Antes de realizar un estudio acerca de las palabras de Jesús en Mateo 6:19- 24, pidámosle al distribuidor de automóviles de la localidad que nos permita llevar a nuestro bien comportado grupo de jóvenes a echar un vistazo por ahí. Asegurémonos de que tenga algún modelo chocado en la parte de atrás, que se haya echado a perder. Si no lo tiene, busquemos algún depósito de chatarra que se encuentre por la zona.

El día del estudio, llevemos al grupo de tour por la sala de exposición, buscando los automóviles más caros, los que tengan las opciones más confortables, sus modelos favoritos, etc. Mientras caminamos por ahí preguntémosles a los chicos qué es lo que les gusta de los autos, lo que los autos representan para ellos, cómo perciben a las personas que compran ese tipo de autos, y por qué los compran, etc.

Luego guiémoslos a la parte de atrás y mostrémosles el auto estropeado. Averigüemos qué sentimientos se producen en ellos al observar este auto destartalado. Preguntémosles cómo se sentirían si fueran dueños de ese vehículo de lujo que fue destruido. Este recorrido estimulará a los jóvenes a discutir la naturaleza temporal de las posesiones materiales y a estudiar el pasaje de Mateo. (Dave Mahoney).

Extracto del libro Reuniones Creativas Para Refrescar tu Ministerio

Por Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here