1. Tiempo de escasez de la Palabra del Señor

Vivimos en tiempos cuando la Palabra de Dios es suplida descaradamente por la palabra de los hombres. Se escucha mucho de los hombres, muy poco de Dios. Y el resultado de ello en las iglesias es mucho show y poca santidad en las personas.

La diferencia es tan sutil que a veces se hace difícil distinguir una de la otra. Ante hombres con aires de grandeza dócilmente aceptamos todo lo que nos dicen, sin investigar siquiera si lo que afirman tiene fundamento bíblico. Sus declaraciones son aprobadas sencillamente por su grandiosa imagen. Tenemos el espíritu de «Plutón»; ¡estamos mejor donde está el montón!, aunque este no tenga la verdad.

Por ejemplo, para los conciertos de Ricardo Arjona, se congregan miles de personas, hasta dejar los lugares repletos. Pero no por generar un llenazo se puede calificar de bueno el mensaje de sus canciones. Igual, podemos tener iglesias repletas de gente, pero no por ello dar por un hecho que en ellas se enseña la verdad. Los musulmanes también llenan sus templos y no por eso lo que predican es Palabra de Dios. Estoy convencido de que es imposible escuchar la voz de Dios cuando es más importante la del líder cuya imagen nos seduce, o la del que arrastra multitudes.

«¡Habla, que tu siervo escucha!», es una respuesta directa al trono del que sabe cómo hablarnos. Muchas veces la respuesta de parte de Dios podría ser: «¡Te he hablado, pero solo escuchas a tus líderes no a mí!» No estoy promoviendo que te levantes en armas en contra del liderazgo, sino que te animo a utilizar tu inteligencia para discernir el mensaje que recibes. Examina que sea sin adulterar, sin intereses personales de por medio. Revisa y comprueba que lo que escuchas es palabra del trono de la gracia, fresca, desafiante, que penetra tu alma y transforma tú corazón a Su semejanza.

  1. Samuel dormía en el templo del Señor en el mismo lugar del arca del pacto

Por supuesto, una razón obvia por la que no escuchamos la voz del Señor es porque estamos «dormidos» en su «templo». Como se anunció a la iglesia de Sardis en Apocalipsis: «tienes nombre de que vives pero estás muerta». ¿Puede alguien dormir en medio de la presencia de Dios? La respuesta es afirmativa.

Samuel, Carlos, Roberto, Ana, Rolando, Chepillo parecen dormidos en la iglesia.

Ven las cosas suceder y no hacen nada. Ven la juventud que sus grupos cada vez son más pequeños y dicen; ¡ay, que estará pasando…! Pero… nada mueven.

Estos «dormidos» deben despertar de inmediato, de lo contrario, como suele suceder, sí escucharán la voz de Dios, pero como Elías la escuchó. en la cueva: «¡Sal de tu cueva y dile a Eliseo que él te sustituya a ti!» Expresándolo en otras palabras: Dios no detiene su obra por un «dormilón». El Reino de los cielos avanza a pesar del hombre, a pesar de su pereza, o de su falta de visión. Dios no desecha a las personas, pero sí exige servicio fiel y perseverante, y, por supuesto, que su siervo «esté despierto», atento a él.

«Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron nada de comer» es una frase que pone en evidencia perfectamente «al dormilón» que muchos llevan dentro. Ven la necesidad, la conocen, la viven, la critican, incluso la condenan, pero pocos hacen algo por ella. Jesús en Mateo 25.31 dice claramente que muchas veces lo vieron hambriento y no le dieron de comer, sediento y no le dieron de beber, desnudo, en la cárcel, enfermo… y reafirma: «Les aseguro que todo lo que no hicieron por el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron por mí».. Los dormilones son personas que van a las iglesias, cantan las mismas canciones, aplauden igual que los demás y hasta tienen Biblia Reina Valera del 60, pero a la hora de la verdad, a la hora de la acción, prefieren seguir durmiendo.

¡Despierta tú que duermes! Y dile a Dios con todas tus fuerzas: «¡Habla que tu siervo escucha!» ¡Y si estás despierto, corre a despertar a los tuyos, que falta mucho por hacer!

Extracto de “¡Habla que tu siervo escucha!”

Por Marco Vega


MÁS INFO

HABLA QUE TU SIERVO ESCUCHA (PARTE 1)

HABLA QUE TU SIERVO ESCUCHA (PARTE 3)

Para más novedades síguenos en Facebook (click en el enlace): DESAFÍO JOVEN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here