El mundo del primogénito en toda familia, es un mundo de adultos. Luego llega el segundo hijo que vive primero en un mundo de niños y luego en uno de adultos. Pasará lo mismo con todos los demás hermanos que se unan. Pero algo interesante es que el primer hijo le enseñará al segundo. Los dos primeros hijos luego al tercero y así sucesivamente. Cada uno le transmitirá al siguiente hermano lo que ha aprendido.

La experiencia vivida y transmitida, acorta el período de aprendizaje increíblemente. No sólo acorta el período de aprendizaje, permite que los que se paran sobre los hombros de nuestro conocimiento, generen un mejor y mayor conocimiento que nos permita a todos los seres humanos no sólo vivir mejor, sino también entre nosotros en la sociedad y con Dios.

¿Por qué escribo libros? Porque me emociona compartir lo que sé, me apasiona y sé que tiene el poder de transformar completamente la vida de otros mortales. ¿A dónde voy con todo esto? Medite ¿Cuántos libros hay en el mundo?, ¿Cuántos libros se han escrito sobre lo que le apasiona?, ¿Cuántos libros hay sobre lo que usted desea ser y hacer en la vida? Los libros contienen los mejores tesoros guardados de la humanidad. Un libro encapsula el conocimiento especializado o las vivencias personales de alguien…

No crea que toda la vida fui alguien que leía libros. Fue cuando estudié en el Instituto Bíblico en donde adquirí el hábito de la lectura. Tenía una beca trabajo, trabajaba a cambio de no pagar mis estudios y me daban $20 al mes. Estuve trabajando por un semestre en el departamento de Sonido como encargado del sonido en tres auditóriums pequeños. Pero luego pedí mi traslado a la Biblioteca. Con el calor del verano y el frío en el invierno que hay en Dallas, en la Biblioteca estaba hecho. No sabía yo que ese sería el lugar que cambiaría mi vida. Allí conocí como de 1,200 alumnos no más de 50 de ellos llegaban constantemente a estudiar y a investigar. Ahora en exámenes todos querían encontrar los libros que ya los alumnos responsables se habían llevado. El mejor horario para trabajar era de seis a diez de la noche. Al no más entrar, me tomaba una hora recoger y colocar en su lugar todos libros de referencia que estaban sobre las mesas y que la mayoría de mis compañeros del turno anterior, por haraganería o ceguera auto infligida, dejaban sobre las mesas. Luego leía dos horas, mientras era interrumpido muy ocasionalmente por estudiantes que deseaban sacar o devolver libros o que les fotocopiara algo. Y luego en la última hora volvía a guardar todo. En ocasiones me quedaba después de cerrar sólo en la Biblioteca leyendo una o dos horas. Y a mi salida, pasaba como si fuera el postre, tocando un piano de media cola que estaba en el primer nivel de la Biblioteca. Mis amigos eran los de limpieza y seguridad, también eran becados. Trabajar en la biblioteca del Instituto cambió mi vida. Allí conocí a los maestros del todo.

Imagínese poder sentarse a platicar con Bill Gates, Michael Jordan y Warren Buffet y poder conocer qué piensan, qué hábitos practican, cómo manejan su dinero y sus talentos. ¿A quiénes admira?, ¿Qué desearía aprender de ellos? Usted puede llegar hasta la intimidad del conocimiento registrado a través de las teclas de una computadora, de cualquier escritor a través de sus libros. Usted entra a su estudio con él, usted está recibiendo lo que él tiene para usted.

Ahora mismo usted y yo estamos juntos a través de este libro. No estamos juntos en el tiempo, yo escribí esto hace un tiempo, pero estamos juntos a nivel de pensamiento y de experiencia, viajando a través del capítulo Maestros del todo.

Los libros no sólo tienen conocimiento, crean una experiencia transformadora en nuestras vidas. Ellos son los maestros del todo. Por eso lea y todos los días. El que no lee ¿Cómo podrá esperar ser mejor en todo? Pero no lea para publicar en sus redes: “Otro libro más. Libro #32 del año y voy por otro». A veces leemos mucho y no sólo no nos recordamos sobre lo leído sino que no aplicamos nada. La teoría sin la práctica no sirve de nada. En ocasiones creo que es mejor leer pocos pero buenos libros. Los buenos libros como las buenas películas, se pueden leer muchas veces. No sólo se pueden, se deben leer muchas veces. ¿Cuándo pasar a otro libro? Cuando pueda explicarle a otro todo lo que aprendió y lo que aplicó.

En una reunión en la que estuve con el experto en liderazgo, John C. Maxwell, ya que trabajé como voluntario por ocho años para su entidad no lucrativa como coordinador para Guatemala para un proyecto que se llamó “Un millón de líderes», compartió cómo él leía un libro.

A la par de los conceptos que a Maxwell le llaman la atención en un libro, siempre coloca una de tres letras. Estas letras forman en inglés el acróstico ACT que pronto le explico. Luego hace un listado de todos los conceptos en donde al margen anotó la letra A, luego la letra C y luego la letra T. Ahora tiene tres listados. En cada listado ordena cada concepto anotado por prioridad desde el más importante hasta el menos importante. Y cada semana trabaja y se enfoca sólo en tres cosas. Lo primero que anotó y priorizó en la letra A, C y T. Ese es su desafío para la primera semana, trabajar en la primera cosa de cada listado y así continúa durante las siguientes semanas hasta haber cubierto todo lo que anotó.

¿Qué significan las letras en el acróstico ACT que nos enseñó Maxwell? La letra “A» representa la palabra aplicar (Apply). Es todo aquello que debe aplicar a su vida, aquello que debe comenzar a hacer. La letra “C» representa la palabra Cambiar (Change). Es todo aquello que uno debe cambiar en su vida. Uno va en una dirección, pero a la luz de lo leído debe ir en otra. Y la última letra, la letra “T» representa la palabra Transmitir (Teach). Todo aquello que usted debe compartir, enseñar y transmitir a otros. Mientras lee un libro, anote al margen la letra que corresponde. Si es digital sea creativo e invéntese otro sistema. Ordene por prioridad cada uno de los tres listados y luego trabaje cada semana en el primer ítem de cada letra, la segunda semana en los segundos y así sucesivamente.

¿Cómo saber qué libros leer? Siempre que conozco a alguien que es un especialista en algo le pregunto: ¿Qué estás leyendo?, ¿Qué es lo último que has aprendido? Y el que lee, siempre se emociona y comparte de lo que leyó hasta hace décadas. He comprado joyas de libros que ya no imprimen pero que un buen amigo me recomendó. Además ahora en Internet podemos leer las revisiones y recomendaciones que otras personas hacen de libros que han leído.

Una advertencia. No todo lo que está escrito en un libro es verdad y sacará lo mejor de usted. Si un libro lo une con su familia, lo hace un mejor miembro cooperativo en la sociedad o lo lleva a respetar a su prójimo, es muy probable que valga la pena. Porque un autor amargado y resentido, transmitirá resentimiento y amargura. Y todos operamos en base al conocimiento y a las verdades que tenemos en nuestra mente. Opere con una mentira como si fuera verdad y sufrirá las consecuencias.

En raras ocasiones usted podrá estar frente a alguien que admira y tener el tiempo para preguntarle algo. Pero si un día se le presente esa oportunidad, llegue preparado: pregunte, anote, analice y aplique. La esencia de la vida de una persona puede ser transmitida en muy pocas declaraciones. Pero he visto que no todos se sientan, reflexionan y escriben. Pero una pregunta que uno les haga, dispara en la mente del entrevistado las mejores respuestas. Alimento para pensar que nos lleva a aplicar, cambiar y trasmitir.

Hay un solo libro que leo todos los días. Fue escrito por varios autores, pero no pueden llevarse el crédito del todo. La inspiración y el origen de lo que escribieron no surgió de ellos, surgió de alguien más, quien hizo que transmitieran lo que deseaba que transmitieran sin pasar por alto su idioma y su cultura. Este libro está compuesto por un total de sesenta y seis libros. Fueron escritos a lo largo de unos 1500 años. Muchos de ellos ni siquiera se conocieron, imposible que se pudieran poner de acuerdo. Pero todos ellos escribieron con una unidad única vista en la historia. Todos escribieron de un solo tema: Dios y su creación, Dios y la rebelión de los hombres, Dios y su plan de salvación a través de Jesús, Dios y el fin de los tiempos. He leído de todo tipo de libros, tengo una licenciatura y una maestría, he tomado muchos cursos, pero ningún libro ha transformado mi vida como la Biblia. Si ya la tiene, léala a diario. Si nunca la ha leído, lo animo a hacerlo. En ella está la vida. En ella he aprendido todo. Y he tomado café con Jesús, Salomón y hasta con Juan que escribió el Apocalipsis (2 Timoteo 3:15-17).

Meta de vida #10: Compre y lea los mejores libros, ellos serán sus mentores.

Desafío #10: Compre, lea, relea, estudie y aplique un libro este mes. Yo le recomiendo el libro de Lucas, Proverbios y Eclesiastés que son tres de los sesenta y seis libros en la Biblia.

Extracto del libro Metas de la Vida

Por Alex López

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here