Si has recibido a Cristo como tu Salvador personal, Él te ha liberado del pecado y del poder de Satanás por medio de Su victoria en la cruz y de Su resurrección, pero si no estás viviendo la libertad en tu vida diaria, puede ser porque no te has dado cuenta de quién eres en Cristo y no has tomado postura contra el diablo y sus mentiras. Tú eres responsable de hacer lo que sea necesario para mantener una relación recta con Dios. Tu relación eterna con Dios no está en juego; estás a salvo y seguro en Cristo, pero tu victoria diaria en El será inestable, en el mejor de los casos, si no reclamas y mantienes tu libertad.

Esto es algo que tú solo debes hacer, aunque te recomendamos que haya un cristiano maduro junto a ti mientras das estos pasos (tus padres, un amigo de confianza, un pastor, un líder del grupo de jóvenes, un consejero, etcétera). Tu libertad será el resultado de lo que elijas creer, confesar, perdonar, renunciar y abandonar. Nadie puede creer por ti. La batalla por tu mente puede ganarse solamente si tú eliges, personalmente, la verdad.

Mientras estés dando estos pasos puede que se te ocurran cosas como «esto no funcionará» o «Dios no me ama». Estas son mentiras del enemigo que pueden detenerte únicamente si las crees. Si estás solo dando estos pasos, no prestes atención a las mentiras de Satanás. Si hay otro cristiano contigo, como te recomendamos, comparte con esa persona cualquier pensamiento que te tiente a darte por vencido. Tan pronto como descubras la mentira, el poder de Satanás quedará roto. Recuerda que Satanás será derrotado solamente si lo confrontas en voz alta. Él no tiene que obedecer tus pensamientos. Solamente Dios conoce perfectamente lo que pasa en tu mente. (Santiago 4:7).

A continuación, hay una oración para empezar. Dila en voz alta de todo corazón: Amado Padre celestial: Sé que estás aquí en este lugar y presente en mi vida. Tú eres Dios, el único que lo sabe todo, el único todopoderoso y el único omnipresente. Te necesito desesperadamente porque sin Jesús nada puedo hacer. Creo en la Biblia porque me dice lo que es realmente verdadero. Rechazo creer las mentiras de Satanás. Afirmo la verdad de que toda autoridad en el cielo y en la tierra ha sido dada al resurrecto Cristo. Te pido que protejas mis pensamientos y mi mente, que me llenes con Tu Santo Espíritu y que me conduzcas a toda verdad. Ruego Tu completa protección. En el nombre de Jesús. Amén.

Si hay un amigo o consejero cristiano contigo, puede declarar lo siguiente por ti, si no decláralo tú solo en voz alta: En el nombre y autoridad del Señor Jesucristo, mandamos a Satanás y a todos los malos espíritus que suelten a (nombre) para que (nombre) pueda ser libre para conocer y elegir hacer la voluntad de Dios. Como hijos de Dios sentados con Cristo en los lugares celestiales, acordamos que todo enemigo del Señor Jesucristo sea atado y silenciado en (nombre). Decimos a Satanás y a todos sus demonios que no pueden infringir ningún dolor a (nombre) como tampoco estorbar que hoy se haga en (nombre) la voluntad de Dios.

PASO 1: LO FALSO CONTRA LO REAL

El primer paso a la libertad en Cristo es renunciar «darle la espalda» a toda relación previa o presente con prácticas ocultistas o falsas religiones de inspiración satánica. Debes renunciar a toda actividad y grupo que niegue a Jesucristo, que trate de dirigir tu vida por medio de alguna otra fuente que no sea la Biblia o que exija iniciaciones, ceremonias, promesas o pactos «convenios o acuerdos» secretos. Ningún cristiano tiene nada que hacer en un grupo que no es completamente abierto respecto de lo que hacen (1 Juan 1:5-7).

No sólo debes elegir la verdad sino rechazar a Satanás y sus mentiras. No hay un camino intermedio. Jesús dijo: «El que no es conmigo, contra mí es» (Lucas 11:23). No son muchos los caminos que llevan a Dios sino solamente uno (Juan 14:6). Otras religiones y sectas pueden hablar de Jesús pero no lo presentan en la forma que lo hace la Biblia. Pueden estar de acuerdo en que Jesús vivió en la historia, pero no lo llaman el Hijo de Dios.

Para ayudarte a evaluar las experiencias espirituales de tu vida, contesta la «Lista de chequeo espiritual» que te ayudará a detectar todas las actividades no cristianas en que hayas estado envuelto. Si la lista no abarca algo que hayas hecho que te parece no es cristiano, agrégalo. Aunque hayas estado «inocentemente» envuelto en algo o aunque solamente hayas mirado a otra persona que estaba haciéndolo, debes anotarlo y renunciar a ello por si le diste lugar a Satanás sin darte cuenta.

No te sorprenda sentir cierta resistencia a medida que des este paso. Satanás no quiere que seas libre y hará todo lo que pueda para impedir que reclames tu libertad. A medida que vayas dando este paso, ora de la siguiente manera: Amado Padre celestial: Te pido que me reveles todo lo que he hecho o que alguien me haya hecho y que sea espiritualmente malo. Muéstrame en qué manera he estado envuelto con sectas, prácticas y costumbres ocultistas o satánicas, las falsas religiones y los falsos maestros, a sabiendas o ignorándolo. Quiero vivir Tu libertad y hacer Tu voluntad. Pido esto en el nombre de Jesús. Amén.

LISTA DE CHEQUEO ESPIRITUAL NO CRISTIANO

Encierra en un círculo cualquiera de las siguientes actividades en que hayas participado de alguna manera.

OCULTISMO   

  • Experiencias fuera del cuerpo
  • Tablero ouija  
  • María la Sanguinaria   
  • Las ocho bolas mágicas         
  • Levantar mesas o personas    
  • Usar conjuros o encantos y maldiciones        
  • Escritura automática  
  • Guías espirituales       
  • Ir a que te adivinen la suerte
  • Cartas tarot    
  • Lectura de las líneas de la mano
  • Astrología, horóscopos           
  • Hipnosis         
  • Sesiones de espiritismo         
  • Magia blanca o negra 
  • Calabozos y dragones  (Dungeons & Dragons)
  • Pactos de sangre o tajearte en forma destructora.
  • Otros juegos de fantasía
  • Objetos de adoración, cristales o amuletos «escapularios» para la buena suerte.
  • Otros

SECTAS

  • Mormonismo
  • Testigos de Jehová
  • Nueva Era
  • Medicina Holística o de la Nueva Era
  • Masones
  • Cienciología
  • Ciencia Cristiana
  • Otros

OTRAS RELIGIONES

  • Budismo Zen
  • Hinduismo
  • Islam
  • Artes marciales
  • Meditación trascendental
  • Yoga
  • Otros

Anota los títulos de todas las películas, música, libros, revistas, historietas, programas de televisión, juegos de video, etcétera, que no son cristianos y que te han influenciado de manera incorrecta.

  • ¿Has visto, escuchado o sentido un ser espiritual en tu dormitorio?
  • ¿Has tenido un amigo (amiga) imaginario que te conversa?
  • ¿Has oído voces en tu cabeza o has tenido pensamientos que se repiten como «soy tonto», «soy feo», «no puedo hacer nada bien; todo me sale mal», etc., como si hubiera una conversación dentro de tu cabeza?
  • ¿Has consultado tú o algún familiar o pariente, a un médium, un espiritista o un canalizador?
  • ¿Qué otras experiencias espirituales has tenido que puedan ser consideradas fuera de lo corriente: telepatía, hablar en trance, saber algo de forma sobrenatural, etcétera?
  • ¿Has estado metido en adoración satánica de cualquier forma o has ido a un recital o concierto que tuviera como centro al diablo?

Cuando estés seguro que tu lista está completa, confiesa y renuncia cada cosa orando en voz alta la siguiente oración, por separado para cada punto de tu lista: «Señor, confieso que he participado en………………………………. Pido tu perdón y renuncio a porque falsifica la verdadera cristiandad».

¿Has estado metido en rituales satánicos o en actividad ocultista fuertes? o ¿has tenido graves pesadillas que sugieran que la actividad satánica/ocultista ha sido bloqueada de tu memoria? Todos los rituales, pactos «promesas» y comisiones satánicas deben ser específicamente renunciados a medida que el Señor te permite ir recordándolas.

Extracto del libro Rompiendo Las Cadenas Edición Para Jóvenes

Por Neil T. Anderson y Dave Park

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here