5. CONTROLA

Ahora voy a compartir contigo uno de los secretos más importantes para tener éxito en el manejo del dinero: De nada sirve ponerte de acuerdo en cuánto vas a gastar en cada categoría si cuando llega la hora de la verdad no puedes controlar tus gastos. ¿Cómo controlar el plan que acabamos de terminar de hacer? Hay varias maneras de controlar un plan:

  • Con planillas.
  • Con un App.
  • Con el software que elegimos al principio.
  • Con archivos de Excel.

Pero si no tienes la posibilidad de usar ninguno de esos sistemas, te voy a proponer un sistema que le hemos enseñado a decenas de miles de personas en todo el continente: el sistema de control de gastos con sobres. ¡Realmente funciona! En mi casa, por ejemplo, usamos la computadora para obtener información, pero empleamos los sobres para controlar la forma en que gastamos nuestro dinero.

Lo primero que debes hacer es decidir cuánto vas a gastar cada mes en cada categoría. Esto ya lo has hecho al completar la planilla anterior.

En segundo lugar, debes decidir cuáles de esas categorías las vas a manejar con dinero en efectivo todas las semanas. Tal vez tengas algunos gastos fijos y mensuales para los que no tiene sentido el sistema de sobres. Simplemente retirarás una cantidad en determinado momento del mes. Pero otras categorías de gastos implican pequeñas erogaciones más frecuentes, incluso diarias, y es a estos gastos que nos referimos aquí. Por ejemplo, la comida, el entretenimiento, los gastos varios, la transportes (ya sea el boleto de los autobuses o la gasolina), etc.

El tercer paso es dividir esos gastos mensuales en cuatro partes iguales y decretar cuatro «días de pago personal» al mes. Serán el día 1, el 8, el 16 y el 24. Nosotros los llamamos en casa «días de pago familiar».

Atención: no te estoy recomendando que dividas el mes en 4 semanas, sino en 4 días de pago. La razón es que de vez en cuando aparece un mes que tiene cinco semanas, y una de las razones por las que estas armando un plan es para proveer coherencia a tus gastos. La quinta semana haría que tu plan sea incoherente y que te quedes sin dinero hacia el final del mes. Olvídate, entonces, de cuántas semanas tiene el mes, y concéntrate en los días 1, 8, 16 y 24.

Despreocúpate también de las fechas en que cobras tu salario. Cuando cobres, simplemente asegúrate de que el dinero vaya a tu cuenta de banco o al lugar donde normalmente lo guardas. Luego el primero, el ocho, el dieciséis y el veinticuatro serán los días en que iras al banco (o a la cajita debajo de tu cama) para retirar el dinero en efectivo que necesitaras para funcionar los próximos 7 u 8 días. No te preocupes de los otros gastos (los que llamamos «fijos y mensuales»). Si armaste correctamente tu plan de control de gastos de acuerdo con los parámetros que te hemos sugerido, esa parte del plan «se cuida sola». La mayoría del dinero que desperdiciamos se nos va a través de nuestros gastos variables y del dinero en efectivo que tenemos en el bolsillo.

Muy bien, llegó la hora. Debes decidir entonces: ¿cuánto vas a gastar en comida? Si vas a gastar 200 dólares en comida por mes, entonces vas a tomar 50 dólares cada día de pago para comer durante los próximos siete u ocho días. Este debe ser un compromiso firme de tu parte.

  • Si vas a separar 80 dólares por mes para comprarte ropa, entonces cada día de pago retirarás 20 dólares.
  • Si vas a gastar 100 dólares en salidas y entretenimiento cada mes, entonces cada día de pago personal retirarás 25 dólares para esos gastos

¿Te das cuenta de que aquí no importa si cobras semanal, quincenal o mensualmente? Lo único que importa es que retires del banco la cantidad que has presupuestado para vivir por los próximos siete u ocho días. De lo único que te debes preocupar es de no sacar más dinero del que te has prometido gastar.

Finalmente, si decides que necesitas unos 60 dólares por mes para gastos de transporte, y unos 120 para gastos varios, tu cuadro de retiro de dinero quedará de la siguiente manera:

Categorías                         Total a retirar x mes     Días de pago personal

____________________                                                       1          8          16        24       

Transporte_________                            60                     15        15        15        15

Comida                                               200                    50        50        50        50

Salidas, entretenimiento                  100                   25        25        25        25       

Vestimenta                                         80                       20        20        20        20       

Gastos varios                                       120                    30        30        30        30       

Total a retirar cada día de pago                            140      140      140      140

Esto quiere decir que cada día de pago personal tomaras 140 dólares del banco (o de tu cajita) para realizar todos tus gastos en efectivo hasta el próximo día de pago. Ahora tienes una forma de control. Sabes que cada siete u ocho días vas a gastar 140 dólares en efectivo para tus gastos variables. ¡Maravillosamente has convertido tus gastos variables en gastos fijos!

Ahora estas tú al mando de tu economía. ¡Tú controlas el dinero y el dinero no te controla a ti! Te animo a que hagas una práctica aquí y ahora. Intenta definir tus gastos en dinero en efectivo para cada día de pago, según el cuadro que completaste antes con tu «Nuevo plan».

Categorías                      Total a retirar por mes        Días de pago personal

____________________                                                            1          8          16        24

Transporte

Comida

Salidas, entretenimiento

¿Otros?

¿Otros?

Vestimenta

Gastos varios

Total a retirar cada día de pago

Finalmente, lo que debes hacer es tomar algunos sobrecitos para distribuir entre ellos el dinero en efectivo. ¿Cómo funciona esto? A uno de los sobres le colocas la palabra «Transporte», a otro «Comida», a otro «Vestimenta», etc. De este modo vas teniendo un sobrecito para cada categoría que has escrito en el cuadro anterior. Entonces, cada día de pago personal tomas del banco (o de la cajita que guardas debajo de tu cama) lo que figura en tu cuadro como «Total a retirar cada día de pago»; y lo divides según corresponde a cada sobrecito.

Un ejemplo: si decidiste que vas a gastar 15 dólares en transporte entre cada día de pago y el siguiente, entonces tomas el sobrecito que dice «Transporte» y colocas allí 15 dólares. Cuando vayas a tomar el autobús o a cargar nafta en tu motocicleta, tomas el sobre de «Transporte» y pagas con el dinero que hay en él. El problema viene cuando se te acaba el dinero de ese sobre antes del siguiente día de pago… Y bueno, caminar hace bien a la salud.

Vas a sufrir un poco durante dos o tres meses, pero una vez que aprendas que no hay que gastar todo el dinero del sobre al comienzo de la semana, te vas a dar cuenta de lo poderoso que es este concepto. Lo mismo ocurre en el área del entretenimiento. Imagínate que llega el domingo. Al salir de la iglesia tu amiga, Carolina, te dice: —¡Vamos a comernos una pizza!

¿Qué haces entonces? Sencillo: tomas el sobrecito del «Salidas y entretenimiento» y miras para ver si tienes dinero suficiente como para ir a comer pizza. Si no tienes el dinero necesario, entonces le dices a tu amiga: —¿Sabes qué? Lo siento, pero va a tener que ser la próxima semana, porque he gastado todo el dinero que tenía asignado al entretenimiento para esta semana. Quizá Carolina te diga: —No te preocupes, yo pago. Entonces muy amablemente le sonríes y le dices: —¡Gracias! ¡Eres una buena amiga!

O quizás Carolina no tenga dinero como para pagar tu parte de la pizza también. En ese caso las dos esperarán una semana, o pensarán en un plan alternativo (más barato) para pasar la tarde entre amigas. Tal vez quiera venir a tu casa y puedan cocinar algo juntas. De una manera u otra, habrás cumplido tu plan, y eso es lo que importa ahora.

¿Lo ves? ¡Esa es la diferencia entre los que tienen un plan y los que no! ¡Los que no tienen un plan, no saben cuándo parar de gastar! Lo mismo debe ocurrir con los «Gastos varios», o gastos misceláneos. Una vez que se te acabó el dinero en ese sobre, no vas a poder ir a cortarte el cabello o a hacerte las uñas hasta la semana que viene. ¿Por qué? Porque el sobre está vacío y tu te has comprometido a esperar hasta el próximo día de pago. Tal vez no vas a poder bajar juegos o música, o comprarte tu chocolate preferido esta semana, porque has gastado demasiado en esa categoría. Quizás alguna otra área de tu vida tenga que sufrir las consecuencias. No importa. Es más importante que cumplas tu compromiso. Muy bien. Ya tienes un plan personal y también tienes una forma concreta y práctica de controlarlo. ¿Qué te parece?

Ahora presta mucha atención: ¿Quién te está diciendo que no puedes armar y manejar un plan de control de gastos? ¿Tu propia inseguridad? ¿Quizá tu propia familia? ¿Tus amigos? ¿Los compañeros de trabajo? ¡No los escuches! El futuro está en tus manos. Tú puedes, si quieres.

ACTIVIDAD

En un espectro del 1 al 10, ¿cuán ordenado dirías que eres actualmente en lo que hace al dinero? ¿Estás de acuerdo con el autor en que debemos planear nuestra vida financiera? ¿Por qué? ¿Cuáles son los cinco pasos que sugiere el autor para diseñar un plan para controlar tu dinero?

El primer paso es CONSIGUE, y se trata de conseguir una herramienta que te ayude a manejar el dinero y a averiguar cómo lo estas gastando. ¿Pudiste llevar adelante este paso? ¿Tuviste alguna dificultad? ¿Qué herramienta usarás? Comparte tu experiencia con el grupo.

El segundo paso es COLECTA, y se trata de colectar información para saber exactamente adonde va tu dinero. ¿Pudiste implementar este paso? ¿Tuviste alguna dificultad? ¿Con qué método lo harás? Comparte tu experiencia con el grupo.

El tercer paso es COMPARA, y se trata de separar los gastos que realizaste en distintas categorías, organizar la información referida a tus entradas de dinero, calcular tu DD, y comparar esa cantidad con tus gastos reales. ¿Pudiste llevar adelante este paso? ¿Tuviste alguna dificultad? ¿Cómo dio tu balance? Comparte tu experiencia con el grupo.

El cuarto paso es CORRIGE, y se trata de hacer las modificaciones necesarias en tu vida para que el balance de tus ingresos y gastos de positivo. ¿Pudiste llevar adelante este paso? ¿Tuviste alguna dificultad? ¿Qué cambios decidiste implementar? Comparte tu experiencia con el grupo. Este cuarto paso también incluye diseñar un «Nuevo plan mensual de gastos y ahorro». ¿Pudiste diseñar tu «Nuevo plan»? ¿Tuviste alguna dificultad? Comparte tu experiencia con el grupo.

El quinto paso es CONTROLA, y se trata de vigilar que se cumpla el plan que te habías trazado. Este paso incluye dividir tus gastos mensuales variables en cuatro partes iguales y decretar cuatro «días de pago personal». ¿Pudiste llevar adelante este paso? ¿Tuviste alguna dificultad? Comparte tu experiencia con el grupo.

¿Quieres divertirte? Desafía a tu mejor amigo/a a desarrollar un Plan de Control de Gastos contigo y miren quién termina controlando mejor sus gastos con el sistema de sobres y de días de pago personal, de aquí a tres meses. El perdedor puede pagarle una comida al ganador, o alguna otra cosa por la que se pongan de acuerdo. ¡Hagan que la competencia sea divertida! Escriban aquí los detalles del acuerdo para este desafío:

Extracto del libro Finanzas Inteligentes Para Una Nueva Generación

Por Andrés Panasiuk

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here