Nuestra libertad aumentará en la medida que sigamos entendiendo y aceptando nuestra identidad y valor en Cristo ¿Cómo hacerlo? Llenando nuestra mente con la verdad de la Palabra de Dios respecto de nuestra aceptación, seguridad e importancia en Cristo. Las siguientes declaraciones resumen nuestra identidad y posición bíblica en Cristo y forman la base de nuestra libertad en El. Lee en voz alta estas declaraciones con mucha frecuencia. Cada vez que te encuentres metido en un problema espiritual, lee estas declaraciones en voz alta una vez al día por lo menos, durante un mes.

¿QUIEN SOY YO?

  • (Mateo 5:13) Soy la sal de la tierra.
  • (Mateo 5:14) Soy la luz del mundo.
  • (Juan 1:12) Soy hijo de Dios.
  • (Juan 15:1-5) Soy pámpano de la verdadera vid, y la vida de Cristo fluye a través de mí.
  • (Juan 15:15) Soy amigo de Cristo.
  • (Juan 15:16) He sido elegido y puesto para llevar fruto.
  • (Hechos 1:8) Soy testigo personal de Cristo enviado para hablarle a todos de El.
  • (Romanos 6:18) Soy esclavo de la justicia.
  • (Romanos 6:22) Soy esclavo de Dios que me hace santo y me da vida eterna.
  • (Romanos 8:14-15; Gálatas 3:26; 4:6) Soy hijo de Dios; puedo llamarle Padre.
  • (Romanos 8:17) Soy coheredero con Cristo, heredando Su gloria.
  • (1 Corintios 3:16; 6:19) Soy templo de Dios «una vivienda para Dios». Su Espíritu y Su vida viven en mí.
  • (1 Corintios 6:17) Estoy unido con el Señor y soy uno con El en espíritu.
  • (1 Corintios 12:27) Soy parte del cuerpo de Cristo.
  • (2 Corintios 5:17) Soy una nueva persona. Mi pasado está perdonado y todo es nuevo.
  • (2 Corintios 5:18-19) Estoy en paz con Dios y El me ha dado la comisión de ayudar a que otros encuentren paz con El.
  • (Gálatas 3:26-28) Soy hijo de Dios y he sido hecho uno solo con mis hermanos en Cristo Jesús.
  • (Gálatas 4:6-7) Soy hijo de Dios y recibiré la herencia que El ha prometido.
  • (Efesios 1:1; Filipenses 1:1; Colosenses 1:2) Soy santo, una persona santa.
  • (Efesios 2:10) Soy hechura de Dios, creado en Cristo para hacer Su obra.
  • (Efesios 2:19) Soy ciudadano del cielo con toda la familia de Dios.
  • (Efesios 3:1; 4:1) Soy prisionero de Cristo para ayudar a otros. (Efesios 4:24) Soy justo y santo.
  • (Filipenses 3:20; Efesios 2:6) Soy ciudadano del cielo y estoy con Cristo sentado en lugares celestiales.
  • (Colosenses 3:3) Estoy escondido con Cristo en Dios.
  • (Colosenses 3:4) Soy una expresión de la vida de Cristo porque El es mi vida.
  • (Colosenses 3:12; 1 Tesalonicenses 1:4) Yo soy escogido de Dios, santo y entrañablemente amado.
  • (1 Tesalonicenses 5:5) Yo soy hijo de luz y no de las tinieblas.
  • (Hebreos 3:1) Yo soy escogido para compartir el llamado celestial de Dios.
  • (Hebreos 3:14) Yo soy parte de Cristo; yo comparto Su vida.
  • (1 Pedro 2:5) Yo soy una de las piedras vivas de Dios, y estoy siendo edificado en Cristo como casa espiritual.
  • (1 Pedro 2:9-10) Yo soy un miembro del linaje escogido, del real sacerdocio, de la nación santa, del pueblo adquirido por Dios.
  • (1 Pedro 2:11) Yo soy solamente peregrino en este mundo donde vivo transitoriamente.
  • (1 Pedro 5:8) Yo soy un enemigo del diablo.
  • (1 Juan 3:1-2) Yo soy un hijo de Dios y seré como Cristo cuando El vuelva.
  • (1 Juan 5:18) Yo soy nacido de nuevo en Cristo y el maligno [el diablo] no puede tocarme.
  • (Éxodo 3:14; Juan 8:24,28,58) Yo no soy el gran «YO SOY» pero por la gracia de Dios soy lo que soy (1 Corintios 15:10).

PUESTO QUE ESTOY EN CRISTO POR LA GRACIA DE DIOS…

  • (Romanos 5:1) Ahora soy aceptable para Dios, —justificado—, completamente perdonado y vivo en paz con El.
  • (Romanos 6:1-6) La persona pecadora que fui murió con Cristo y el pecado ya no rige mi vida.
  • (Romanos 8:1) Estoy libre del castigo que merece mi pecado.
  • (1 Corintios 1:30) Fui colocado en Cristo por obra de Dios.
  • (1 Corintios 2:12) Recibí el Espíritu de Dios. Soy capaz de reconocer las bendiciones que El me ha dado.
  • (1 Corintios 2:16) Me ha sido dada la mente de Cristo la cual me da Su sabiduría para hacer las decisiones correctas.
  • (1 Corintios 6:19-20) Fui comprado por un precio; no soy dueño de mí sino que pertenezco a Dios.
  • (2 Corintios 1:21-22) Soy propiedad de Dios, elegido y asegurado en El.
  • (Efesios 1:13-14) «Sellado». Me ha sido dado el Espíritu Santo como promesa de mi herencia futura.
  • (2 Corintios 5:14-15) Puesto que he muerto, ya no vivo para mí mismo sino para Cristo.
  • (2 Corintios 5:21) Fui hecho aceptable para Dios «justo».
  • (Gálatas 2:20) Fui crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino Cristo vive en mí; la vida que ahora vivo es la vida de Cristo.
  • (Efesios 1:3) He sido bendecido con toda bendición espiritual.
  • (Efesios 1:4) Fui escogido en Cristo antes que el mundo fuera creado, para ser santo y sin mancha delante de Él.
  • (Efesios 1:5) Fui elegido por Dios predestinado para ser hijo adoptivo de Dios.
  • (Efesios 1:6-7) Fui redimido de la esclavitud del pecado, «redimido» y perdonado, he recibido su generosa gracia.
  • (Efesios 2:5) He sido vivificado espiritualmente juntamente con Cristo.
  • (Efesios 2:6) Fui resucitado y sentado con Cristo en lugares celestiales.
  • (Efesios 2:18) Tengo acceso directo a Dios por medio del Espíritu.
  • (Efesios 3:12) Puedo acercarme a Dios directamente con libertad y confianza.
  • (Colosenses 1:13) Fui rescatado del poder de Satanás y trasladado al reino de Cristo.
  • (Colosenses 1:14) Fui perdonado de todos mis pecados y dejado libre. La deuda contra mí ha sido cancelada.
  • (Colosenses 1:27) Cristo mismo vive en mí.
  • (Colosenses 2:7) Estoy firmemente arraigado en Cristo y ahora soy edificado en El.
  • (Colosenses 2:10) Estoy completo en Cristo.
  • (Colosenses 2:12-13) Fui enterrado, resucitado y vivificado con Cristo.
  • (Colosenses 3:1-4) Morí con Cristo y fui resucitado con El. Ahora mi vida está escondida con Cristo en Dios. Cristo es mi vida ahora.
  • (2 Timoteo 1:7) Me fue dado espíritu de poder, amor y dominio propio.
  • (2 Timoteo 1:9; Tito 3:5) Fui salvado y separado —santificado— conforme al plan de Dios.
  • (Hebreos 2:11) Por estar separado —santificado— y ser uno con Cristo, Él no se avergüenza de llamarme hermano o hermana.
  • (Hebreos 4:16) Tengo el derecho de presentarme directamente ante el trono de Dios. El satisfará mis necesidades con amor y bondad.
  • (2 Pedro 1:4) Me han sido dadas grandes y valiosas promesas. La naturaleza de Dios ha llegado a ser parte de mí.

Extracto del libro Rompiendo Las Cadenas Edición Para Jóvenes

Por Neil T. Anderson y Dave Park

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here