El modelo o el original de la verdad es Jesucristo. Pocos cristianos comprenden este hecho fundamental. De las 200 jóvenes cristianas a quienes pedimos dar una definición de verdad, solo una escribió: “La verdad es Jesucristo y su Palabra Jesús mismo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Jn.14:6). Él es la definición de verdad. Él es el modelo perfecto; Él determina lo que es correcto, bueno, y verdadero. Jesús nos revela la verdad, y lo hace por medio de la Palabra escrita de Dios, la Biblia.

De hecho, “el Verbo” es en realidad uno de los nombres de Jesús (Jn.1:14). Si Jesús nos muestra la verdad por medio de su Palabra escrita, ¿cómo la usamos para combatir las mentiras que nos asedian?

Bueno, esto nos lleva a nuestra amiga Kelly que derrotó las mentiras que creía sobre su cuerpo y dejó de valerse de la anorexia y la bulimia para actuar conforme a esas mentiras. Recordarás que ella ha estado libre de ese cautiverio por tres años.

¿Cómo lo hizo?

Buscó a Cristo y su Palabra. Encontró versículos que contradecían las mentiras que había creído; luego los escribió y los exhibió en su habitación, en su auto, en sus libros, y en cualquier parte donde pudiera pegarlos o graparlos. Cada vez que su mente o sus emociones eran atacadas con mentiras, los leía en voz alta. Con el tiempo, su manera de pensar empezó a cambiar conforme su mente se renovaba con la verdad.

«No sentí un cambio inmediato, pero sabía que al fin tenía un arma. Poco a poco empecé a creer más lo que leía en voz alta que las mentiras que antes me parecían tan poderosas».

Kelly dejó de vivir cautiva en sus ideas persistentes acerca de la comida y de ser bombardeada con mentiras acerca de su valor y belleza personales, y pasó a creer la verdad y a tener la libertad para obrar conforme a ella.

«Supe que era libre el día en que una amiga me dijo que no creía poder superar su desorden alimenticio porque nunca sería capaz de dejar de pensar en eso. Yo pensaba igual. Pero ese día me di cuenta de que habían pasado meses sin pensar siquiera en eso. Era libre».

DIOS NO PUEDE MENTIR

Puede ser difícil imaginar que haya algo que Dios no pueda hacer, pero así es. Números 23:19 dice: “Dios no es hombre, para que mienta”. Tito 1:2 también afirma que Él no miente. No puede. Es una antítesis de su naturaleza porque Él es verdad. Qué gran consuelo podemos encontrar al escudriñar su Palabra y descubrir que Él “deseará… tu hermosura” (Sal.45:11) o que “no te dejará” (Dt.31:6) o que nada podrá separarnos de su amor (Ro.8:39). Sin importar lo que nuestras emociones o circunstancias nos dicten, podemos creer en su Palabra.

¿Tus emociones o circunstancias actuales te llevan a creer alguna mentira? ¿Conoces algún versículo de la Biblia que revele la verdad sobre tu situación?

LA VERDAD TE HACE LIBRE

Creer mentiras acarrea consecuencias, entre ellas depresión, problemas interpersonales, y desesperanza. Creer la verdad también produce determinados resultados. Jesús promete que tú y yo podemos conocer la verdad, y que “la verdad nos hará libres” (Jn.8:32). Kelly, al igual que muchas otras jovencitas, ha experimentado esta libertad. Ahora es tu turno. ¿Será fácil?

No. Como dije antes, serás parte de la minoría. Tendrás que estar en oposición a las masas. Por eso debes decidir desde joven si vas a seguir a la multitud o si vas a defender la verdad. Tu forma de vivir ahora establece la pauta para transigir o para caminar conforme a la verdad. Las decisiones que tomas hoy tendrán implicaciones a largo plazo. Puede ser difícil vivir conforme a la verdad, pero si lo haces, cosecharás los beneficios por el resto de tu vida. ¡Empecemos a dar la cara por la verdad!

Pero antes de empezar veamos… unas pocas reglas básicas

1. No esperes encontrar respuestas a todos los problemas de tu vida. Satanás es un engañador experto. Sus mentiras no tienen fin. Nuestro objetivo es simplemente tratar algunas de las mentiras que más creen las jóvenes cristianas hoy. En la última sección de este libro te enseñaremos cómo abordar aquellas que no hemos mencionado.

2. No esperes una guía paso a paso para vencer las mentiras que te atormentan. No trataremos ninguna de estas mentiras a fondo. Muchos libros se han escrito sobre estos temas. Nos hemos propuesto darte una visión amplia de la clase de engaños que pueden causar estragos en tu vida. Si necesitas más ayuda, no dudes en consultar la lista de recursos disponibles (en inglés) en nuestra página web: www.liesyoungwomenbelieve.com.

3. Cuenta con que serás cuestionada. Es posible que tu primera reacción a algunas de estas mentiras sea: “¡yo no creo eso!”. Sin embargo, nuestras verdaderas creencias no se manifiestan en lo que decimos, sino en la manera cómo vivimos. Como ves, el solo hecho de conocer la verdad no significa que tú la creas. Es preciso que te cuestiones: “¿vivo como si creyera esa mentira?”

4. Usa tu Biblia. No te fíes únicamente de lo que decimos nosotras (o alguien más) para determinar lo que es verdad. Es probable que no estés de acuerdo con nosotras en algunos temas. La cuestión no es realmente lo que nosotras pensamos (o lo que tú piensas), sino lo que Dios piensa. Aprende a examinar y a evaluar todo a la luz de su Palabra. Dedica tiempo a buscar las citas bíblicas que hemos incluido. Quizá desees también escribirlas en tu diario. Esto te ayudará a saturarte de la verdad.

5. Ponte en contacto con otras jóvenes. Cuando las jóvenes han participado en nuestros grupos de enfoque, muchas de ellas se animaron al darse cuenta de que no están solas. He visto llorar jovencitas que han asistido a la misma iglesia o escuela durante años cuando se caen los muros que las separan. Algunas que se creían las únicas que batallaban con un problema determinado descubrieron que sus luchas eran muy comunes. Mientras lees este libro, busca algunas amigas que quieran acompañarte y que no se conformen con menos que con un corazón que camina en la verdad.

Extracto del libro “Mentiras Que Las Jóvenes Creen”

Por Nancy Leigh DeMoss y Dannah Gresh

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here