ESTA TEMÁTICA CONSTA DE DOS PARTES. POR FAVOR, LEA AMBAS PARA ENTENDER COMPLETAMENTE EL TEMA. DIOS LO BENDICE!

¿Qué es la homosexualidad?

Es sentir atracción y tener sexo con una persona del mismo sexo.

¿Qué es la bisexualidad?

Es tener contactos homo y heterosexuales, es decir, mantener relaciones sexuales con personas de ambos sexos.

¿Qué significa “gay”?

La palabra “gay” es más vieja que la palabra homosexual. Tiene su origen en la Edad Media y significaba “alegre, colorido”. En el siglo XVII se co­menzó a asociar con una moral floja. Recién a final del siglo XX se aplicó definitivamente al homosexual masculino.

¿Qué significa lesbiana?

Se designa así a la mujer homosexual; se habla también de tribadismo (del griego Tribein: Frotar) o Safismo (por la poetisa griega Safo).

¿Los “gays” san afeminadas?

Es un mito creer que los homosexuales son de “mano caída, afeminados y hablan con voz de dama”. Por esta idea falsa la gente cree que puede detectar fácilmente a los homosexuales; saber quién es normal y quién es “raro”. Sin embargo, es difícil identificarlos. Un gran porcentaje de ellos son hombres que actúan como hombres, que no quieren ser mujeres pero que tienen como pareja a otro hombre.

¿Las lesbianas se parecen a los hombres?

De la misma manera que con los homosexuales hombres, la mujeres les­bianas no andan como nosotros imaginamos con pelo corto, vestidas de pantalones y con formas masculinas (“machonas”), sino que se ven y se comportan como cualquier otra mujer. Sólo un pequeño porcentaje puede descubrirse por la apariencia y los modales.

¿La homosexualidad es una enfermedad?

No es una enfermedad. Hasta el año 1973 se la consideraba como un tras­torno mental que necesitaba del tratamiento psiquiátrico para volver a la “normalidad” a esos pacientes.

¿Por qué una persona es homosexual?

Quisiéramos citar las palabras de Erwin J. Haeberle; hablando sobre el uso y las funciones de los órganos sexuales, dice: “…tenemos que reconocer que no es la “naturaleza” la que toma decisiones sobre cómo debe ser usado el cuerpo humano, sino la voluntad humana”.

Una persona es homosexual porque decide serlo. No es una enferme­dad, no se trata psicológicamente. Hoy, los mismos homosexuales piden no ser discriminados, ya que siendo perfectamente normales han adoptado una vida homosexual. A veces, detrás de la homosexualidad existe un gran temor hacia el sexo opuesto y se refugian en la homosexualidad para no enfrentar ese temor.

¿Cuántas personas son homosexuales?

Según el informe Kinsey en EE.UU., el 75 % de los hombres y el 85 % de las mujeres son, en forma exclusiva, heterosexuales. Cerca del 2 % de los hombres y algo menos al 1% de las mujeres son nada más que homo­sexuales. El otro 25 % de los varones y el 15 % de las mujeres han tenido grados variados de experiencias heterosexuales y homosexuales.

¿Es posible saber quién es homosexual?

Muy difícilmente. La verdad es que la mayoría de los homosexuales se ven y se comportan como cualquier otra persona. Es posible trabajar junto a un homosexual por años y nunca saberlo.

Janet Shibley Hyde dice: “El varón homosexual escoge un compañero del mismo género, pero su identidad es definidamente masculina. Él piensa de sí mismo como varón y no tiene el deseo de ser mujer. Lo mismo es ver­dad para la lesbiana, que cuando hace una elección homosexual de com­pañera, es definitivamente mujer y no tiene deseo de ser hombre”.

Estilo de vida homosexual

  • Para los “gays” es la promiscuidad. El estudio más grande y completo disponible sobre homosexuales masculinos, realizado por Martin Weinb y Colin Williams (1974), demostró que el patrón modal (más común) para el hombre homosexual, durante su vida, consiste en tener 1000 o más compañeros sexuales diferentes. La lesbiana, en cambio, parece mucho menos propensa a la promiscuidad.
  • Los homosexuales hacen las mismas cosas, en lo erótico, que los hete­rosexuales. La única cosa que es diferente acerca del acto homosexual es que los dos compañeros son del mismo sexo.
  • Hay más homosexuales hombres que mujeres. La proporción es de tres a uno.

¿Puede una persona dejar de ser homosexual?

¡Si que puede! Y conocemos sobrados casos que lo corroboran.

¿Por qué? Simplemente porque la función sexual es aprendible. Recorde­mos que la homosexualidad no es una enfermedad, sino una elección, una mala práctica, un pecado.

La función sexual es aprendible, entonces todos las desviaciones son corregibles sobre la base de un sistema de aprendizaje; siempre y cuando el sujeto en cuestión esté dispuesto.

El primer paso es el deseo de cambiar. Debe aprender a reeducar su vida sexual, tanto de pensamiento como de acción.

¿Debe aceptarse la homosexualidad?

No. La homosexualidad atenta contra el plan de Dios para el hombre. La biblia la condena de manera terminante, Levítico 20:13 y 18:22; 1a Corin­tios 6:9; 1a Timoteo 1:9-10. Pablo, en Romanos 1:26-27, condena la homo­sexualidad tanto en el hombre como en la mujer. La homosexualidad es una práctica pecaminosa.

En la tradición del Antiguo Testamento, la actividad erótica entre miembros del mismo sexo era considerada una abominación religiosa que ofendía a Dios y exigía castigo drástico.

¿Por qué es pecado ser homosexual?

Porque la Biblia lo define como desagradable a los ojos de Dios.

Extracto del libro “Cuidado! Llegaron los adolescentes”

Por los sexólogos cristianos José y Silvia Cinalli.


MAS INFO

Si deseas ver el siguiente devocional de la serie, haz click: HOMOSEXUALIDAD (PARTE 2)

Síguenos en Instagram para las mejores imágenes y memes cristianos: @desafio.joven

Para más novedades síguenos en Facebook: DESAFIO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here