensa en ello: si nunca sales con un chico que no está calificado para ser un esposo piadoso, las posibilidades de terminar en un mal matrimonio se reducen al mínimo. ¡Estamos seguras de que este es un compromiso del que nunca te arrepentirás!

VERDADES PARA EXTINGUIR MENTIRAS

Mentira: Está bien salir con un chico que no es cristiano.

Verdad:

  • Dios no quiere que te unas con incrédulos (2º Co.6:14).
  • Dios no solo quiere que te cases con un cristiano sino con un hombre que te lidere espiritualmente (Prov.13:29, Sal.1:1).

Extracto del libro “Mentiras Que Las Jóvenes Creen”

Por Nancy Leigh DeMoss y Dannah Gresh

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here