¡PERO TODO ESTÁ EN MI CONTRA!

En el año 2001 Oprah Winfrey fue reconocida por la revista Forbes como la persona mejor pagada del espectáculo. ¡Pero las cosas no empezaron así! Ella nació de padres adolescentes en la extrema pobreza. Cuando era niña parientes varones abusaron sexualmente de ella. Pasó su adolescencia yendo de un problema a otro. A los 14 años dio a luz a un bebé prematuro que murió poco después. Utilizó drogas. Ha padecido obesidad gran parte de su vida. Su primer trabajo fue en una pequeña estación de radio de Nashville, a los 19 años. A través del estudio, del trabajo duro y de la confianza en sí misma se ha convertido en un fenómeno internacional. Es directora de una enorme empresa, tiene su propio estudio y dirige películas. Fue nominada al Óscar como mejor actriz de reparto en El color púrpura. También ofrece enormes contribuciones a obras de caridad en tiempo, dinero y esfuerzo. Es una de las personas más poderosas del mundo, y también tiene el valor de contar su historia.

Hay un patrón que se repite entre las personas que cumplen sus sueños. Frecuentemente inician desde muy atrás. Puedes encontrar asmáticos que se convirtieron en campeones y multimillonarios que empezaron con nada; puedes encontrar mil historias sobre inmigrantes iletrados que llegaron a ser profesores universitarios y dueños de compañías. Cuando las cosas están en nuestra contra uno desarrolla fuerza mental. Si la has tenido difícil hasta ahora, ¡tienes una ventaja! La fuerza que has desarrollado para sobrevivir es tu arma secreta.

UNA MEDALLA DE PLATA QUE VALE UNA VIDA

El sudafricano Terrence Parkin ganó la medalla de plata en la competencia de 200 metros de nado de pecho en las Olimpiadas de 2000. Parkin está completamente sordo. ¡No puede escuchar el disparo de salida ni la ovación de la multitud! Éste es un ejemplo de superación y esfuerzo. Todos los atletas de primer nivel enfrentan enfermedades, heridas y terribles decepciones. A mí me inspira gente como Terrence Parkin. Me recuerda lo que puedo hacer cuando en verdad me lo propongo. Me digo: ‹‹Si este hombre puede ganar una medulla en las Olimpiadas, ¡yo puedo cada día ser mejor y trabajar muy duro!››

En pocas palabras: Nadie alcanza el éxito tan fácilmente. Siempre hay una historia detrás de la historia.

LA LEY DEL PROGRESO

Digamos que tienes una meta, cualquiera que sea. Tal vez estás ahorrando para comprar una bicicleta o quizá quieres mejorar tus calificaciones en la escuela. ¿Qué camino crees que sigue el progreso, como una línea ondulada o como una línea recta?

Puedes apostar que el de la línea ondulada. Todo progreso consiste en subidas y bajadas. Observa cómo crece un árbol. Le crecen unas hojas, llega una tormenta y las tira. Le crecen más hojas y otra tormenta se lleva algunas más. Observa las bolsas de valores o las olas en la playa. Siempre hay subidas y bajadas. Experimentarás subidas y bajadas, pero mantén tu esfuerzo y llegarás a donde te diriges. Las personas que renuncian no entienden esto. Creen que el progreso debe ser directo hacia arriba. Tan pronto como empiezan a resbalar un poco piensan que el juego terminó y se dan por vencidos. Asimila este principio y grábalo en tu mente. Puede cambiar tu vida.

OTRAS VENTAJAS DE FIJAR OBJETIVOS

Digamos que te encanta el rock, así que tú y unos amigos deciden formar un pequeño grupo. Lo interesante es esto: su objetivo puede ser hacer música, pero aprenderán muchas cosas más aparte de hacer música: Tal vez necesiten comprar equipo, así que pueden aprender a ganar dinero, a ahorrar y quizás a liquidar alguna deuda. Aprenderán a organizar a las personas para concertar los ensayos. Aprenderán a trabajar duro mientras se esfuerzan por mejorar su sonido. Probablemente aprendan algo de electrónica. Al promover su banda aprenderán algunas cosas de mercadotecnia. Cuando empiecen a cobrar por sus presentaciones aprenderán de negocios. Su objetivo era hacer música, ¡pero mira hasta dónde los ha llevado!

¿Cuántas veces pasa esto? Una persona empieza a aprender un idioma, digamos japonés. Conforme progresa se va interesando más y más en aquella cultura. Viaja a Japón y antes de darse cuenta está viviendo en Tokio, trabajando para una compañía japonesa o bien está casado con una japonesa. El objetivo era aprender japonés, pero al final cambió su vida.

Cada vez que te propones alcanzar una meta, sea crear un sitio de Internet, criar canarios o ahorrar mil dólares, eso te lleva a lugares y a situaciones con las que nunca soñaste. Esta es la razón por la que nos fijamos metas: para hacer nuestra vida interesante.

¡ARRIÉSGATE!

¿Alguna vez te ha pasado esto? Es sábado por la mañana y tu día está perfectamente planeado: tú y tus amigos irán al centro comercial, después al cine, luego a cenar y finalmente a una fiesta. Cuando vas de salida descubres a tu madre en el camino hacia la puerta, y te dice: «¿Cuándo vas a arreglar tu cuarto?»

Tú contestas: «Mañana». Ella responde: «Eso dijiste la semana pasada». Parece molesta. Sube. «No saldrás de esta casa hasta que esté limpia tu habitación».

De vuelta arriba logras entrar en el cuarto a través de cajas de pizza, calcetines sucios, latas de refresco vacías, libros de la escuela, periódicos, gotas para la nariz, tazas de café, papel higiénico, revistas, discos compactos, shorts sudados, pilas, patines, pañuelos, una docena de playeras sucias, en fin… lo usual.

Y piensas: «¡Este tiene que ser el peor trabajo del mundo!». Mientras maldices en silencio empiezas a acomodar las revistas y los discos compactos, a poner la ropa sucia en la canasta, los lápices y gomas en el cajón, las cajas de pizza en el bote de la basura. Incluso quitas las manchas de chocolate a la computadora. Las cosas empiezan a verse mejor.

De repente tienes una visión: «Yo podría tener un cuarto ordenado». Sientes una oleada en el pecho y empiezas a planear: «Reorganizaré mis estantes, clasificaré mis videos, incluso vaciaré mi bote de basura cada semana». Ahora tienes una misión. ¡Estás creando el cuarto más limpio del mundo! Aspiras el piso y hasta tiendes la cama. Odiarás admitirlo, ¡pero casi te estás divirtiendo!

Este es el principio del arreglo del cuarto, y se aplica a escribir composiciones, cavar zanjas, ir al gimnasio o lavar el auto. Uno sólo se emociona de hacer las cosas después de empezar. Te arriesgas y entonces sientes la energía y la emoción. A veces cometemos el error de decir: «Cuando tenga energía empezaré a correr cada mañana». ¡No! Empieza primero. «Cuando sienta ganas haré mi tarea». Equivocado.

En pocas palabras: La energía y el entusiasmo para realizar un trabajo se obtienen después de empezar. Esta energía nace conforme te vas involucrando emocionalmente. El secreto es empezar.

Extracto del libro Sé Un Adolescente Feliz

Por Andrew Matthews

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here