Esta es una improvisación de un melodrama navideño. Los actores, elegidos entre el público, representan todo lo que el narrador describe en la historia. (Por Lynn H. Pryor)

PERSONAJES: 

  • La madre
  • Marcos
  • Franco
  • Clara Bella                  
  • El gato
  • Virginia
  • El perro
  • Santa Claus     
  • El ángel

ESCENOGRAFÍA:

  • Puerta
  • Mecedora
  • Árbol de Navidad

Nuestra historia comienza con la Madre sentada en su mecedora, junto al árbol de Navidad. No es un árbol particularmente lindo, pero tiene un hermoso ángel en la parte superior.

La hija menor de la madre, Clara Bella (la pequeña malcriada de nuestra historia), entra corriendo a la habitación.

Pregunta: «Mamita querida, ¿puedo comer postre?».

La madre mueve su dedo índice apuntando hacia Clara Bella y dice: «¡No toques esos postres! Tu hermana está por recibir visitas».

Clara Bella patea el suelo y protesta: «¡Rayos!».

Mientras tanto, Franco, el novio de Virginia, golpea la puerta.

Clara Bella grita: «¡Yo voy!», y abre la puerta. Franco da un paso para entrar, pero Clara Bella le cierra la puerta en la cara.

«Es ese horrible de Franco», dice disgustada.

La madre abre nuevamente la puerta y permite que Franco pase. Le dice: «Hola Franco, iré a avisarle a Virginia». Y grita: «¡Oye, Virginia! ¡Franco está aquí!».

Virginia entra rápidamente, parpadeando de manera romántica, y dice con suavidad: «Hola mi querido Franco». Ellos se dan la mano con efusión.

Franco dice: «Mi terroncito de azúcar, te traje un regalo». Abre la puerta y trae un perro.

Virginia dice dulcemente: «¡Un perro!».

La madre grita: «¡Oh no!… ¡Un perro!».

Clara Bella exclama: «¡Espectacular! ¡Un perro!». Clara Bella trata de montarse sobre el perro y el perro le muerde una pierna.

Justo en ese momento golpean la puerta de nuevo. Clara Bella y Virginia dicen: «¡Yo voy!». Corren hacia la puerta y pelean por agarrar el picaporte.

Virginia le da a Clara Bella un golpe de kárate en el cuello y abre la puerta.

Marcos, el rival de Franco por Virginia, aparece en el dintel.

Marcos dice: «¡Hola a todos!». Y entonces le da a Virginia un abrazo de oso.

Franco grita: «¡Suéltala! ¡Eres un animal!», y trata de separarlos muy enojado.

Marcos dice: «Te traje un regalo, mi amor».

Franco comenta: «¡Ah, no deberías haberlo hecho!», y se abalanza sobre Marcos.

Virginia corre a separarlos.

«¡Es suficiente!», grita. «¿Dónde está mi regalo?».

Marcos abre la puerta y trae a un gato.

Virginia susurra: «¡Un gato!».

La madre grita: «¡Oh no!… ¡Un gato!».

Clara Bella exclama: «¡Espectacular! ¡Un gato!».

Franco solloza: «¡No puede ser! ¡Un gato!».

El perro ladra y persigue al gato alrededor del árbol de Navidad.

El árbol se cae sobre el perro.

El ángel se cae sobre el gato.

El perro y el gato comienzan a pelear.

Marcos y Franco comienzan a pelear por Virginia. Se dicen uno al otro: «¡Ella es mía!».

Marcos toma la mecedora y se la tira a Franco.

Franco se escuda detrás de Clara Bella.

La madre llora: «¡Mi Navidad está arruinada!».

De repente, Santa Claus abre la puerta: «¡Jo, jo, jo!», exclama mientras se agarra su gran barriga.

Clara Bella corre hacia él y se abraza a una de sus piernas. Grita agudamente: «¡Oh, Santa!».

Virginia corre y salta a los brazos de Santa y grita agudamente: «¡Oh, Santa!».

Santa dice: «Sí, Virginia, Santa Claus sí existe».

Santa sacude su pierna para desprenderse de Clara Bella.

Marcos y Franco se preguntan: «¿Qué tiene él que no tenga yo?».

Mientras Santa lleva a Virginia hacia fuera, ella dice: «¡Ocho renos apestosos!».

FIN

Extracto del libro Actividades Fantásticas

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí