EL PROBLEMA DE MÓNICA

Mónica está desconcertada. Cada día se hace el propósito de comenzar una dieta para perder los diez kilos que según ella le sobran. Sin embargo, es incapaz de conseguirlo. Su peso varía; a veces pierde un par de kilos, y a la semana los recupera. Su madre se ha dado cuenta de que en los armarios desaparecía la comida. Las galletas, los chocolates y los postres apenas duran un par de días. A pesar de esto, no sabe qué pensar, porque su hija está a dieta y no come esas cosas. Mónica es hija de padres separados, y su madre, por cuestiones de trabajo, no llega a la casa temprano.

Durante su infancia, Mónica fue una chica delgada, pero cuando alcanzó la madurez, su cuerpo cambió y aumento de peso. Desde entonces, empezó a luchar contra la báscula, y empezó a buscar la forma de perder peso rápidamente y sin sacrificio.

Hace unos meses, una compañera de la facultad le confesó que después de las comidas, a veces vomitaba. Ella estaba muy delgada, y a Mónica le pareció una idea fantástica. Así podría comer lo que quisiera y bajar de peso. Decidió seguir con su dieta y de vez en cuando comer dulces y chucherías, para luego vomitarlos. Lamentablemente, la ansiedad no tardó en aparecer y el ansia por comer empezó a controlar su vida. Comía en exceso cada vez con mayor frecuencia y, aunque vomitaba, su peso no disminuía, por lo que ponía en marcha dietas cada vez más hipocalóricas, que hacían que el hambre y la obsesión por comer la desbordaran.

Mónica ha llegado a vomitar hasta cinco veces en un mismo día, a pesar de observar que sangra cuando lo hace, o que tiene la garganta muy irritada y se marea con mucha facilidad. Hasta el dentista le ha dicho que tiene seis caries más que el año pasado. Cuando discute con alguien, se siente aburrida, o está en época de exámenes, lo primero que piensa es comer para después vomitarlo. Cree que es la única forma que conoce para eliminar sus estados emocionales negativos.

Ha desarrollado un miedo exagerado hacia la comida; hay muy pocos alimentos con los que se siente segura. Mónica se odia; ha llegado a veces incluso a lastimarse. Oculta sus cicatrices con camisetas de manga larga, aun en pleno verano. Solo una amiga íntima conoce su situación. Ella cree que su único problema es ser obesa, y que a los médicos deben acudir las personas que son esqueléticas; no ella.

ESTA ES LA SALIDA

Después de leer estas historias, estoy seguro de que has visto reflejada en ellas alguna situación de tu vida. Tal vez hoy te des cuenta de que hay muchas chicas luchando por salir y que no eres «la única», sino que muchas ya han salido de esta plaga. ¡Hay una salida! Si hay algo que hace que la plaga anorexia-bulimia perdure en una vida es no reconocer que se está atrapado en ella. La mayoría de los jóvenes que padecen esta plaga, creen tener todo «bajo control». Piensan que cuando ellos lo decidan, dejarán de tener estos problemas de alimentación.

Esa será la mejor defensa para no reconocer el problema. Así, se seguirá agudizando un poco más cada día, hasta que pierdan por completo el control. Por eso, mi consejo es que sigas paso por paso lo que sigue:

1º PASO: La salida consiste en reconocer lo que te sucede, ya que tal vez en otros aspectos seas alguien tan normal como los demás. No obstante, en lo oculto de tu corazón sabes la verdad. Si hay algo que Dios no puede sanar, son aquellas enfermedades que nosotros no reconocemos (Santiago 5:15- 16).

2º PASO: Saber que, para cumplir el propósito de Dios en tu vida, la clave no radica en cómo te ven los demás, sino en cómo te ve Dios. En la Biblia está la historia de alguien a quien se considera como uno de los más grandes líderes de Israel. Su nombre es Moisés. En realidad, era un hombre tartamudo, y les tuvo que llevar con sus labios el mensaje de Dios a su nación y al faraón (Éxodo 4:10). Dios no mira lo mismo que mira el hombre. Dios mira tu corazón. Ni siquiera tiene en cuenta lo que piensas de ti misma. Él te ha hecho única e irrepetible. Entiéndelo: ¡para Dios eres muy especial!

3º PASO: Necesitas saber que nuestro exterior es simplemente una cáscara que cubre algo hermoso. Ese algo hermoso es nuestro interior. La «cáscara», al pasar los años, se irá desgastando hasta no ser necesaria, de manera que llegaremos al Señor con el brillo de nuestro ser interior (2 Corintios 4:16). Mira a tus abuelos y fíjate en una cosa: aquello que parecía eterno no lo es. Porque es verdad que lo importante es invisible para los ojos (2 Corintios 4:18). La moda cambia cada tres meses. Tal vez tengas dinero para estar a la moda, y tal vez no. Dios te ha elegido para que formes parte de un ejército que no pasa de moda. Aunque utilicemos herramientas y armas como la música, el rap, el hip-hop o las comidas que damos en las calles, sí hay algo que no cambia: el mensaje de amor que les podemos llevar a los demás. No es la imagen; no es el «look». Es lo que está en tu corazón.

¿El gran gigante a derrotar es el espejo, o será tu propia mente la que refleja unas ideas que distorsionan tu verdadera imagen? Tú eres especial para Dios y para los que te rodean. Tus verdaderos amigos y tus padres te aman por lo que eres; no por tu cuerpo, y mucho menos porque seas perfecto (o perfecta). Dios tiene un plan maravilloso para ti (Jeremías 1:5). Él te eligió desde antes que el mundo existiera y te pensó tal como eres, para que tuvieras una vida plena con tus amigos, con tu familia, en tus estudios. Él quiere que vivas una vida abundante (Juan 10:10). Por eso quiero animarte a que te sumerjas en Dios y encuentres el maravilloso propósito que él tiene para tu vida. Dios usa adolescentes y jóvenes con problemas para llevar su gloria a otros. Aunque hoy estés en esta situación, Dios la usará para que otros conozcan tu vida y sean rescatados por su amor.

MUY IMPORTANTE:

  • Desde hoy no vas a hablar con tus amigos o conocidos de dietas, de la imagen personal ni de métodos para adelgazar.
  • Urgente: corre a un grupo pequeño de cristianos, busca allí amigos verdaderos y sal de tu pequeña isla. Acepta tu figura exterior y también la de los que te rodean.

Te animo también a que descubras las 7 CLAVES SECRETAS para superar este problema. Dale CLICK AQUÍ.

Extracto del libro Las 10 Plagas de la Cibergeneración

Por Ale Gómez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here